Últimas Noticias

Chilote Llenas: El aguilucho de siempre

Santiago - Ser parte fundamental en 20 de las 21 coronas que adornan el historial de las Águilas Cibaeñas es sin dudas un hito difícil de igualar dentro del béisbol dominicano... La clave es el “trabajo arduo día tras día” dice orgulloso y con toda propiedad Winston -Chilote- Llenas.

Su emblemática figura se constituye como una sin igual por su dilatada trayectoria de más de 57 años en el deporte, la cual está comprendida por una gran carrera como jugador catapultado con grandes estadísticas en la Liga Dominicana de Béisbol, trillando como un gerente general ganador hasta llegar a convertirse en presidente de una de las franquicias deportivas más exitosas en el Caribe.

Llenas dice  que nunca se propuso alcanzar todos los laureles que hoy día puede exhibir, puesto que su sueño no era ser pelotero, sino ingeniero civil, pero tuvo que echar para adelante cuando se le presentó la oportunidad.  

Dice que su mayor logro es haber superado cada obstáculo que se le ha presentado en el camino, ya que se ha levantado y ha seguido luchando.

“Nada lo he heredado, nada ni nadie me ha regalado nada; sí me han brindado oportunidad y eso lo he agradecido todo el tiempo... simplemente las cosas en el béisbol estaban para mi y si tuviera que tomar esa decisión de nuevo, escogería esta profesión otra vez”, manifiesta el ejecutivo amarillo.  

Chilote cuenta que el béisbol le ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente y hacer amistades, que ha crecido como persona y se ha dedicado a dar lo mejor cada día en cada etapa de su vida.

“Yo he llevado una vida de trabajo y esfuerzo, con mucha dedicación, de sufrimientos y alegrías, de trabajo constante... No hago caso a los que me critican ni a los que me halagan, vivo y miro de frente y trato de dar lo mejor de cada vez que tengo la oportunidad”, sentencia.

SUS AÑOS COMO JUGADOR

Durante 18 temporadas en la liga dominicana Chilote acumuló estadísticas que lo sitúan como uno de los jugadores con mejor ofensiva en la historia: Pegó 768 hits (6to), 50 jonrones (7mo), remolcó 377 carreras (2do), conectó 111 dobles (5to), 9 triples, anotó 312 veces (9no) y bateó para promedio de .244 en 835 juegos en los que tomó 3,144 turnos.


“Yo estuve primero en la reserva del equipo en el 1961, al año siguiente aquí no hubo campeonato debido a los problemas de la política. En el 63 debuté con las Águilas, recuerdo que Julián Javier era el segunda base del club y cada oportunidad que me dieron la aproveché al máximo y terminé jugando regular esa temporada”, detalla.

Chilote ganó dos veces en nueve años como manager

En las estaciones venideras Llenas continuó desempeñándose como jugador de cartel, jugaba como antesalista e inicialista y jardinero al tiempo que demostraba condiciones de líder pues fue nombrado siendo muy joven como capitán del equipo amarillo donde ya estaban ya instaladas figuras de renombre como Javier y Roberto Peña.

“Jugué hasta el 1981-82 y a finales de esa temporada me nombraron jugador-manager en sustitución de Osvaldo Virgil y al año siguiente ya era el dirigente regular del equipo” narra.

Manager

Chilote dirigió a las Águilas durante nueve temporadas, ganando los títulos de campeón en las temporadas sucesivas 1985-86 y 1986-87.  

Gerente

Chilote cita a la directiva compuesta por Juan Bautista Sánchez, José Augusto Vega, Pappy Bisonó, Lionel García, José Dumit, Jorge Gobaira y los doctores Enrique Valdéz y Juan Lawrence como la responsable de convertirlo en gerente general de las Águilas luego de dejar el puesto de dirigente, algo que siempre agradece.

“Ese rol lo pude desempeñar relativamente fácil, pues habiendo sido manager me involucré de lleno en muchas cosas bajo la presidencia de Tito Hernández... tuve que tomar decisiones que caían dentro del puesto del gerente general. Yo los ayudaba a estructurar el equipo buscando los peloteros porque yo el hombre de los contactos en Estados Unidos y por eso se me hizo mucho más fácil desarrollar esa labor de gerencia cuando me tocó”, declara.

Administrador y  presidente

Un conflicto entre dos facciones de accionistas provocó una crisis a lo interno de las Águilas en el 1997, debido a ello, Leonardo Matos Berrido, a la sazón presidente de la Liga Dominicana de Béisbol, intervino en el control del equipo y a la vez tomó una decisión: nombrar  a Chilote como administrador del club.

“Estando yo en Cleveland, Estados Unidos, recibí una llamada de Matos para ofrecerme el cargo de administrador, todo en busca de la solución del problema... yo acepté con todo gusto”, cuenta Llenas.

Añade que al llegar al país lo primero que hizo fue trabajar incansablemente para que ambos grupos llegaran a un buen acuerdo y en ese primer año lograron convertirse en campeones por décimo cuarta ocasión.

“Al año siguiente hicimos una gran reunión en la casa de Tony Peña, donde estaba Monseñor Agripino Núñez Collado como mediador y resolvimos el conflicto entre los dos grupos. Se decidió nombrarme presidente, pero yo no era accionista”, aclara, “y era un requisito para que eso se concretara, de modo que, todos los accionistas tuvieron que firmar para que una de las dos acciones de mi tío Miguel Llenas pasaran a mi nombre, fue entonces cuando me nombraron oficialmente como presidente del conjunto”, detalla.

En los siguientes 15 años Chilote condujo al equipo a otros 6 títulos nacionales y otros 3 en la Serie del Caribe, hasta que hizo una pausa en su gestión, corría el año 2013.  


“Yo solo tuve una pausa de dos años para descansar entre 2013 y 2015... yo había dejado el equipo con dos series finales incluyendo una que se fue a un juego decisivo, a mi regreso a la presidencia fuimos al juego final el año pasado y ya en este todos conocen la historia”.

Directivo o jugador

Aclara que como gerente o presidente la labor cambia a un plano donde se debe tratar de mantener el equipo unido, donde cualquier problema no llegue a los peloteros, que ellos tengan un ambiente despejado para hacer su trabajo sin inconvenientes y los directivos deben proporcionarles eso, porque son los grandes responsables de que todo funcione.

Añade que como presidente “hay que lidiar con los bancos, salarios de los peloteros, problemas económicos que conlleva manejar un equipo de béisbol, incluye una responsabilidad muy grande y hay que tener los pantalones muy bien puestos para manejar esas situaciones”.

Transiciones

“Dar cada uno de esos pasos desde jugador hasta presidente no fue nada traumático para mí... Yo me fui preparando para cada etapa”, sentencia Llenas.

“Todos en el consejo directivo de las Águilas, sin excepción, siempre me han brindado un excelente trato de mucha consideración porque conocían a mi papá y  por supuesto a mi tío Rafael Llenas que fue pelotero, además mi otro tío, Miguel”.

Coronas

Al responder en torno a cuál triunfo le ha dado mayor satisfacción, Chilote señala de manera muy particular que la última obtenida el mes pasado es “la más especial”.

Según sus palabras, la cataloga como la de “mejor sabor” porque la fanaticada aguilucha la exigía con una presión constante; y segundo, porque después de casi 10 años sin ganar ahora todo tendrá mayor fluidez dentro de la organización cibaeña.  

“Las que ganamos siendo yo un pelotero tuvieron un sabor muy especial pues fui un protagonista directo y de primer orden desde el terreno de juego... pero cuando regresé en 2015 sabía que tenía un gran reto por delante y era retomar la corona que sería la 21 para nosotros. Esta llega en un momento especial de mi vida y de la fanaticada aguilucha que estaba muy deseosa, por eso se la dedico a todos los aguiluchos del mundo que nos han apoyado”.

Valoró como muy positiva la contratación de Manny Acta como vicepresidente de operaciones de béisbol ya que este y su equipo realizaron un magnífico trabajo.

“Estamos muy satisfechos con su labor”, afirmó.

Ser pelotero es mejor

Al hablar sobre la etapa que más le ha gustado vivir dentro del béisbol, Llenas no vacila en responder su tiempo como jugador.

“Cada etapa ha tenido su encanto, pero definitivamente disfruté más como jugador ya que era dueño de mi propio destino y si me ponchaba o daba un hit era el único responsable”, afirma.

“Disfruté mucho más siendo pelotero porque la única preocupación era dar dos líneas y que tu equipo ganara, pero cuando eres gerente o presidente la presión es mucho mayor”.

CORONAS

Al responder en torno a cuál triunfo le ha dado mayor satisfacción, Chilote señala de manera muy particular que la última obtenida el mes pasado es “la más especial”. Según sus palabras, la cataloga como la de “mejor sabor” porque la fanaticada aguilucha la exigía con una presión constante; y segundo, porque después de casi 10 años sin ganar ahora todo tendrá mayor fluidez dentro de la organización cibaeña.

“Las que ganamos siendo yo un pelotero tuvieron un sabor muy especial pues fui un protagonista directo y de primer orden desde el terreno de juego... pero cuando regresé en 2015 sabía que tenía un gran reto por delante y era retomar la corona que sería la 21 para nosotros.

Esta llega en un momento especial de mi vida y de la fanaticada aguilucha que estaba muy deseosa, por eso se la dedico a todos los aguiluchos del mundo que nos han apoyado”. Valoró como muy positiva la contratación de Manny Acta como vicepresidente de operaciones de béisbol ya que este y su equipo realizaron un magnífico trabajo. “Estamos muy satisfechos con su labor”, afirmó.

Por Juan Saint Hilaire / Listin Diario