Últimas Noticias

MLB: Francisco Liriano intenta ser un lanzador más eficiente a esta altura de su carrera

LAKELAND, Florida - Una recta alta lanzada por el dominicano Francisco Liriano hizo que el umpire del plato, Joe West, cantara el tercer strike, al mismo tiempo causando descontento de parte del cañonero dominicano de los Yankees, Gary Sánchez. Se trató del vigésimo pitcheo de Liriano en su primera entrada lanzada como miembro de los Tigres, la cual terminó con ponches consecutivos propinados a Sánchez y Giancarlo Stanton, después de que el veterano zurdo le diera una base por bolas a Aaron Judge.

Los dos innings en blanco lanzados el martes son una probadita de lo que Liriano trae a Detroit, y a la mayoría de los lugares en los que ha tirado en las Mayores. Si por un lado sus inconsistencias sobre la loma son las que meten en problemas al dominicano, por el otro sus electrizantes pitcheos son su mejor arma para salir de apuros.

Liriano quiere que eso cambie este año.

"Mi enfoque este año es eliminar las bases por bolas y hacer que algo pase con tres pitcheos o menos", declaró Liriano. "En eso estoy trabajando ahora mismo".

Si ese enfoque suena conocido, es algo a lo que el zurdo David Price a menudo hacia diferencia durante su paso por los Tigres. Price asumió ese enfoque a principios de su carrera y se convirtió en un as "comeinnings". Al final, fue el abridor agente libre más cotizado en el mercado cuando le tocó la agencia libre.

Liriano está tratando de lograr ese objetivo a estas alturas de su carrera y después de deambular en el mercado previo a los entrenamientos primaverales. El zurdo de 34 años de edad está por arrancar su 13ra temporada en la Gran Carpa, habiendo superado las 165 entradas lanzadas en apenas dos de esos años y habiendo promediado seis innings por apertura en cuatro campañas.

Parte de eso tiene que ver con las lesiones, pero también con la inclinación de Liriano a ceder boletos gratis, los cuales parecen ir a la par con su racha de ponches. El zurdo dio la base a dos bateadores en dos entradas el martes, pero también ponchó a tres. Liriano sólo permitió tres batazos en el partido, con el último resultando en un doble-play que culminó la entrada por parte del encendido cañonero dominicano Miguel Andújar, después de que el zurdo cayera abajo en la cuenta 3-0.

Los otros dos batazos fueron rápidos. Didi Gregorius conectó un elevado al jardín central al segundo pitcheo del encuentro, mientras que Greg Bird pegó un sencillo con cuenta de 2-0.

"Pienso que lució bastante bien", opinó el cátcher James McCann. "Esa fue mi primera vez como su receptor. Para ser su primera presentación, creo que tiró la bola muy bien. Su material estuvo efectivo. Se metió un poco en problemas en la primera entrada, pero supo salir de apuros ante un poderoso lineup y fue algo impresionante de ver".

El timonel Ron Gardenhire valora el deseo de Liriano de ser más eficiente en la loma, pero también reconoce que el estilo de pitcheo del zurdo resulta en ponches y bases por bolas.

"Nos agrada el enfoque que está tomando ahora, tratar de hacer el trabajo con la menor cantidad de pitcheos posible", manifestó Gardenhire, quien dirigiera a Liriano con los Mellizos hace ya varios años. "Pero como todos sabemos, los pitchers que recetan muchos ponches normalmente hacen muchos lanzamientos. Hacen pitcheos fuera de la zona a propósito, con la intención de que los bateadores les hagan swing. Y Frankie siempre ha sido un pitcher que le gusta recurrir a su cambio de velocidad, y con ello obliga a los bateadores a irse con ese pitcheo.

"Pero me agrada el enfoque que está tomando, y si trata de hacer el trabajo con dos lanzamientos o menos o tres pitcheos o menos, no tengo ningún problema con eso".

Liriano tiró 19 de sus 36 envíos el martes para strikes. El dominicano está consciente de que este ajuste no será fácil a estas alturas de su carrera.

"Será un reto para mí", reconoció, "porque en las últimas dos campañas he tenido muchos problemas otorgando bases por bolas y quedando abajo en los conteos. Necesito seguir trabajando duro, trabajar entre aperturas y tratar de encontrar una manera de mejorar en ese aspecto.

"No estoy tratando de ser demasiado fino en el inicio del conteo. Solamente quiero hacer que los bateadores pongan la bola en juego y dejar que los muchachos en la defensa hagan su trabajo".

Dejar que los bateadores le hagan contacto temprano en la cuenta resultaría en menos bases por bolas, pero al mismo tiempo disminuiría su índice de ponches. El promedio de Liriano de por vida de 9.179 ponches por cada nueve entradas ocupa el séptimo lugar entre los lanzadores en activo y el 14to de todos los tiempos, de acuerdo con baseball-reference.

"Para ser honesto, sí, estaría dispuesto a ceder menos bases por bolas y propinar menos ponches", enfatizó Liriano. "Siempre y cuando lance profundo en los partidos y logre mantener a mi equipo en el juego, no tengo ningún problema con ello".

Por Jason Beck / MLB.com