Breaking News

MLB: ¿Cuáles grandes arranques se convertirán en temporadas estelares?

La semana pasada, presenté una lista de los peloteros que me causaban gran preocupación, al comenzar el segundo mes de la temporada. En esta ocasión, vamos a ver el vaso medio lleno: aquellos jugadores que están teniendo motivos legítimos para considerar que su temporada 2018 será una revelación y no meros espejismos de abril. Poder separar a los Chris Shelton de los José Bautista del mundo del béisbol es algo complicado, pero las predicciones no son demasiado emocionantes si no tenemos el riesgo de terminar equivocándonos de forma impresionante.

Yoan Moncada, Medias Blancas de Chicago: Sí, Moncada se poncha mucho y si bien existe la posibilidad de cierta mejoría a largo plazo, siempre será un pelotero que se poncha frecuentemente. Sin embargo, lo que hace que esto no me preocupe es que hace swing fuertemente y le hace swing a los pitcheos que se supone debe buscar. Antes de ser colocado en la lista de incapacitados este fin de semana con problemas en su corva, Moncada estaba ubicado en el puesto 22 de 174 peloteros calificados en no hacer swing a pitcheos fuera de la zona. No siempre batea pitcheos en la zona de strike, pero cuando batea, lo hace a todo poder, siendo uno de los 10 toleteros con mayor velocidad de salida promedio. Su OPS de .868 decaerá un poco una vez que recobre la salud. Sin embargo, es un sólido camarero y puede perder 100 puntos en su average de bateo y seguir siendo un pelotero excelente.

Panorama: Su proyección ZiPS de .249/.340/.418 para el resto de temporada me parece apropiado en cuanto a promedio de bateo y porcentaje de embase, pero sospecho que el porcentaje de slugging de Moncada irá por encima de los .450. No me preocupa su corva, a menos que se convierta en una molestia recurrente.

Adam Ottavino, Rockies de Colorado: Una temporada revelación siempre será más divertida cuando tienen una historia conexa. Un pitcher relevista veterano con dificultades pierde su control (6.6 boletos por cada 9 innings) y tiene serios problemas por primera ocasión en su carrera de Grandes Ligas. Remodela una zapatería vacía y la convierte en un bunker súper secreto para trabajar en su pitcheo. Se convierte en alguien absolutamente imbatible y es declarado Emperador del Mundo. Bien, inventé la última parte, pero nos falta un montaje de escenas de acción en el terreno y tendremos el libreto de una película. Ottavino prácticamente ha abandonado su tradicional recta a 95 millas por hora, prefiriendo su pitcheo de dos costuras y utilizando su slider de forma agresiva en cualquier conteo contra cualquier bateador. Ya ha sumado 35 ponches y permitido sólo cinco imparables en 19 innings. Eso no lo podemos fingir.

Panorama: Pitchear en Coors Field siempre es una batalla cuesta arriba, por lo cual espero ver una efectividad alrededor de las 3.00 carreras limpias por el resto de la temporada. Sin embargo, podría seguir subestimando a Ottavino.

Didi Gregorius, Yankees de Nueva York: ¿Terminará Gregorius esta temporada con un OPS alrededor de los 1.100? Es muy poco probable, por supuesto. Pero también lo es el batear 10 jonrones en 32 partidos. No terminará su temporada 2018 con 50 cuadrangulares, pero la métrica ZiPS ya tiene su línea de apuestas en 30 por el año, suficiente para colocarlo al límite del estrellato (Conectó 25 bambinazos el año pasado, pero los jonrones están a la baja en lo que va de campaña, lo cual hace de 30 cuadrangulares una cifra más impresionante de lo que suena). Gregorius es ya el primer miembro de los Yankees con más del 50 por ciento de sus apariciones al plato jugando como campocorto en batear 25 jonrones en 2017 e impondrá un récord este año. ¿Les he dicho que está duplicando su promedio de boletos de por vida?

