Últimas Noticias

MLB: El Quisqueyano José Bautista aún espera llamada

José Bautista, uno de los rompecercas más temibles en el béisbol de las Ligas Mayores desde que se estableció con los Azulejos de Toronto y se convirtió en la cara de dicha franquicia, todavía está esperando que el teléfono suene para escuchar una oferta de trabajo en 2018.

El jardinero derecho que tan reciente como en 2015 pegó 40 jonrones y remolcó 110 carreras, ha visto sus números descender de manera estrepitosa en las últimas dos campañas provocando muchas banderas rojas entre potenciales empleadores.

Bautista atravesó por una campaña llena de lesiones en 2016 cuando sus números de poder descendieron a 23 jonrones y un OPS de .817, pero siguió la misma ruta jugando con salud el año pasado cuando pegó 22 cuadrangulares y su OPS fue de apenas .674.

Esa caída en la producción del dominicano ha generado especulaciones sobre si el Padre Tiempo finalmente ha atrapado al carismático toletero que tiene 37 años cumplidos.

Entre los rumores que circulan mientras la apertura de los campos de entrenamiento se halla al doblar de la esquina, es si el orgulloso Bautista aceptaría un contrato de liga menor luego de supuestamente aspirar hace dos años a un pacto de largo alcance por $150 millones de dólares y así terminar su carrera en el uniforme del equipo canadiense.

Mientras se alega una colusión de los dueños de equipos para boicotear a los agentes libres de mayor precio, alrededor de Bautista circulan rumores de que tuvo problemas con su visión la pasada temporada y que los mismos han sido superados.

Y en las redes se publica que su agente Jay Alou afirmó en las Reuniones de Invierno que el jugador descubrió una falla en su swing que desde entonces ha sido corregida.

El año pasado, Bautista continuó recibiendo bases por bolas a un alto ritmo con un total de 84, pero acentuó las preocupaciones acerca de su eficiencia con una marca personal negativa de 170 ponches y un promedio de bateo que en .203 estuvo por debajo de la llamada “Línea de Mendoza.

Por Roosevelt Comarazamy / El Nacional