Últimas Noticias

Opinión: ¿Por qué se siente bien odiar a los Yankees otra vez?

Los Yankees de Nueva York son el Imperio del Mal del béisbol. Esto es realmente una cuestión de confirmación judicial, no la opinión de algún columnista que busca una ventaja combativa. En 2008, una empresa registrada bajo el nombre de Evil Enterprises Inc. solicitó los derechos de marca sobre la frase "Baseballs Evil Empire". Aparentemente, los abogados de la compañía no fueron muy atentos con el uso apropiado de un apóstrofe.

De todos modos, Major League Baseball se opuso al intento de reclamo de marca registrada. Los Yankees finalmente se unieron a la batalla legal, que se extendió hasta el 2013. Los Yankees argumentaron que, dado que eran ampliamente conocidos como el Baseball's Evil Empire, tenían derecho a la frase, al menos cuando se usaba en conexión con el béisbol. Un panel de tres jueces se puso del lado de los Yankees. "En resumen, el registro muestra que solo hay un Imperio del Mal en el béisbol y son los Yankees de Nueva York", dictaminaron los jueces.

Entonces no podemos disputar eso. Los Yankees son el Imperio del Mal. Sospecho que los fanáticos de los Yankees, a quienes les encanta señalar los 27 títulos de la Serie Mundial de la franquicia como si realmente tuvieran buenos recuerdos de Earle Combs y Dutch Ruether, abrazan el título más de lo que lo desprecian. El problema con esta descripción, sin embargo, es que los Yankees no han sido tan malvados en los últimos años. No han ganado o, incluso, llegado a una Serie Mundial desde 2009, una sequía de ocho temporadas. No han ganado 95 juegos desde 2012, una sequía de cinco temporadas que no había sucedido desde los años oscuros de la década de 1990. Diablos, aunque no sufrieron un récord perdedor en este tramo, fueron superados en 2013, 2014 y 2016. Hasta que Aaron Judge llegó en 2017 y ayudó a los Yankees a quedar a una victoria de llegar a la Serie Mundial. Durante la mayor parte de esta década los Yankees han sido mediocres y aburridos.

Ni siquiera podrías odiar a los Yankees de 2017. Judge es humilde, agradable y asombroso de ver con su extraño poder. Si bien no fue una completa sorpresa que llegaran a los playoffs, lo hicieron principalmente sobre la espalda de sus jugadores jóvenes como Judge, Gary Sánchez, Luis Severino y Didi Gregorius, no a través de agentes libres caros. Lo más gratificante del equipo de 2017 fue el manager Joe Girardi y su compleja personalidad. Ahora se fue, reemplazado por el más carismático Aaron Boone.

Pero eso fue la temporada pasada. Podemos dar un pase de un año a los Yankees por protagonizar una historia para sentirse bien. No más. Incluso durante la temporada de Navidad, es hora de profundizar en lo más hondo de su corazón, amable y puro como usted quiere, y encontrar esa hostilidad. Encuentra tu Scrooge interno. Sí, es hora una vez más de temer y detestar a los Yankees. Después de todo, tan impresionante como Judge fue al despachar 52 jonrones, la mitad de los cuales aterrizaron en la autopista New Jersey Turnpike, él no es el único en su clase. Era un tipo único, y ahora los Yankees tienen a Giancarlo Stanton agregado a la lista.

Está bien vomitar.

Lo que debería molestarnos es esto: Stanton no quería jugar para su equipo. Él básicamente eligió a los Yankees. Le gustan más los Yankees que su equipo o cree que su franquicia no tiene posibilidades de ganar o le gusta Nueva York más que su ciudad. Es como la vieja cita del periodista deportivo Jimmy Cannon, "Me imagino que apoyar a los Yankees es como tener un yate". Recuerda esa frase cuando salgas temprano a la práctica de bateo para ver a Judge y Stanton aplastar bolas de béisbol.

Lo que es aún más irritante es que los Yankees pudieron arriesgarse con el contrato a largo plazo de Stanton, en parte porque el gerente general Brian Cashman hizo un buen trabajo reconstruyendo la nómina por lo que podían permitirse a Stanton sin perder su nómina el umbral del impuesto al lujo para 2018, la primera vez que sucederá. Eso restablece su porcentaje de impuestos para 2019, lo que les facilitará ir tras uno de los agentes libres más cotizados: Manny Machado.

