Últimas Noticias

Opinión: ¿Quién será el próximo as del pitcheo en MLB?

Hasta el 31 de julio, Chris Sale tuvo un dominio contundente en la carrera por el Cy Young de la Liga Americana sobre Corey Kluber:

Sale: 13-4, 2.37 PCL, 148 1/3 IP, 103 H, 27 BB, 211 SO
Kluber: 8.3, 2.90 PCL, 114 2/3 IP, 87 H, 27 BB, 161 SO

Con buena salud, Sale estuvo en excelente posición a fin de ganar su primer premio Cy Young. Por su parte, Kluber tuvo una de las carreras al premio más impresionantes en la memoria reciente, que recuerdan a la de Jake Arrieta en 2015. Durante los dos meses finales de la temporada regular, Kluber tuvo marca de 10-1 con 1.42 de efectividad, abanicando a 104 en 89 innings con apenas nueve boletos y permitiendo más de dos carreras en una salida en solamente una apertura. Sale, por su lado, se agotó, con marca 4-4 con efectividad de 4.09 durante los dos meses finales de la campaña y permitió siete anotaciones en un partido en par de oportunidades, en ambas ocasiones ante los Cleveland Indians de Kluber. En la última salida de la campaña regular para Kluber, toleró cuatro cuadrangulares en una derrota ante los Azulejos.

Sale se convirtió en el primer pitcher en la Liga Americana desde 1999 en ponchar a 300 bateadores. Al final, Kluber cerró la brecha en innings y ponches siendo cómodo líder en efectividad (2.25 contra 2.90) y esto redundará en su segundo Cy Young.

Para Sale, será su sexta campaña al hilo recibiendo premios para el Cy Young (habiendo terminado, respectivamente, de sexto, quinto, tercero, cuarto, quinto y segundo), convirtiéndolo en uno de los pitchers de élite que nunca se ha llevado el mayor honor.

Estos son los lanzadores con los mayores shares en el premio Cy Young (puntos obtenidos por el jugador divididos por el máximo número de puntos obtenibles en la votación por el premio) sin ganar:

Adam Wainwright: 1.97
Curt Schilling: 1.85
Dan Quisenberry: 1.49
Nolan Ryan: 1.48
Jimmy Key: 1.25
Dave Stewart: 1.22
Kevin Brown: 1.20
Trevor Hoffman: 1.07
Mariano Rivera: 1.04
Chris Sale: 1.00

Sale ascendió en esa lista tras la votación de este año.

No obstante, los anuncios de los Cy Young me tienen pensando en lo siguiente: ¿Quién será el próximo súper as de las Mayores?

Es una lista muy corta. Creo que actualmente hay cinco lanzadores en esta categoría: Kluber, Sale, Clayton Kershaw, Max Scherzer y Justin Verlander (quien ha regresado en las dos últimas temporadas tras par de años en declive). Stephen Strasburg, finalista en la Liga Nacional esta zafra, se encuentra en consideración para pertenecer a este grupo, y quizás también este allí Zack Greinke, aunque tuvo un 2016 mediocre en medio de dos temporadas de alto nivel.

Lo interesante es que todos ellos ya tienen cierto tiempo en su carrera en las Mayores. Kluber fue el que salió al estrellato más tarde, teniendo su temporada en la cual asumió protagonismo a los 28 años en 2014. Sale es el más joven del grupo con 28 años, sin embargo, se incorporó a la rotación de los Medias Blancas en 2012.

La próxima generación de súper ases de la loma no se desarrolló por completo, por varios motivos. José Fernández falleció trágicamente. Gerrit Cole se ha estancado como un abridor lo suficientemente bueno, más no dominante. La carrera de Julio Urías se encuentra en peligro tras haberse sometido a una cirugía en su hombro. Dylan Bundy batalló por años contra las lesiones y finalmente consiguió una temporada completa dentro de la rotación en 2017. Matt Moore se sometió a la cirugía Tommy John y ha tenido problemas de inconsistencia. Tyler Glasnow podría terminar en el relevo. Archie Bradley está en el bullpen de Arizona. Todos ellos en algún momento cercano a 2012 estuvieron entre los 10 mejores prospectos de la pelota.