Panorama: El promedio de bateo de Gregorius caerá alrededor de los .300, pero superará sus proyecciones actuales en cuanto a jonrones y se acercará a los 35.

Mike Clevinger, Indios de Cleveland: En marzo pasado, dije que Clevinger sería uno de los peloteros con mayores probabilidades de superar sus predicciones de 2018 (su ZiPS lo colocaba con efectividad de 4.4). Lo que ha logrado hasta ahora, con efectividad de 2.82 y 3.12 de FIP, no hará que cambie de opinión. Su 5 por ciento de promedio entre jonrones y elevados es insosteniblemente bajo, pero su curva debería hacer que una mayor cantidad de bates fallen de lo ya visto este año. Por ende, no considero que su efectividad se elevará demasiado.

Panorama: La métrica ZiPS lo sigue percibiendo como un pitcher ubicado dentro del promedio de la liga. Por mi parte, soy más optimista y creo que su efectividad estará ubicada entre 3.70 y 3.90 carreras limpias durante los próximos cinco meses.

Kyle Schwarber, Cachorros de Chicago: El debut de Schwarber en 2015 fue totalmente exitoso: una campaña de novato con línea estadística de .246/.355/.487 la cual incluyó poder asombroso. Luego de un año de lesiones y otro confrontando dificultades, el Schwarber de Super Nintendo está de vuelta. Si bien sigue bateando para un poder increíble, está haciendo swing a menor cantidad de pitcheos malos y hace mayor contacto de lo visto en 2015. A pesar de sus aventuras en el día Inaugural, ha demostrado ser más adecuado en el outfield de lo que muchas personas, incluyéndome, habían pensado.


Panorama: La métrica ZIPS proyecta un OPS de .834 para Schwarber por el resto de la temporada, un incremento con respecto a su proyección de pretemporada, que lo ubicaba en .821. Me inclino por .850.

Bud Norris, Cardenales de San Luis: Bud Norris parece ser casi una fantasía alucinógena luego de verle como pitcher abridor en Baltimore. Norris revivió su carrera como relevista luego de abandonar por completo su cambio de velocidad mediocre y reemplazarlo con una cutter de calidad. Este es el año en el cual ha logrado que su repertorio se muestre cohesionado y luego de permitir cuatro boletos por partido el año pasado, sólo ha tolerado un total de dos bases por bolas en lo que va de la presente zafra. Su dominio cada vez mejor de la cutter ha hecho que su recta de 95 millas por hora sea más efectiva; a principios de campaña, el valor de pitcheos de FanGraphs tenía a su recta mostrando resultados por debajo del promedio durante cada año de su carrera. Hasta ahora. Los Cardenales ha encontrado a su cerrador, y resultó ser alguien distinto a Greg Holland.

Panorama: No veo nada en su línea estadística que me induzca a hacer alguna advertencia. Considero que su efectividad quedará por debajo de 3.00. Sorprendentemente, está teniendo este comienzo de campaña a pesar de un BABIP de .366, el cual debe descender casi con toda certeza.

Jorge Soler, Reales de Kansas City: El año pasado, cuando los Reales aún estaban metidos en la carrera por el comodín, tenían una excusa razonable para no darle el trabajo a Soler y dejar que lo hiciera, teniendo éxito o fracasando en base a sus propios méritos. Este año, no hay una excusa similar, y a su crédito, los Reales han dejado que Soler tenga el trabajo y madure con él. Hasta ahora, los resultados han sido positivos. Ha hecho mejorías significativas en su disciplina al plato y ahora se muestra con menor tendencia a hacer swing a pitcheos malos, en comparación a lo visto en su tiempo con los Cachorros. En una temporada en proceso de reconstrucción, se espera que los Reales permitan con mayor flexibilidad que Soler tenga tiempo para jugar y superar sus dificultades, si llegan a presentarse

Panorama: Veremos por parte de Soler una línea similar a .250/.350/.450 con otros 15 cuadrangulares, y un periodo confuso en la banca muy reducido cuando tenga un par de malas semanas.

