Navigation

MLB: El Juego de Futuras Estrellas siempre es un momento destacado

El Juego de Estrellas del Futuro de las Grandes Ligas es, por mucho, mi parte favorita de las festividades alrededor del Clásico de Mitad de Temporada. Este año será la décimo tercera ocasión en la cual asistiré en persona, pero no les puedo decir cuál fue la última oportunidad en la cual haya visto otra cosa durante el receso anual.
El Juego de Estrellas del Futuro de las Grandes Ligas es, por mucho, mi parte favorita de las festividades alrededor del Clásico de Mitad de Temporada. Este año será la décimo tercera ocasión en la cual asistiré en persona, pero no les puedo decir cuál fue la última oportunidad en la cual haya visto otra cosa durante el receso anual. El encuentro de este año será bueno, valdrá la pena verlo, como siempre; con la presencia de algunos jugadores que he querido ver. Sin embargo, sus rosters se han visto severamente disminuidos por los ascensos a prospectos de alto nivel y una serie de lesiones que afectan a otros quienes, casi con toda certeza, habrían sido invitados.

Vladimir Guerrero Jr. no está aquí, al seguir en la lista de incapacitados en Doble-A. Victor Robles también se encuentra lesionado y Nick Senzel estará ausente por el resto del año, lo cual significa que tres miembros de mi Top 10 de prospectos de pretemporada no se encontrarán disponibles por temas médicos, mientras que otros tres (a saber, Ronald Acuña, Gleyber Torres y J.P. Crawford) ya se encuentran en las Mayores. Otros prospectos significativos con lesiones y, en consecuencia, no fueron escogidos, incluyen a Brendan McKay, Sixto Sanchez, Luis Robert, Dane Dunning y Estevan Florial.

Los mejores prospectos presentes en el Juego de Estrellas del Futuro son Fernando Tatis Jr. (No. 3 en la pretemporada), Francisco Mejia (No. 7) y Forrest Whitley (No. 8), junto con el tercer seleccionado en el draft 2015 Brendan Rodgers. Tatís (Padres) fue una sorprendente omisión en el partido del año pasado, aunque se ha ganado con creces su puesto este año siendo el pelotero más joven en la Texas League, remontando luego de un terrible mes de abril, bateando para .329/.409/.595 desde el 01 de mayo en adelante, con 14 estafas en 17 intentos. Es difícil superar lo hecho por Guerrero en Doble-A, pero Tatís no se encuentra muy lejos al plato y tiene mucho mayor valor defensivo como campocorto, con muy buenas oportunidades de permanecer en alguna posición del cuadro.

La campaña de Mejía comenzó mucho peor que la de Tatís, al batear por debajo de .200 hasta fines de mayo. Posteriormente, volvió a su estado normal y se ha superado un poco desde entonces: tras una cadena de tres encuentros sin ligar de hit a finales de mayo, batea para .409/.445/.638, con un doblete conectado en cada 19 apariciones al plato. Formado como receptor, con brazo fuerte, pero destrezas de cátcher aceptables o por debajo del promedio, ha jugado algunos partidos en los jardines derecho e izquierdo para la sucursal Triple-A de los Indios y podría terminar como cátcher o jugador de las praderas en el Juego de Estrellas del Futuro.

Whitley (Astros) acaba de regresar tras sufrir una suspensión por dar positivo en una prueba antidopaje por supuesto consumo de anfetaminas, según informes. Sin embargo, ha vuelto a dominar en Doble-A a los 20 años, ponchando a la tercera parte de los bateadores a los cuales se ha enfrentado y mostrando tres lanzamientos por encima del promedio hasta llegar a nivel plus. La única interrogante que he escuchado con respecto a su límite es si se convertirá en el futuro en un as o, probablemente, será “apenas” un segundo abridor debido a su dominio; aunque ese es un problema agradable para tener con un principal prospecto. Whitley no hizo su apertura pautada para la noche del jueves con “Incomodidad experimentada en su oblicuo izquierdo”; por ende, podría terminar siendo reemplazado en el roster.

