Navigation

MLB: Nelson Cruz le da un nuevo significado a la 'siesta poderosa'

Nelson Cruz se levanta listo para golpear. Literalmente. Durante una serie reciente en Baltimore, el bateador designado de los Marineros pasó la mayor parte de la siesta final del jueves pasado en uno de los grandes sofás de cuero negro en la casa club de los visitantes en el Camden Yards.
Nelson Cruz se levanta listo para golpear. Literalmente.

Durante una serie reciente en Baltimore, el bateador designado de los Marineros pasó la mayor parte de la siesta final del jueves pasado en uno de los grandes sofás de cuero negro en la casa club de los visitantes en el Camden Yards. Llama al siestero Cruz. Luego salió y castigó a los Orioles, con tres imparables y un jonrón ante su ex equipo para liderar la victoria de Seattle 4-2 y una impresionante barrida de cuatro juegos de visitantes.

Sin dudar, tomar una siesta antes de un juego no es una práctica revolucionaria entre los jugadores de béisbol. Dicho esto, es más la excepción que la norma, especialmente en las casas club visitantes. Eso no detiene a Cruz para echar una siesta tan rutilantemente como aplasta pelotas de béisbol.

“A Nelly le gusta dormir”, dijo el jardinero de los Marineros, Ben Gamel. “Él conoce muy bien a su cuerpo. Si eso es lo que necesita, entonces es lo que necesita”.

Lo que Cruz necesita es una siesta regular que viene después de que llega del gimnasio y después de que toma turnos de bateo en la jaula, e idealmente dura de hora a hora y media, aunque de 30 a 40 minutos serán suficientes en caso de apuro. Debido a que el juego del jueves ante los Orioles tuvo un inicio temprano a las 3:05 y no había práctica de bateo, el veterano de 37 años no tuvo problemas para ganar suficiente tiempo para su preciosa siesta. El desafío radica en crear las condiciones óptimas.

A diferencia de la casa club local en el Safeco Field donde hay una sala separada para que los jugadores puedan retirarse para un respeto, los lugares de visita varían en cuanto a su accesibilidad. Según Cruz, los lugares más difíciles para atrapar alguna siesta son en los vestidores de Boston y Oakland (demasiados pequeños), mientras que los de Houston y Baltimore son los más acogedores gracias al espacio y a la comodidad del sofá. Si no hay mantas, como suele ser el caso, él cubrirá su cuerpo con toallas. Si es demasiado ruidoso, como lo fue en el Camden Yards, se pondrá una auriculares y se dejará llevar por los sonidos de Juan Luis Guerra con la capucha de la sudadera sobre su rostro. Algunas veces sueña, otras no. En este día en particular soñó con Ichiro Suzuki. Luego salió y bateó como Ichiro.

A pesar de perderse los dos juegos previos con rigidez en la espalda, Cruz movió el bat como si nunca hubiera dejado la alineación, se fue de 3-5 y aplastó su jonrón 21 en la campaña. Él ahora tiene 22.

“Él es un profesional”, dijo Scott Servais, quien es el gerente de un club de Seattle que sabe una cosa o dos sobre los bateadores profesionales. Después de todo, la Ciudad Esmeralda fue el hogar de Édgar Martínez, quien acumuló más de 2,000 imparables como un marinero durante sus 18 años de carrera en los que bateó .312 y se convirtió en el mejor bateador designado de todos los tiempos.

Aunque Martínez hace tiempo que se retiró y ahora se desempeña como entrenador de bateo de los Marineros, Seattle aún tiene acorralado el mercado de bateador designado gracias a Cruz. El derecho firmó con los Marineros como agente libre después de la campaña del 2014, cuando encabezó las Grandes Ligas en jonrones como jugador de los Orioles. En Baltimore, él dividió su tiempo casi 50/50 entre jugar en el jardín y como designado. En estos días, prácticamente ha colgado el cuero. Después de jugar cinco juegos en el jardín la campaña anterior, él no ha hecho ninguna aparición en el campo este año. En otras palabras, todo lo que Nelson Cruz hace es pegar imparables. Y pega, pega y pega.

Desde que llegó a Seattle en 2015, Cruz tiene un OPS de .928 que ocupa el segundo lugar en la Liga Americana solo detrás de Mike Trout (mínimo 500 juegos). Él ha pegado 20 jonrones en cada una de las últimas 10 campañas. Tal vez lo impresionante es que ha trabajado mucho más en la última década que nadie en el béisbol (323). Eso se remonta al comienzo de la campaña 2009, que resulta ser el mismo año en el que Cruz comenzó a tomar una siesta en el vestidor. Antes de eso, el dominicano, que hizo su debut en 2005 pero no era un regular en las Grandes Ligas hasta varios años después, no sentía que se había ganado el derecho al descaso.

“Una vez que encuentre su zona de confort”, dijo. “Puedes hacerlo”.

En estos días, Cruz está lo más cómodo posible, tanto en la casa club como en el plato. Y todo comienza con su sueño diario.

Y como dijo Gamel: “Se levanta y barre”.

Por Eddie Matz | Senior escritor de ESPN
Share
Banner

Emmanuel Rosario A.

Post A Comment: