Últimas Noticias

LIDOM: José Siri, un corazón aguerrido y apasionado por jugar béisbol

SANTO DOMINGO. Pasión, velocidad y deseos de dejar la piel en el terreno de juego definen a José Siri, de los Gigantes del Cibao. El joven de 22 años dice que juega béisbol porque es su pasión: “Puedo estar sin ni uno ahora mismo, yo me como la base y el home, disfruto todo”.

Con actitud aguerrida que se escucha en su forma de hablar, cuenta que no se arrepiente de haber escogido este deporte como su carrera y estilo de vida.

Siri comenzó su camino en el béisbol desde los siete años. Narra que no fue difícil su trayecto hasta el momento de la firma, porque a pesar de que viene de una familia humilde nunca le faltó el apoyo y los útiles para jugar béisbol. Cuenta que solo cuando asistía a los trys outs llegó a pasar hambre. Pero finalmente el nativo de Sabana Grande de Boyá firmó con los Rojos de Cincinnati en septiembre de 2012.

“A veces para tú llegar a un objetivo tienes que pasar trabajo, nada es fácil en la vida”. Fue escogido en la primera ronda del Sorteo de Novatos del 2017 por los Gigantes del Cibao, y en su debut en el béisbol otoño invernal demostró sus herramientas en el terreno de juego en esta estación. Con 78 turnos al bate, 16 carreras, 25 hits, 6 dobles , 1 triple, 2 cuadrangulares y promedio de .321.

En la actualidad juega con el equipo de San Francisco en la semifinal. “Cincinnati me ha dado la oportunidad de jugar aquí la temporada entera”, expresa. “Yo me preparé mentalmente, esto se trata de estar listo para recibir diferentes lanzamientos y siempre me enfoqué en mirar mis pitcheos, de buscar los buenos”. Dice que el equipo da siempre el todo en el terreno y que los peloteros que no juegan siempre están apoyando en el dogout, animando a los que están en el juego.

El dinámico jardinero estableció una nueva marca de partidos consecutivos bateando de hits en la Liga de Medio Oeste Clase A, con 39 partidos en 2017. Acumuló en 126 juegos, 92 carreras, 146 imparables, 24 dobles, 11 triples, 24 jonrones, 76 impulsadas, y bateó .293.

Por Yamell Rossi Jesni / Diario Libre