Rodgers (Rockies) ha tenido su mejor temporada profesional hasta la fecha, jugando en un estadio de casa que será lo más cercano a una plaza neutra por primera vez, ligando 16 jonrones y mostrando línea ofensiva de .281/.345/.525 tras haber tenido un arranque difícil. (Me pregunto cuánto habrá afectado el gélido clima de abril a la ofensiva de los toleteros este año, especialmente en el caso de peloteros en equipos con plazas en las regiones nororiental y al centrooccidente de Estados Unidos).

El equipo de Estados Unidos también incluye al campocorto Bo Bichette, prospecto número 2 de la organización de los Azulejos de Toronto y quien se encuentra en el Top 20 de mejores prospectos del béisbol. Bichette ha tenido un sólido inicio de campaña en Doble-A, siendo joven para jugar a este nivel, con 20 años.

Hay cuatro peloteros que fueron seleccionados en el Top 10 del draft del año pasado en el roster de este partido, incluyendo al segundo escogido en 2017 y principal prospecto del draft Hunter Greene. El quinto seleccionado Kyle Wright, Keston Hiura, noveno; y Jo Adell (escogido en el décimo puesto) se encuentran presentes. El principal representante de la organización de los Gigantes es su escogido en primera ronda del draft 2017, Heliot Ramos, quien es, además, el único representante de Puerto Rico invitado al Juego de Estrellas del Futuro.

Green (Rojos) ha mostrado una recta cuya velocidad oscila entre 97 y 101 millas por hora, con destellos de una slider a nivel plus este año, como genuino prospecto de 18 años en Clase A baja. Tras experimentar dificultades en sus primeras cuatro apariciones, ha hecho ajustes sumamente pequeños y desde entonces, se ha mostrado dominante, con 59 ponches y 9 boletos en sus 50 2/3 innings más recientes (10 aperturas), con efectividad de 2.31 en dicho periodo. Otros prospectos de pitcheo en Ligas Menores se encuentran más cerca a estar listos para subir a las Mayores, él cuenta con el mayor techo en cuanto a su potencial.

Wright (Bravos) fue directamente a Doble-A para empezar la presente temporada, algo inusual para cualquier seleccionado en el draft durante su primera campaña profesional completa. A pesar de ello, está ponchando a un contrario por inning, mostrando una slider a nivel plus y recta por encima del promedio, con un promedio de boletos modestamente alto, siendo éste el único aspecto negativo mostrado hasta ahora.

Hiura (Cerveceros) ha dividido su tiempo casi en partes iguales entre defender la segunda base y aparecer como bateador designado, debido a un problema en su codo que lo mantuvo fuera de toda acción antes del draft del año pasado. No obstante, ha destacado en Clase A alta y Doble-A con poder para ligar dobles, bateando para .322/.381/.523 entre ambos niveles, con 27 dobletes, para ubicarse en el segundo mejor puesto este año en dicha categoría en Ligas Menores.

Adell (Angelinos) ha explotado en Menores este año y, si bien no he redactado la lista aún, sospecho que él terminará formando parte de mi Top 10 global cuando haga un nuevo ranking Top 50 de prospectos en Ligas Menores, tras el receso del Juego de Estrellas. Adell, con apenas 19 años, bateó para .326/.398/.611 en la Midwest League y ha continuado bateando para promedio y poder tras haber sido promovido a la California League, paraíso de bateadores, aunque su promedio de boletos ha caído hasta el piso (4.1 por ciento desde el cambio, 3.1 por ciento desde su primera serie con el Inland Empire). Sigue siendo una potencial súper estrella con mucho poder en bruto y una herramienta de bateo mucho más avanzada desde que apareció como estudiante de primeros años en el circuito de showcases en 2016. Primordialmente, es un jardinero central, pero es probable que termine defendiendo una esquina a medida que gane contextura física.

Quizás Ramos no estaba listo para jugar Clase A baja y ha confrontado dificultades este año. Sin embargo, fue el mejor prospecto de los Gigantes antes de comenzar el año y es el tercer pelotero regular más joven en la Sally League. (El menor, Luis García, representará a los Nacionales de Washington en el Juego de Estrellas del Futuro).

