Últimas Noticias

LIDOM: Franchy Cordero muestra su gen “Duro de Matar” con los Leones

Con apenas 22 años de edad, Franchy Cordero ha demostrado en la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom) por qué es una de las piezas principales para el futuro de los Padres de San Diego en el béisbol de las Grandes Ligas, ya que el talentoso jardinero y bateador zurdo ha cargado durante toda la temporada con la responsabilidad de ser el principal hombre en la ofensiva de los Leones del Escogido.

Cordero ha sido implacable con el madero ante los lanzadores del actual torneo, ocupando el tercer turno en el orden al bate de los Leones, a quienes ha mantenido en la clasificación a fuerza de batazos, en su primera experiencia en la liga dominicana.

Favorito para el Novato del año y pelea por el MVP

El desempeño de Cordero ha sido tan determinante para los Leones, que a falta de seis partidos para concluir la ronda regular, se mantiene dentro de los mejores 10 bateadores en los principales renglones a nivel ofensivo del campeonato.

Franchy es primero en la liga en duelos jugados (44), carreras anotadas (26), hits (56), porcentaje de slugging (.512) y OPS (.925); es segundo en promedio de bateo (.346) triples (4), jonrones (4); tercero en bases por bolas (19); cuarto en remolcadas (21) y porcentaje de embasarse u OBP (.413); séptimo en dobles (7) y octavo en bases robadas (6).

Este trabajo consistente con su bate, prácticamente le ha asegurado el premio de Novato del Año de la temporada y lo sitúa dentro de los candidatos a la distinción de Jugador Más Valioso de la etapa regular de la contienda.

El gen “Duro de Matar”

En esta parte final de la campaña los Leones han estado en medio de una férrea pelea por mantenerse en los puestos clasificatorios a la semifinal, en una situación donde cada partido cuenta y ante este reto Cordero ha sacado lo mejor de su juego.

En la actualidad el limpia bases de los melenudos está en medio de una cadena de seis partidos consecutivos bateando por terreno de nadie, en este tramo Cordero ha fletado 14 imparables en 20 visitas al plato, alcanzando un astronómico promedio de bateo de .700, con ocho carreras anotadas, entre sus batazos se cuentan un doble, un triple y un cuadrangular con cuatro carreras remolcadas y una base robada, para llevar al Escogido a un registro de 4-2 en esos seis desafíos.

Los grandes bateadores muestran su calidad en los momentos difíciles, donde la competencia se pone más fuerte y esto es lo que ha hecho Cordero, demostrando que en su ADN está el gen “Duro de Matar”, con el que se identifican los Leones del Escogido.

Por Hanly Ramírez / Metro RD