Últimas Noticias

MLB: ¿Cuáles equipos están más desesperados por conseguir bateo en las reuniones invernales?

He aquí la verdad real y fundamentada sobre el béisbol: El valor es el valor, sin importar de donde venga. No hay tal cosa como tener demasiado pitcheo, o demasiado bateo, o demasiada defensa. Dicho esto, existe el béisbol en la teoría, y existe el béisbol en la práctica. En la práctica, algunos caminos son más fáciles que otros. No siempre es simple mejorar lo que es la fortaleza de un equipo. Algunas veces los equipos necesitan solamente atender sus deficiencias, porque, bueno, ¿qué equipo contendiente quiere tener deficiencias?

Como tal, ¿qué equipos pueden aguantar agregar algo de poder ofensivo? Me voy a enfocar en cinco equipos en particular, con un énfasis en aquellos que buscan llegar o mantenerse en la lucha por la postemporada. Todos sabemos que los Padres pueden mejorar, pero en lo que el 2018 se refiere, ¿cuánto podría importar eso? Estos cinco equipos tienen mayor urgencia y podrían hacer movidas para mejorar al final de las reuniones invernales de la semana que viene.

Los cinco podrían mejorar en otras áreas, y estoy seguro que lo van a intentar. Pero hay huecos ofensivos que son demasiado grandes como para ignorarlos. Para cada uno, les proveo respuestas que pienso que pueden ser astutas, no solo nombres procedentes del tope del mercado. Antes de proceder con la lista, dire que los Cardenales de San Luis son mencionados como una mención honorífica. Yo sé que ellos van a salir a buscar algunos bates, y yo sé que van a conseguir uno o dos, pero no creo que su actual ofensiva sea débil o un impedimento para ser contendientes. Tras esa introducción, echemos una mirada a algunas alineaciones que podrían ser mejores, y que van a mejorar pronto.

Gigantes de San Francisco

Es mejor que saquemos del medio lo obvio desde el principio. Hay una creencia dentro de la industria que afirma que los Gigantes se encaminan al precipicio, pero ellos quieren seguir compitiendo a corto plazo antes de que su núcleo de talento decline o desaparezca. Y por supuesto, los jugadores de calidad siguen en el roster. Pero este es un roster con problemas. Los Gigantes terminaron penúltimos en carreras anotadas. Ellos tuvieron el peor bateo en la tercera base en todo el béisbol, y además tuvieron los peores jardineros ofensivos. Nada ha mejorado todavía. Los Gigantes necesitan, por lo menos, un buen bateador más. En realidad, podrían necesitar hasta tres. Pero saben, una cosa a la vez.

La solución: Un factor que complica las cosas es que los Gigantes podrían haber conseguido en cambio al jardinero Giancarlo Stanton para el momento en que estén leyendo esto. De acuerdo con los reportes, los Gigantes y los Cardenales han lanzado sus propuestas, y todo está en las manos de Stanton. De forma muy obvia, Stanton es una de las mayores amenazas ofensivas en el deporte. Pero digamos que el cambio no ocurre, por las razones que sean. Los Gigantes podrían fácilmente volcar su atención hacia el jardinero agente libre J.D. Martínez, y entonces ellos serían su pretendiente más obvio. Si ellos realmente se sienten con ganas de gastar, también podrían ir detrás de Lorenzo Cain, anteriormente con los Reales de Kansas City. Estos Gigantes son salvables. Pero les va a costar.

Medias Rojas de Boston

En 2016, los Medias Rojas lideraron todo el béisbol con 114 Carreras Creadas Sopesadas Plus (wRC+, por sus siglas en inglés). Eso significa que, ajustado por estadio, su bateo fue cerca de 14 por ciento mejor que el promedio. En 2017, los Medias Rojas cayeron al puesto 22 en esa lista. No voy a echarle la culpa al retiro de David Ortiz por todo, pero esa era una presencia que se ha extrañado en la alineación, y eso es virtualmente imposible de refutar. Hace dos temporadas, 14 jugadores de los Medias Rojas batearon por lo menos 100 veces, y nueve de ellos fueron mejor que la media. En la pasada temporada, 16 jugadores de los Medias Rojas batearon al menos 100 veces, y apenas cinco de ellos fueron mejores que la media. Solo Eduardo Núñez fue particularmente bueno, y pasó una fracción de la temporada con el equipo. Echando una mirada al futuro, esta alineación no luce mala, pero podría darle buen uso a otra pieza. Otra pieza que encaje en la primera base.

La solución: Yo sé que la gente ha intentado conectar a las Medias Rojas y J.D. Martínez. Yo no creo que los jardines de Boston necesiten la ayuda, y no creo que el equipo deba cambiar a Jackie Bradley Jr. Pienso que el enfoque debe estar en la primera base, siendo la máxima prioridad Carlos Santana o conseguir en cambio a José Abreu. Eric Hosmer probablemente sea el más costoso, pero por esa misma razón, el equipo debería mantenerse alejado. Santana y Abreu son bastante buenos, y si esas movidas no ocurren, Logan Morrison está justo ahí como una opción razonable. Con una presencia adicional más estable, esta alineación podría ser mucho mejor.

Diamondbacks de Arizona

En la pasada temporada los Diamondbacks terminaron en el puesto 17 en el béisbol en wRC+, así que la ofensiva no fue ni buena ni mala. El primera base Paul Goldschmidt, por supuesto, fue grandioso, y es grandioso, y sigue en el medio de esta alineación. Pero J.D. Martínez se fue, y probablemente cueste demasiado como para que Arizona lo pueda retener. El antesalista Jake Lamb es talentoso, pero uno quisiera tener más. Yo soy fanático de David Peralta y A.J. Pollock, pero ninguno de ellos puede hacer la diferencia a la ofensiva. No es como que este equipo no pueda costear un nuevo jugador que haga la diferencia, pero necesitan el dinero para tener más profundidad. No es como que el dinero tenga que ir hacia la rotación de abridores, la que ya es grandiosa y profunda.

La solución: Aunque el cuerpo de lanzadores adora trabajar con el receptor Jeff Mathis, él tiene sus fortaleza y debilidades obvias. Nunca ha podido batear, y por esa razón, pienso que Arizona le daría buen uso a Alex Avila. Avila es más un receptor ofensivo que podría servir como amenaza saliendo de la banca en sus días libres. Y más allá de eso, los Diamondbacks podrían darle una oportunidad de un año a Jose Bautista para que se recupere ofensivamente. Eso es algo riesgoso, lo sé, dada la edad de Bautista, pero él podría ser titular en el jardín izquierdo y salir por un reemplazo defensivo en las entradas finales. Si eso no ocurre, bueno, pues sigues adelante. Pero si Bautista tiene un último gran año en él, el aire del desierto le podría servir de mucho.

Angelinos de Los Angeles

Como siempre, un equipo solo puede ser tan malo cuando tiene un Mike Trout en su roster. Trout puede casi por si solo mantener a flote a los Angelinos, y evitar que la alineación sea débil. Y los angelinos ya lograron una de sus prioridades grandes en la temporada baja al firmar de vuelta al jardinero Justin Upton. Pero aun así, luego de Trout y Upton, el tercer mejor bateador de los Angelinos es probablemente el jardinero Kole Calhoun o el torpedero Andrelton Simmons. Es difícil reconocer en lo que se ha convertido Albert Pujols en estos días, pero no hay forma de esconderlo. Los Angelinos siguen sufriendo por su falta de profundidad. Esa es su bendición, y también su maldición.

La solución: Lo más fácil sería firmar a Neil Walker. Los Angelinos tienen una vacante en la segunda base, y Walker podría encajar bien ahí. Si los Angelinos hacen eso hoy o mañana, es posible que no tengan que hacer nada más. Pero los Angelinos también han sido vinculados al antesalista Mike Moustakas, quien sería una mejoría ligeramente más complicada. Moustakas no juega en la segunda base, así que él no llenaría ese hueco, pero entonces Luis Valbuena podría moverse a un comité con C.J. Cron en la primera base, y eso fortalecería dos posiciones. Moustakas encaja bien, si los Angelinos logran conseguir el dinero para dárselo.

Rockies de Colorado

Tengo cinco equipos en esta lista, y tres de ellos son de la División Oeste de la Liga Nacional. Aunque los Rockies terminaron terceros en el béisbol en carreras anotadas, llegaron en el puesto 27 en wRC+. Ellos fueron primeros en carreras anotadas en casa, y fueron el 25º en carreras anotadas como visitante. No tengo que explicarles esto. Ustedes saben la razón. Ustedes saben con lo que los Rockies y sus rivales tienen que lidiar. El Coors Field puede esconder varias deficiencias ofensivas severas. Bajo esa misma medida, puede hacer que el pitcheo luzca peor de lo que es, pero la alineación de los Rockies necesita varias mejoras si quieren volver a ser contendientes. El antesalista Nolan Arenado y el jardinero Charlie Blackmon podrían ser los únicos bateadores por encima de la media ahora mismo, y eso no es suficiente.

La solución: La parte fácil de esto es que los Rockies firmen de vuelta al receptor Jonathan Lucroy, cuya temporada dio un vuelco tras llegar de Texas. Lucroy es una máquina de batear, y eso hace que encaje particularmente bien en el estadio de Colorado. Ha logrado estabilizar la situación detrás del plato. Los Rockies también deberían buscar un primera base, y me gustaría verlos en las negociaciones por José Abreu. La oficina central ha tenido interés en él por varios años. De no lograr eso, el equipo podría mejorar si añaden a Logan Morrison o Yonder Alonso, pero Abreu llegaría con un historial más fuerte. Encajaría muy bien en un equipo que podría volver a los playoffs.

Por Jeff Sullivan | Especial para ESPN.com