Últimas Noticias

Opinión: Los mejores 2B de la MLB, según Buster Olney de ESPN

José Altuve soportó la carga de los peores años en la historia de los Astros de Houston, los cuales se encuentran entre los peores sufridos por equipo alguno en la historia del béisbol. Durante sus primeros cuatro años en las Grandes Ligas (2011-2014), Houston tuvo una cifra acumulada de 184 juegos por debajo de .500. Entonces, era más que apropiado que una de los mejores momentos vividos por la franquicia (el último out del último inning del partido que le aseguró un título de Serie Mundial a los Astros) fue justamente un roletazo en dirección al hombre que vivió en carne propia esos peores momentos. Altuve hizo out a Corey Seager y enloqueció, al igual que el resto de sus compañeros.

Las circunstancias que ha vivido el camarero venezolano podrían conllevar a los Astros a confrontar su primer reto serio como uno de los equipos con estatus preeminente dentro del mundo del béisbol; ya que apenas le quedan dos años antes que Altuve sea elegible para probar las aguas de la agencia libre. Uno no podría culpar a uno de los mejores segunda base del béisbol si decidiera buscar un jugoso cheque con muchos ceros, porque su contrato ha sido muy amistoso para con su equipo, de una manera increíble.

Altuve firmó un pacto por cuatro años con opciones para un quinto y sexto, en plena campaña 2013. Los Astros hicieron la apuesta por un Altuve que se mantendría productivo y le garantizaron $12.5 millones, y el lucro por dicha inversión ha sido asombroso. Houston decidió tomar la opción para la campaña 2018 por $6 millones. Asumiendo que se decida igualmente tomar la opción de Altuve para 2019 sea igualmente ejercida (por $6.5 millones), ganará un total de $23.75 millones durante los seis años de su contrato. Altuve tiene un promedio de triunfos sobre reemplazo (WAR, por sus siglas en inglés) durante las últimas cuatro campañas, y a fin de elaborar nuestra tesis, digamos que se desempeña de manera similar durante un par de años más.

Si entendemos que cada triunfo sobre reemplazo tiene un valor aproximado de $8 millones para los Astros, eso significa que, durante los seis años de duración de su contrato, habrá rendido un valor de $288 millones a su organización.

Altuve es un jugador con un legado sólido por todo lo que ha conseguido en lo que hasta ahora es una trayectoria digna del Salón de la Fama, por ende, uno podría asumir que los Astros harán todo lo posible a fin de ratificar su contrato.

El nativo de Maracay, ciudad del centro de Venezuela, encabeza la lista de los 10 mejores camareros, como es obvio pensar. Los rankings que presentamos a continuación están basados en la opinión de evaluadores de Grandes Ligas y el aporte de los investigadores de ESPN Sarah Langs y Paul Hembekides.

1. José Altuve, Astros de Houston

Altuve se convirtió en el primer pelotero desde Ichiro Suzuki en contar con por lo menos 200 hits en cuatro temporadas consecutivas. Ya ha sumado 1.250 hits, 243 dobletes, 561 carreras y 231 bases robadas. En algún punto de la temporada por venir, conectaría el jonrón número 100 de su carrera; contando ya con 84 vuelacercas. Se hizo acreedor del premio al Más Valioso de la Liga Americana la pasada temporada y ha quedado en tres ocasiones entre los 10 más votados al palmarés. Es el cuarto segunda base en la historia de las Grandes Ligas con al menos cuatro temporadas en las cuales sumó 200 hits. Los otros tres jugadores que han alcanzado la hazaña están en el Salón de la Fama. Apenas tiene 27 años de edad.

Sarah Langs de ESPN Stats & Information nos aporta este dato: Altuve ha bateado para .300 con OPS de .850 durante cada mes excepto septiembre y octubre, cuando bateó para .291 con OPS de .832.

2. Brian Dozier, Mellizos de Minnesota

Ha sido un jugador sumamente productivo y constante para los Mellizos: participó en por lo menos 147 partidos durante las últimas cinco temporadas, tiene cuatro años al hilo anotando 101 carreras o más y conectando 127 cuadrangulares entre 2014 y 2017. Ganó el Guante de Oro en 2017 y continúa siendo uno de los mejores corredores de base en el béisbol: ayudó a imponer nuevamente una filosofía de corrido de bases dentro de los Mellizos la pasada zafra.