Carlos Martínez, Cardenales de San Luis: Hemos estado esperando que él tenga esa temporada revelación digna de una candidatura al Cy Young, para que cruce el límite del estrellato y se ubique como pitcher altamente cotizado. Podríamos estar viendo ese proceso en desarrollo ahora mismo. Martínez ha ampliado un ya importante arsenal de pitcheos esta primavera, al agregar una cutter que aprendió de Adam Wainwright. La métrica ZiPS ahora proyecta que Martínez termine la temporada entre los cinco primeros en WAR de la Liga Nacional. Imagínense la calidad que podría mostrar cuando tenga un año completo lanzando esa cutter (véase Bud Norris).

Panorama: La métrica ZiPS ha sido aficionada de C-Mart por largo tiempo y no puedo debatir contra las proyecciones en este caso. Proyecta una efectividad a final de temporada de 2.92 y 213 ponches. No parece que estas cifras estuviesen terriblemente equivocadas.

Teoscar Hernández, Azulejos de Toronto: Una de las cosas que hicieron gran falta dentro de los Azulejos la pasada campaña era contar con talento a nivel de actores secundarios en la alineación. Si se revisaban todos los equipos en 2017 más allá de sus tres primeros peloteros de posición, los Azulejos quedaban en el lugar 30 en WAR (según FanGraphs) con un WAR combinado de menos-0.6. El equipo decidió agregar peloteros de este tipo de forma agresiva, tales como Yangervis Solarte y Aledmys Díaz a fin de remediar esta situación. Sin embargo, ninguno de ellos podría ser más importante que Teoscar Hernández, adquirido en la fecha límite para hacer cambios por Francisco Liriano.

La estadística Barrell de Statcast mide a los hits con velocidad de salida y ángulo para así tener un mínimo de .500 de promedio de bateo y 1.500 de porcentaje de slugging desde el inicio de la medición de Statcast. Hernández está ubicado en el segundo puesto de todo el béisbol en cuanto al promedio en el cual obtiene hits de este tipo, en el 15 por ciento de sus apariciones al plato, sólo por detrás de Mookie Betts y ligeramente por encima de Gary Sánchez. Ciertamente, su bateo no es científico, pero su incremento de poder en Grandes Ligas es real.

Panorama: El modelo ZiPS en temporada, el cual es más simple, no está midiendo la plenitud del poder de Teoscar. Quizás no les termine agradando el promedio de bateo y OBP que muestre de ahora en adelante, pero creo que su porcentaje de slugging se ubicará sobre los .500.

Gerrit Cole, Astros de Houston: Durante la pasada campaña, Justin Verlander comenzó una racha en la cual se hizo casi imposible de batear tras su incorporación a los Astros y ahora Cole está haciendo algo similar en Houston. Siempre hubo cierta sensación de que Cole no satisfacía las expectativas que se tenían de él, con proyecciones que lo colocaban como posible as del pitcheo como prospecto, aunque sólo tuvo una sola temporada a nivel de estrella en Pittsburgh. Al comenzar la campaña, Cole nunca tuvo mejor desempeño que el lanzador promedio en lo que a contacto se refiere, siendo su mejor cifra un promedio de contacto de 78.2 por ciento, obtenido en 2016. En 2018, ya suma un 66.1 por ciento, segundo entre 94 pitchers calificados dentro de las Grandes Ligas, sólo debajo de Patrick Corbin; obteniéndolo al enfrentar menor cantidad de toleteros que Corbin. Cole ya cuenta con cinco partidos en 2018 con cifras de ponches en dígitos dobles, habiendo conseguido sólo seis encuentros de este tipo durante toda su carrera previa a 2018.

Panorama: La métrica ZiPS ahora tiene a Cole terminando la zafra con efectividad de 2.99, 238 ponches y WAR de 6.4, quedando esta última cifra entre Max Scherzer y Chris Sale. Es legítimo candidato al Cy Young.

Por Dan Szymborski | ESPN.com