Últimas Noticias

MLB: ¿Cuáles equipos necesitan buscar lanzadores abridores en las reuniones invernales?

Todo el mundo necesita pitcheo abridor. Los equipos comienzan la temporada con cinco abridores, y utilizan el doble de esa cantidad al final del año. Casi 250 starters - más de ocho por equipo - hicieron al menos cinco aperturas en el 2017, lanzando en una rotación por al menos un es. Realmente no existe un equipo que no pueda darle buen uso a pitcheo abridor. Sin embargo, hay ciertos equipos en una necesidad mayor de pitcheo abridor, para quienes llenar esa necesidad podría significar la diferencia entre ser contendientes o favoritos para un boleto a la postemporada.

Con Shohei Ohtani, Yu Darvish y Jake Arrieta, existe un nivel superior de pitcheo abridor, pero también hay profundidad disponible. Alex Cobb, Lance Lynn y Jhoulys Chacin forman un nivel medio, con Jaime García, CC Sabathia, Andrew Cashner, Jason Vargas, Tyler Chatwood, Brett Anderson, John Lackey y Jeremy Hellickson redondeando una mezcla de veteranos en declive así como algunas apuestas arriesgadas. Es posible que no haya un Chris Sale disponible en el mercado de cambios en este temporada baja, a menos que Tampa Bay decida mercadear a Chris Archer, pero Gerrit Cole y Jake Odorizzi son algunos de los nombres más intrigantes que podrían estar disponibles.

En cuanto a quién necesita más pitcheo, comencemos con uno de los finalistas más sorpresivos en la batalla por Shohei Ohtani.

Cachorros de Chicago

En términos de calidad, los Cachorros tienen una buena base en José Quintana, Kyle Hendricks y Jon Lester. Detrás de esos tres, Mike Montgomery lució relativamente bien en un rol hibrido pero promedió menos de cinco entradas por apertura, mientras que Eddie Butler caminó casi tantos bateadores como los que ponchó. Con Arrieta camino a la agencia libre, los Cachorros pierden a uno de sus mejores lanzadores, y aunque no van a extrañar la producción de Lackey, ellos necesitan llenar su cuota de entradas.

Luego de Montgomery y Butler, los Cachorros virtualmente no tienen profundidad lista para las Grandes Ligas. Los Cachorros no necesitan a Yu Darvish o Jake Arrieta, dada la forma en que está conformada su rotación, aunque esas adquisiciones están a su alcance. Alex Cobb tiene esa conexión con Tampa Bay con el nuevo coach de pitcheo Jim Hickey, pero Lance Lynn podría ser una apuesta decente. Incluso luego de la adición de uno de los lanzadores de nivel medio, los Cachorros estarían mejor servidor si añadieran a alguien del grupo de abajo. Los Cachorros también podrían considerar un cambio porque con Javier Báez, Addison Russell, Ben Zobrist y Ian Happ, el equipo tiene cuatro jugadores del medio del cuadro para dos puestos, y mover a Happ a los jardines a tiempo completo crearía una sobrepoblación allí con Kyle Schwarber. El equipo podría usar esas piezas de cambio sobrantes para intentar obtener el abridor que necesita.

Rangers de Texas

Otro finalista en la batalla por Ohtani, los Rangers no tienen la misma calidad que los Cachorros en la parte superior de su rotación. Si la temporada comenzara hoy, solo los Medias Blancas de Chicago y los Orioles de Baltimore tendrían peores rotaciones en el béisbol. Los Rangers ya han hecho movidas para tener profundidad al añadir a Doug Fister y Mike Minor, y están considerando mover a Matt Bush a la rotación. Fister debería añadir algunas entradas, pero Minor fue relevista la pasada temporada luego de perderse la totalidad de las temporadas 2015 y 2016 por problemas de hombro, mientras que Bush abrió apenas dos veces durante su intermitente carrera de liga menor. El equipo sigue necesitando añadir a alguien a la parte superior de la rotación. Cole Hamels es más un come entradas que un as, con Martín Pérez está un pelo detrás. Luego de eso, tienes a Yohander Mendez y Clayton Blackburn. Ya sea que los Rangers sigan con la especulación de que podrían irse con una rotación de seis lanzadores o quedarse con una de cinco, este equipo no necesita un cuarto o quinto abridor. Necesita un as que pueda empujar a los abridores actuales un peldaño hacia abajo.