3. Robinson Canó, Marineros de Seattle

Su OPS ajustado de +112 durante la pasada campaña fue el menor para él desde 2008. Tiene 35 años y, tal como lo indicó Derek Jeter en el ocaso de su carrera: Cuando tienes un slump de joven, es apenas un slump; cuando se es mayor, ya comienzan las interrogantes con respecto a la pérdida de condiciones. El conocimiento, swing y habilidades naturales como toletero acumuladas por Canó durante su carrera deberían servirle para así mantenerse como pelotero con producción dentro del promedio por cierto tiempo, lo cual es positivo para los Marineros, porque Canó cuenta con seis años y $144 millones restantes en su contrato.

Si el dominicano no jugara otro partido más, su carrera seguiría siendo muy notable. En algún punto de la campaña 2018, superaría los 2,500 hits y 1,200 anotadas de por vida. Tiene promedio de bateo total de .305 con seis apariciones entre los 10 más votados al Más Valioso y un par de Guantes de Oro. Las estadísticas sugieren que sigue siendo, por lo menos, un defensor sólido.

Langs nos dice lo siguiente: Canó tiene 289 jonrones de por vida como segunda base, segunda mejor cifra en la historia de las Mayores, por debajo de Jeff Kent (351).

4. Daniel Murphy, Nacionales de Washington

Se han producido muchos arrepentimientos dentro de este equipo por haber extendido pactos multianuales. Sin embargo, en el caso de Murphy, quien comenzará la última temporada dentro de un pacto por tres años y $37.5 millones (negociado en un momento en el cual él no tenía suficiente peso dentro del mercado), se ha convertido en una ganga sorprendente para los Nacionales, con un WAR promedio cercano a los 5 durante sus dos primeros años en Washington.

Ni los Mets ni nadie más parecen haber anticipado que Murphy seguiría creciendo en cuanto a poder, a partir de su demostración durante la segunda mitad y playoffs de la campaña 2015. A pesar de ello, ha sumado 146 extrabases para la causa de Washington en los dos últimos años, acumulando promedio ofensivo de .344 con OBP de .387. Jugar a la defensiva sigue siendo un reto para él, obviamente, pero eso no le ha evitado a él (ni a sus equipos) mantenerse como jugador regular en octubre. Ha sido el camarero titular en tres equipos campeones de la División Este de la Liga Nacional de forma consecutiva.

5. Jonathan Schoop, Orioles de Baltimore

Una vez que Manny Machado y Zach Britton dejen Baltimore durante el próximo año calendario, bien sea mediante cambios o como agentes libres, los aficionados de los Orioles posarán sus miradas en Schoop y se preguntarán si Baltimore puede retenerle. Quizás ya sea demasiado tarde. Schoop ya tiene más de cuatro años de servicio en las Grandes Ligas y será elegible a la agencia libre luego de concluida la temporada 2019 a los 27 años.

Todos los aspectos de su juego han mostrado evolución y por ello, Schoop se apresta a lucrarse en grande. Schoop apenas se ausentó en dos partidos durante el par de temporadas anteriores, y el año pasado tuvo su mejor desempeño a la ofensiva, acumulando 32 jonrones y un total de 67 extrabases, con promedio de .293. Es notoria su tendencia a un swing alegre; sin embargo, mostró cierta discipina en el plato en la pasada zafra, lo cual parece haberle rendido frutos: Schoop disminuyó su promedio de swings a lanzamientos fuera de la zona al 36.3 por ciento, la menor cifra de su carrera, y su porcentaje de embase ascendió a .338, mejor registro de su carrera. Es un defensor por encima del promedio, quizás tan bueno como cualquier otro al ejecutar un doble play, con la excepción de Canó.

6. DJ LeMahieu, Rockies de Colorado

LeMahieu ha evolucionado, pasando de ser una sorpresa (especialmente para los Cachorros, organización que lo despachó a lo Rockies) a convertirse en uno de los infielders medios más consistentes dentro del béisbol. Ha bateado por encima de .300 en tres campañas de forma consecutiva, se ha hecho acreedor de Guantes de Oro y ha participado en aproximadamente 150 partidos. Quedó empatado en el liderato de las Grandes Ligas (junto a Yolmer Sánchez) en carreras salvadas a la defensiva (DRS, por sus siglas en inglés), la pasada zafra.