Entonces, ¿quién puede ser el próximo Kluber o Sale? Les presentamos 10 nombres que considerar:

Luis Severino, Yankees de Nueva York: Esta es la opción obvia dado que terminará en el tercer lugar en la votación por el Cy Young esta temporada. La insurgencia de Severino fue tan importante para la carrera de los Yankees por los playoffs como lo fue la temporada de novato de Aaron Judge, y fue igual de sorprendente, debido a las dificultades de Severino en 2016. Lanza rectas con velocidad superior a 95 millas (siendo el abridor que pitcheó más fuerte en 2017 en las Grandes Ligas). No obstante, la mejoría en su cambio de velocidad ayudó sustancialmente su actuación, dándole una tercera arma contra los zurdos (los contrarios apenas batearon para .158 contra su cambio) al lado de su recta y slider.

Más impresionante aún es que Severino lanzó 193 entradas en su primera campaña completa como miembro de la rotación y no mostró signos de fatiga con efectividad de 1.99 en sus ocho salidas finales. Tiene el físico que le permite esa longevidad. Pueden ver su amplia espalda, similar a la de Roger Clemens o Schilling. Es un chico fuerte. Existen ciertas preocupaciones con respecto a si su envío no perjudica su salud a largo plazo (lanza con una pierna casi tiesa, soltando su brazo con fuerza), pero de mantenerse bien, tiene un premio Cy Young en el futuro.

Noah Syndergaard, Mets de Nueva York: Fue una campaña perdida para Syndergaard, quien hizo cinco aperturas antes de desgarrarse un lateral. (Pudo regresar para hacer dos breves apariciones a finales de temporada). Afirmó que aprendió una lección tras haber desarrollado un exceso de masa muscular durante la temporada baja antes de 2017 y reducirá eso durante el invierno. Sabemos lo positivo: efectividad de 2.60 en 183 innings en 2016 con un FIP de 2.29, líder en la Liga. En los 30 innings que lanzó este año, abanicó a 34 y no permitió un cuadrangular. Más allá de los temas a mejorar, su capacidad de limitar los cuadrangulares de sus contrarios es un plus importante en esta nueva era del jonrón.

Alex Reyes, Cardenales de San Luis: Reyes pudo haber sido el primero de esta lista el año pasado, cuando era el prospecto No. 10 de Keith Law (No. 2 entre pitchers) antes de los entrenamientos primaverales. Reyes dominó cuando fue llamado a finales de la temporada 2016 y estaba listo para ser miembro de la rotación. Sin embargo, su actuación debio ser aplazada tras haberse sometido a la cirugía Tommy John en febrero. Veremos si aún tiene esa recta poderosa entre 94-98 millas cuando vuelva, la cual suele combinar con un buen cambio de velocidad y una fuerte curva.

Robbie Ray, Diamondbacks de Arizona: ¿Ray se destacó a plenitud? Su efectividad mejoró de 4.80 a 2.89, siendo líder en la Liga Nacional en ponches por cada nueve innings (12.11). Sus números en ponches, boletos y jonrones, sin embargo, fueron idénticos a los de 2016 (un cuadrangular menos en 12 entradas menos), por lo cual su FIP permaneció igual, con 3.76, comparado a 3.72. La diferencia radicó en su promedio de bateo de bolas en juego (BABIP): .355 en 2016, .270 en 2017. Ahora, no fue el mismo lanzador de 2016: Pitcheó menos rectas y mayor cantidad de curvas, manteniendo su promedio de sliders en 18 por ciento. Sus velocidades fueron básicamente las mismas. Entonces, ¿fue más inteligente y maduro en 2017, o simplemente contó con mejor suerte? Quizás fue una combinación de ambos factores, sin embargo, hay motivos para creer que aún no ha llegado a su tope. Es uno de los abridores zurdos que lanzan más fuerte en el béisbol, y si puede disminuir sus bases por bolas permitidas (71 en 162 innings) podría tener efectividades menores a 3.00 de forma constante.