Tal como lo describió recientemente Andrew Marchand, escritor senior de ESPN, Cashman construyó esta lista principalmente a través del sistema de granja e intercambios astutos. Judge fue una selección de primera ronda pero la nº 32. Gregorius fue adquirido por el relevista Shane Greene. Chad Green, uno de los relevistas más dominantes en el béisbol la temporada pasada, fue adquirido de los Tigres de Detroit por Justin Wilson. Cashman robó a Aaron Hicks de los Mellizos de Minnesota por un cátcher de tercera cuerda. Jordan Montgomery fue seleccionado en cuarta ronda. Mientras que Sánchez recibió un bono de $ 3 millones como aficionado, Severino firmó por solo $ 225,000. Cualquiera podría haberlo tenido a él.

Claro, ellos eran el único equipo con la conciencia moral -o la falta de ella- para negociar a Aroldis Chapman, luego darle la vuelta por Gleyber Torres, y luego volver a firmarlo. Claro, le dieron a Andrew Miller un contrato por cuatro años y $ 36 millones que se convirtió en una ganga ridícula que cualquier equipo podría haber pagado. Cashman le cambió por Clint Frazier y Justus Sheffield, ahora dos de sus principales prospectos, y Frazier puede ayudarlos a adquirir Gerrit Cole de los Pittsburgh. Un poco siniestro, un poco afortunado.

Los Yankees todavía tienen más dinero que tu equipo, pero ahora también tienen un roster más joven, estable y dinámico, y aún tienen uno de los mejores sistemas de granja en el juego. Los días de Derek Jeter cojeando después de rodados y Alex Rodríguez empapándose de turnos al bate como designado parecen recuerdos lejanos. Los Yankees están de vuelta. "Odiar a los Yankees es tan americano como el pastel de pizza, madres solteras y hacer trampa en su impuesto sobre la renta", escribió el gran columnista Mike Royko.

Por mucho que eso nos duela a todos los que no somos fanáticos de los Yankees, también voy a sugerir que esto es algo bueno para el béisbol. No todos están de acuerdo con esto. Pregunté en Twitter si el béisbol es mejor cuando los Yankees son competitivos; el 47 por ciento respondió "Sí" y el 53 por ciento respondió "No". Por supuesto, "mejor" y "competitivo" son términos algo vagos, pero se entiende: ¿es bueno cuando los Yankees son buenos?

Creo que, al menos, es más interesante (tal vez menos si eres de los Rays de Tampa Bay o los Orioles de Baltimore) cuando los Yankees están en los titulares, y algunos de los números respaldan esto. El Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana el año pasado entre los Houston Astros y los Yankees en Fox Sports 1 fue el juego de Serie de Campeonato más visto en cualquiera de las dos ligas desde 2010, un juego de Gigantes vs. Phillies en Fox. Las calificaciones generales para la Serie de Campeonato de la Liga Americana aumentaron un 95 por ciento desde 2016, cuando los Indios de Cleveland jugaron contra los Azulejos de Toronto. Los Yankees liderados por Judge atrajeron 114,432 fanáticos más en la carretera que el ordinario equipo de 2016. Si estimamos de forma conservadora que el fan promedio gasta $ 60 en un juego, un buen equipo de Yankees le proporcionó a la liga $ 7 millones adicionales (y eso es antes de las calificaciones más altas de TV y las ventas de mercancías). Eso está por encima de cómo los Yankees atraen más fanáticos que otros equipos para empezar. Todos ganan dinero con los Yankees; hacen más cuando los Yankees son buenos.

Aquí está mi conclusión. Imagínese si los Astros y los Indios se hubieran enfrentado en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Si no eres un fanático de los Astros o los Indios, habría presentado un escenario imposible: ¿a quién apoyar? ¡Hubiera querido que ganaran ambos equipos! Con los Yankees allí, tuvimos el bien contra el mal.

Por supuesto, eso no es tan agradable si el mal triunfa al final.

Por David Schoenfield / ESPN Deportes