Como resultado, veremos muchos rumores que los acerque a Jake Arrieta, dada su conexión con Texas, su estatus como uno de los mejores lanzadores disponibles y la clara necesidad de Texas. Reunirse de nuevo con Yu Darvish también podría ayudarles, al igual que firmar a Ohtani. Ponerse a la par con los Astros es una tarea casi imposible para los Rangers, pero un brazo del tope de la rotación y quizás otro abridor de nivel medio los convierta en contendientes a un puesto de playoffs.

Marineros de Seattle

Los Marineros ya tienen a su as en su estrella James Paxton. A pesar de haber hecho apenas 44 aperturas en las pasadas dos temporadas, el fWAR de Paxton de 8.1 lo ubica octavo entre todos los lanzadores del béisbol. Su efectividad de 3.36 es impresionante, y su FIP de 2.70 ha sido superado solo por Clayton Kershaw y Noah Syndergaard entre los lanzadores con al menos 200 entradas trabajadas en los pasados dos años. Luego de Paxton, el equipo tiene al comeentradas Mike Leake y el triste declive de Félix Hernández.

Incluso si Hernández logra recuperarse un poco, Seattle necesita un lanzador que pueda estar detrás de Paxton. Los Marineros están ahora mismo atrapados en el medio de la liga cuando se trata de pitcheo abridor y jugadores de posición. Una movida por un gran lanzador podría impulsarlos a los 10 mejores tanto en rotación y talento de MLB en general.

El equipo es considerado por algunos uno de los favoritos en la batalla por Ohtani, y él podría darle al equipo exactamente lo que necesita, quizás tanto en el montículo como en el plato. Si los Marineros no logran quedarse con Ohtani, Darvish o Arrieta eso podría hacer una diferencia importante, pero incluso un abridor de nivel medio podría ayudarles. Los Marineros tienen tipos como Hisashi Iwakuma, Erasmo Ramírez y Marco Gonzales para rellenar la rotación en cualquier momento, así que incluso un lanzador de nivel mediano les daría una mejoría importante ya que este equipo está a punto de ser catalogado como contendiente.

Angelinos de Los Angeles

Otro equipo con necesidad de pitcheo y otro finalista en la batalla por Ohtani. Los Angelinos tienen algunos lanzadores talentosos en su rotación, ya que Garrett Richards, Tyler Skaggs, Andrew Heaney, y Matt Shoemaker son capaces de tener temporadas promedio en MLB. Esos cuatro lanzadores también se combinaron para cumplir con la carga de trabajo de un solo lanzador abridor, con 212 entradas en total entre ellos.

En teoría, los Angelinos podrían irse con los lanzadores que ya tienen y esperar que pase lo mejor, pero ellos podrían terminar con un gran déficit de entradas al final de la temporada. Con Mike Trout, los Angelinos toman una gran delantera sobre el resto de los demás en cuanto a jugadores de posición en el diamante. Añadan a Andrelton Simmons, Justin Upton y una recuperación de parte de Kole Calhoun, y ellos podrían estar listos para ser contendientes en el 2018. Ellos no tienen que salir a buscar un as, pero sí podrían darle buen uso a algunas entradas de calidad. El contrato de Josh Hamilton finalmente sale de sus libros, así que tienen espacio en su nómina para hacer algunas movidas incluso después de haberse quedado con Justin Upton.

Orioles de Baltimore

Hay argumentos para poner a los Mellizos de Minnesota en este último puesto, pero ellos tienen un puñado de lanzadores de nivel medio y podrían irse sin hacer una gran movida. Si los Orioles quieren ser contendientes en lo que podría ser la última temporada de Manny Machado en Baltimore, ellos deben hacer algo sobre su rotación.

Dylan Bundy y Kevin Gausman lucieron sólidos para Baltimore la temporada pasada, un poco mejor que la media de la liga. Luego de eso, Wade Miley fue terrible, con efectividad de 5.61 y FIP de 5.27. Tristemente para Baltimore, eso lo convierte en el tercer mejor abridor del equipo, ya que Ubaldo Jiménez, Chris Tillman y Jeremy Hellickson tuvieron temporadas peores (y ahora son agentes libres). Ahora mismo, la probable rotación de los Orioles incluye a Gabriel Ynoa, Alec Asher y Miguel Castro, un trío que hizo un total combinado de 26 aperturas en Grandes Ligas. Dado el hecho de que pronto podrían necesitar una reconstrucción, el equipo podría recurrir a compromisos de corto plazo con lanzadores de bajo nivel y esperar que algunos de ellos funcionen. Firmar un acuerdo a largo plazo para estabilizar la rotación podría ser tentador, pero podrían terminar arrepintiéndose de esa firma, quizás tan temprano como en julio.

Por Craig Edwards | Especial para ESPN.com