Últimas Noticias

MLB: José Reyes, preparado para lo peor, mientras espera lo mejor

NUEVA YORK -- Los Mets de Nueva York despidieron al inicialista mexicano Adrián González cerca de la madrugada del domingo, en un movimiento inesperado que podría marcar el inicio de una limpieza general del roster. Una sacudida que podría incluir al infielder dominicano José Reyes, uno de los mejores jugadores en la historia de la franquicia de Queens.

Un par de horas antes, Reyes bateó un sencillo importante después de dos outs en la quinta entrada contra su compatriota Luis Severino y anotó delante del antesalista Todd Frazier, quien conectó jonrón, en el triunfo de los Mets 2-0 sobre los Yankees de Nueva York en el último encuentro de la primera Serie del Subterráneo.

Reyes, quien sustituyó en la segunda base al lesionado Asdrúbal Cabrera en medio del encuentro, cometió un doble error en una jugada para doble matanza en la séptima entrada que por poco estropea el encuentro. Afortunadamente, los Mets escaparon de una amenaza de sus poderosos vecinos para terminar una racha de ocho derrotas.

"No hay mucha explicación ahí, fallé en pisar la base. En esa situación, tengo que hacer la jugada", dijo Reyes, cuyo hit de la quinta entrada fue el primero en sus últimos 11 turnos al bate. "Estoy súper contento de ser parte del equipo y aportar un granito de arena. En los primeros dos meses me sentí inútil", agregó.

Reyes, de 35 años, batea .149 (11 hits en 74 turnos) con un jonrón, un doble y siete carreras anotadas en 43 partidos esta temporada. El quisqueyano no ha comenzado jugando desde el 29 de mayo y apenas integró la alineación titular en 13 choques, siendo relegado al rol de emergente en turnos importantes al final de los encuentros contra los mejores relevistas del equipo contrario.

El sábado fue uno de esos turnos. Con dos outs y dos corredores en circulación en la novena entrada, el manager Micky Callaway mandó a Reyes contra el cubano Aroldis Chapman para tratar de empatar el segundo juego de la serie ante los Yankees.

Reyes hizo swing a los cuatro lanzamientos que le hizo Chapman (rectas a 98, 99, 102 y 102 millas por hora) logrando golpear el último con fuerza, pero de frente al jardinero derecho para terminar el partido y empeorar el tremendo bache en que se encuentran los metropolitanos.

Los Mets tienen marca de 11-25 desde el primero de mayo, pasando del primero al penúltimo puesto en la División Este de la Liga Nacional, lo que ha provocado un ambiente tenso en Queens para muchos de sus miembros, especialmente los más veteranos.
¿Cómo prepararse para jugar a diario mientras en los alrededores solamente se habla de despidos, retiros, venta al vapor, desconstrucción y reconstrucción?

"Son cosas que pasan. Trato de disfrutar el día a día, sin darle mucha importancia a lo que diga la gente que está ahí afuera, ya que son personas que no han sido exitosos en lo que hacen, sin embargo, Dios me dio la bendición de ser exitoso en este juego. Es difícil derrumbarme, siempre estoy positivo", dijo Reyes a ESPN Digital.

"Estoy preparado mentalmente desde el día 1. Siempre hay que estar preparado, no somos eternos en esta vida. Lo único seguro que uno tiene es la muerte y todos los sabemos. Ahora mismo sigo en el negocio, me siento bien físicamente y uno no sabe lo que puede pasar al final. Lo otro no lo controlo yo, se lo dejo a Dios", agregó.

Contrario a González, quien solamente tenía cinco meses en la organización, o el dominicano José Bautista, quien llegó hace un par de semanas, Reyes es un histórico de los Mets y uno de los favoritos de los aficionados de Queens.

Reyes firmó su primer contrato profesional con los Mets en República Dominicana cuando tenía 16 años de edad en 1999 y cuatro años después hizo su debut en las ligas mayores. "La Melaza" se estableció como uno de los mejores torpederos del béisbol, fue convocado a cuatro Juegos de Estrellas y ganó el título de bateo de la Liga Nacional en 2011, antes de firmar un acuerdo de $106 millones de dólares con los Marlins de Miami como agente libre.

Regresó a Nueva York tras cumplir una sanción de 52 partidos por violar el reglamento de violencia doméstica del béisbol y ser licenciado por los Rockies de Colorado , en junio del 2016. La temporada pasada estaba programado para ser un utility, pero terminó jugando en 145 encuentros y bateando .246 con 15 jonrones, 25 dobles, 24 robos y 75 anotadas.

De por vida, Reyes es el líder de los Mets en bases robadas y triples y segundo en juegos y hits. En sentido general, batea .285 con 2,105 hits (376 dobles, 142 jonrones y 128 triples), 514 robos y 1,156 anotadas en 16 temporadas.

Sin importar la decisión que tomen los Mets, Reyes dejó claro que intentará seguir jugando pelota.

"Claro que sí, físicamente estoy saludable. Este año entendí mi rol. Tengo 70 turnos, la mitad de bateador emergente, entiendo que no he hecho el trabajo, es algo que se me ha hecho difícil porque después de 15 años jugando regular es primera vez que hago eso de venir de la banca y jugar cada siete u ocho días", dijo Reyes, uno de nueve jugadores con 100 o más triples, 100 o más jonrones y 500 o más robos en la historia de Grandes Ligas.

"Pero falta mucha pelota. Soy un muchacho con mucha paciencia, vengo todos los días con la mejor actitud a trabajar todos los días, tratar de dar lo mejor de mí y es algo que seguiré haciendo y que sea lo que Dios quiera", agregó.

Por Enrique Rojas | ESPN Digital