Algunos de los principales prospectos revelación en la presente temporada también lograron conseguir un puesto en los rosters oficiales: Jesus Luzardo, Peter Alonso, Luis Basabe y Seuly Matias. Luzardo nació en Perú, pero representará a Venezuela, tierra natal de sus padres, quienes se mudaron de Perú a Estados Unidos cuando Luzardo era muy joven. Cambiado por los Nacionales a Oakland en la operación hecha el año pasado en la cual Sean Doolittle y Ryan Madson llegaron a Washington, Luzardo ha estado pitcheando durante un año completo tras su regreso luego de someterse a una cirugía Tommy John. Su línea total de por vida en cinco niveles de pelota profesional suma 137 ponches y 24 boletos en 115 2/3 innings, incluyendo 12 aperturas sólidas este año en Doble-A. Ha estado trabajando con una recta y cambio de velocidad a nivel plus y se proyecta como segundo abridor en una rotación, siempre y cuando se mantenga sano.

Alonso ha emergido como el principal prospecto de los Mets en lo que a peloteros de posición se refiere; aunque su primer seleccionado del draft celebrado el mes pasado, Jarred Kelenic, podría asumir ese puesto muy pronto, a juzgar por su gran demostración de poder y embasado en Doble-A, ganándose así un ascenso al paraíso de bateadores de Las Vegas en junio.

Basabe fue el tercer prospecto adquirido por los Medias Blancas desde Boston a cambio de Chris Sale, junto a Yoan Moncada y Michael Kopech. Basabe es un hombre de velocidad y poder con buenas nociones al plato, aunque ha mostrado ciertas dificultades desde su ascenso a Doble-A, hace tres semanas.

Matías (Reales) es uno de los casos más atípicos en Ligas Menores, con mucho poder en bruto pero muy pobre reconocimiento de pitcheos, con 24 cuadrangulares en 67 partidos en Clase A baja a los 19 años, aunque suma apenas 20 boletos no intencionales y 101 ponches, peores promedios que los mostrados por Joey Gallo a la misma edad y nivel.


El peor prospecto de los presentes, aparte de los seleccionados como meros representantes de las organizaciones de las cuales forman parte, es Buddy Reed, tercer pelotero de los Padres en el roster de este encuentro. El joven de 23 años suma buenas estadísticas superficiales en un severo estadio de bateadores en Clase A alta. Reed es un defensor a nivel plus en el center field y es el único verdadero jardinero central de larga data en el roster del equipo de Estados Unidos, por lo que asumo que esa es la razón por la cual fue invitado. Hubiera preferido con creces ver a Kyle Tucker, de Houston; Khalil Lee, de Kansas City; Daz Cameron, de Detroit o a Ryan McKenna, de Baltimore Orioles, en ese puesto.

El diestro Matt Manning, de la organización de Detroit, también fue una selección sorpresiva tras haber obsequiado 28 boletos en 55 2/3 innings y siendo repitiente en Clase A baja, cuando Alex Faedo, seleccionado en primera ronda del draft 2017 por los Tigres acaba de ser promovido a Doble-A, siendo mayor y con una temporada mucho mejor.

También me encuentro moderadamente sorprendido por la omisión de Royce Lewis, de Minnesota, principal seleccionado en el draft 2017, quien batea actualmente para .322/.467/.492 a sus 19 años en Clase A baja, aunque los Mellizos ya cuentan con dos representantes: Alex Kirilloff, escogido en primera ronda del draft 2017 y el zurdo australiano Lewis Thorpe. Otra sorpresa es el zurdo de los Phillies JoJo Romero, quien está pitcheando sumamente bien y cuenta con un amplio arsenal de lanzamientos por encima del promedio, a sus 21 años y militando en el Reading (Doble-A), equipo con tendencia a otorgar muchos jonrones. Es el mejor prospecto de pitcheo saludable en la organización de Filadelfia.

Por Keith Law | Escritor senior en ESPN
Share
Banner

Emmanuel Rosario A.

Post A Comment: