Últimas Noticias

A Tiro de Hit: Los que más se han embasado en LIDOM

El refuerzo de los Leones del Escogido Ryan Court se ha convertido en uno de los outs más difíciles en LIDOM desde que inició su participación en la actual temporada, manteniendo un OBP rondando los .500. Lo que hemos visto del importado escarlata nos motivó a revisar el grupo de jugadores que han logrado porcentajes de embasarse más altos en la historia de nuestro pasatiempo. He aquí la lista:

Jeff DaVanon, AC, OBP de .514 en 2001-02

Seguro que el nombre de DaVanon a la cabeza de esta lista va a causar sorpresa, por tratarse de un refuerzo en gran medida olvidado. Hijo de Jerry, quien fue torpedero de los Tigres del Licey en la temporada 1969-70, Jeff dominó la liga como jardinero central antes de marcharse por una lesión en la espalda que lo afectó a lo largo de su carrera como profesional. En su actuación con las Águilas, bateó .327 con siete cuadrangulares y agregó 40 transferencias en apenas 33 partidos para lograr su histórico OBP de .514. Su combinación de poder de extrabase y habilidad para embasarse le permitió también conseguir el cuarto mejor OPS (1.129) en la historia del circuito.

Ralph Garr, EO, .508 en 1970-71

Con una de las mejores temporadas ofensivas en la historia del baseball caribeño, era de esperarse que Garr apareciera en una posición cimera de esta lista. El jardinero estableció la irrompible marca de hits de Lidom con 105 en la estación 70-71, logrando un increíble promedio de .457. Agregó 23 bases por bolas y un par de pelotazos para terminar con porcentaje de embasarse de .508. Otro dato de la tremenda actuación de Garr: Se ponchó en apenas 11 ocasiones en más de 250 apariciones al plato.

Julio César Franco, EO, .500 en 1997-98

Igual que Garr, Franco logró su estratosférico OBP más a base de puras líneas que dependiendo de negociar boletos. En su actuación más extendida en el circuito local, jugó 35 partidos y bateó un astronómico .436, llevándose los lideratos en bateo, OBP y Slugging, una especie de “triple corona” de promedios. Franco, un virtuoso con el bate, agregó 16 bases por bolas (contra 14 ponches) y un pelotazo para lograr su OBP de .500, tercero mejor en la historia. El promedio de .436 sólo es superado por el de Garr.

Bob Beall, AC, .494 en 1978-79

Beall ha sido uno de los bateadores con mayor control de la zona de strike que ha pasado por nuestro béisbol, y aún posee el récord de boletos recibidos en una temporada (66 en 78-79) y también el segundo mayor total (64 en 1980-81). Beall, quien inició su historia en la Liga Dominicana con dos participaciones con los Tigres del Licey, tuvo su mejor temporada ofensiva aquí cuando vistió por primera vez el uniforme aguilucho en 1978-79. En el año en cuestión bateó .309 (de 178-55), combinando esa producción con los 66 boletos para lograr un OBP de .494.

Andy Barkett, AC, .494 en 2000-01

Los números demuestran que Barkett tuvo la mejor combinación de poder y paciencia que hemos visto en una temporada en Lidom. Eso queda demostrado con su OPS (On base plus Slugging) de 1.229, que es número uno de todos los tiempos, al combinar 11 cuadrangulares en apenas 121 turnos con 33 transferencias. Su OBP de .494 se logró gracias a esa cantidad de boletos y a un promedio de bateo de .339.

Sam Esposito, L, .493 en 1956-57

Esposito fue un infielder y bateador de contacto que recibió 56 bases por bolas para los Tigres, estableciendo una marca en ese departamento que se mantuvo vigente por cerca de 15 años. El hecho de recibir esa cantidad de boletos sin ser un bateador que reuniera características para que los lanzadores contrarios le lanzaran con cautela es una demostración de la vista que poseía. En una actuación de 46 partidos, agregó un promedio de bateo de .307 y su OBP de .493, que se mantuvo como standard de la liga hasta 1970-71.

Charlie Sands, AC, .491 en 1971-72

Sands tuvo una de las mejores temporadas ofensivas de un receptor importado en la historia de la pelota nuestra. Igual que Barkett, combinó poder de cuadrangular con excelente control de la zona de strike, pegando 10 jonrones y recibiendo 57 boletos para arrebatarle el récord en ese último departamento a Esposito. El fornido receptor que bateaba a la zurda bateó .307 en 163 turnos oficiales para compilar un OBP de .491. Formó un recordado dueto de artilleros importados con Adrian Garrett.

Dion James, EO, .490 en 1986-87

En la primera de tres temporadas con las Estrellas, James se convirtió en un icono en San Pedro de Macorís, contribuyendo a llevar al equipo verde a la Serie Final. Su principal característica fue estar en circulación constantemente, convirtiéndose en el out más difícil de la liga. James negoció 44 transferencias (con apenas 14 ponches) y sumó 54 hits, logrando promedio de .353 y OBP de .490, octavo mejor en la historia.

Por Kevin Cabral / Listin Diario