7. Whit Merrifield, Reales de Kansas City

Raul Mondesi Jr. fue el segunda base titular en Kansas City durante la fase final de la pasada temporada. Sin embargo, no fue lo suficientemente rendidor con el madero a fin de mantener el puesto. Merrifield, quien surgió como utility tras su paso por el sistema de los Reales, asumió la posición y aprovechó la oportunidad, bateando para .288 y con un OPS+ ajustado de .105, mejor que LeMahieu, Ian Kinsler o Javier Báez. El manager Ned Yost le comentó al Kansas City Star en septiembre: "Ahora se ha convertido en una fija". Fue líder en la Liga Americana en bases robadas y quedó en el primer lugar entre todos los camareros de la Liga Americana en la métrica de corrido de bases creada por FanGraphs. Quedó empatado en el sexto puesto entre todos los camareros en DRS (plus-5).

8. Javier Báez, Cachorros de Chicago

El boricua podría encontrarse entre los jugadores más difíciles de evaluar en las Mayores, debido a la naturaleza "Jekyll y Hyde" de su juego. Cuando muestra su mejor rostro, es un defensor superlativo con una habilidad sin paralelo para marcar y hacer out, junto a un poder inusual en un infielder medio. En su peor faceta, los evaluadores concuerdan que concede demasiados turnos por su tendencia pronunciada al ponche. "Te enloquece verlo, para serte honesto", afirmó un scout. Sin embargo, apenas tiene 25 años y probablemente tendrá mayor tiempo de juego como segunda base titular de los Cachorros durante la próxima temporada.

9. César Hernández, Filis de Filadelfia

Su primera buena temporada, en 2016, fue vista con cierto esceptisimo. Sin embargo, respaldó la mejoría de su desempeño con una actuación prácticamente idéntica en 2017, bateando para .294 (nuevamente), con porcentaje de embase de .373. Su wRC+ de 111 estuvo empatado en el octavo puesto de las Mayores la pasada zafra.

10. Ian Kinsler, Angelinos de Los Ángeles

No pasó mucho tiempo después de la llegada del exmanager de los Detroit Tigers Brad Ausmus a la gerencia de los Angelinos como asistente especial, y los californianos negociaron la llegada de Kinsler, posiblemente con la anuencia de Ausmus, porque a éste le encantaba la forma en la cual juega Kinsler. El camarero tiene 35 años de edad, muchas cifras ofensivas decayeron para él. No obstante, sigue siendo un buen segunda base, óptimo corredor de bases y es una fuente constante de energía e intensidad, lo cual es apreciado ampliamente durante el transcurso de una larga temporada.

Langs nos aporta este dato: Kinsler tiene 37 carreras salvadas a la defensiva desde el inicio de la temporada 2015, 20 más que cualquier otro en dicho período.

Lo mejor del resto

• Joe Panik, Gigantes de San Francisco. Bateó para .288 con 10 cuadrangulares esta temporada.

• Josh Harrison, Piratas de Pittsburgh. Probablemente se encontraría entre los 10 primeros si no fuera por su versatilidad: fue titular en la segunda durante 79 encuentros el año pasado, 37 en la tercera y 6 en el outfield, con un WAR de 3.3

• Dustin Pedroia, Medias Rojas de Boston. Otro año, otra cirugía. Considerando la extensión de sus problemas en la rodilla el año pasado, es notable mencionar que terminó la temporada en el terreno, y con promedio de .293, nada menos. Pero de ahora en adelante, es probable que tenga que hacer concesiones en su juego debido a su edad (ahora tiene 34 años) y tener menor tiempo de juego para darse a sí mismo las mejores posibilidades de mantenerse lo más saludable posible.

• Jed Lowrie, Atléticos de Oakland. Su OPS de .808 fue el mejor para él desde 2010.

• Jason Kipnis, Indios de Cleveland. No está claro cuál rol tendrá en 2018. Sin embargo, batea cuando se mantiene saludable.

• Neil Walker, agente libre. Tuvo OPS+ ajustado de 111, cuando tuvo que lidiar con problemas en su espalda.

Por Buster Olney / ESPN Deportes