Luis Castillo, Rojos de Cincinnati: Los Rojos no son precisamente conocidos por desarrollar lanzadores en años recientes, siendo además el equipo con mayor cantidad de carreras permitidas en la Liga Nacional en 2017. Castillo podría romper con esa tendencia, mostrando efectividad de 3.12 en 15 aperturas como novato con 98 abanicados en 89 1/3 innings. Es un poco mayor para empezar como abridor (cumplirá 25 años en diciembre) y ha sido cambiado en cuatro ocasiones en su carrera: de los Gigantes a los Marlins, de ahí a los Padres, para luego regresar a los Marlins (cuando Colin Rea se lesionó en Miami y Castillo fue despachado de vuelta a Florida), y luego de los Marlins a los Rojos a cambio de Dan Straily. Es una extraña lista de transacciones para un hombre que muestra una recta promedio de 97.7. Mejoró su cambio de velocidad en 2017, y puede darse el lujo de subir un poco de peso mientras madura. Su envío no es perfecto, viendo la forma en la cual su brazo se catapulta, por lo cual la preocupación de una mayor posibilidad de lesiones, producto de combinar su velocidad y envío, es mayor que con el resto, como ocurre con Severino.

Michael Kopech, Medias Blancas de Chicago: Si hay un jugador en ligas menores por el cual apostaría, es precisamente él. Los Medias Rojas lo tomaron en el puesto 33 del draft 2014, y ganó notoriedad por haber llegado a una velocidad de 105 millas por hora en Ligas Menores en 2016 (al igual que una suspensión por uso de sustancias prohibidas en 2015 y haberse fracturado la mano en 2016 tras un altercado con un compañero). Formó parte de la operación por Sale, y cuenta con todo lo que a uno le gusta ver en un prospecto del pitcheo: fuerte velocidad, buena estatura y excelentes números (172 ponches en 134 innings entre Doble-A y Triple-A, maniatando a sus contrarios para un promedio de .193). Necesita mejorar su dominio, pero debería llegar a las Mayores en algún punto de 2018.

A.J. Puk, Atléticos de Oakland : Nótese que de los siete súper ases o casi súper ases que mencionamos (Kluber, Sale, Scherzer, Verlander, Strasburg y Greinke), seis fueron seleccionados en la primera ronda del draft. Kluber fue el tardío del grupo. Puk tiene credenciales de haber sido escogido en la primera ronda del draft en 2016, en el sexto puesto en general. Durante su primera campaña completa en las menores, llegó a Doble-A, ponchando a 184 en 125 entradas.

José Berríos, Mellizos de Minnesota: Luego que Berrios fuera apaleado con una efectividad infumable de 8.02 en 14 aperturas como novato en 2016, los Twins fueron cuidadosos con él en 2017 y lo pusieron a comenzar la temporada en menores. Tras su regreso, lanzó como un prospecto de élite que hacía su camino en el sistema y tuvo registro de 14-8 con efectividad de 3.89. Su repertorio es eléctrico en ocasiones, especialmente esa curva engañosa contra la cual sus contrarios han bateado para .220/.254/.306. Me gusta su voluntad de llegar a 96 millas de velocidad en pitcheos altos en la zona para así cambiar el nivel ocular de los bateadores. Necesita trabajar en su cambio: los zurdos batearon para .260/.357/.427 contra él.

Lance McCullers Jr, Astros de Houston: Quizás es un poco generoso para con él tenerlo en esta lista dado sus lesiones y su dependencia en un solo pitcheo. Sí, esa curva es extraterrestre, pero necesita desarrollar un tercer pitcheo en su repertorio y mejorar el comando de su recta. Aun así, me gustan su brazo y su desparpajo.

James Paxton, Marineros de Seattle: Paxton ha pasado parte de cinco temporadas en las Mayores, pero sus 136 innings en 2017 se convirtieron en topes personales. Ha tenido lesiones menores durante su carrera; en 2017, lidió con un esguince de su antebrazo en mayo y una lesión en un pectoral en agosto. Tiene 29 años, pero ya ha demostrado que puede lanzar en niveles altos: Durante sus últimas 35 aperturas, tiene récord de 16-8 con efectividad de 3.05 y 227 ponches en 203 2/3 innings, con 14 jonrones permitidos. Ahora, necesita hacer algo similar en 30 aperturas en un año calendario. Quizás, como fue el caso de otro zurdo ex de los Marineros, será un lanzador que llegue a la cúspide en su tercera década de vida.

Por David Schoenfield / ESPN Deportes