Últimas Noticias

MLB: Un vistazo a los posibles destinos de los mejores lanzadores en el mercado

Aunque el grupo de agentes libres de esta temporada muerta no es tan completo como se supone será el año entrante, hay suficientes nombres talentosos.

Sin embargo, los equipos tendrán que proceder con cautela y asegurarse de que su dinero termine en el lugar indicado, en especial cuando se trate de los lanzadores.

Con eso en mente, aquí les damos algunos datos sobre los mejores pitchers agentes libres que podrían convencer a un equipo a firmarlos, o terminar de ahuyentarlos. La edad que se coloca es la que tendrán para el Día Inaugural del 2018.

ABRIDORES

Jake Arrieta, LD, 32

Razones para firmarlo: Entre los abridores, sólo el as de los Dodgers, Clayton Kershaw (2.07), tiene una efectividad mejor que la de Arrieta (2.71) en las últimas tres temporadas (mínimo de 400 innings). Arrieta, quien tiene fama de ser un gran trabajador, también acumula la octava mayor cantidad de innings (594.2) en ese trecho.

Razones para no hacerlo: Aunque sigue siendo un buen abridor, no se puede negar que Arrieta ha bajado de nivel desde su histórica segunda mitad del 2015. Su proporción de rodados y de ponches ha desmejorado notablemente en las últimas tres temporadas, mientras que su promedio de carreras limpias ha empeorado.

Alex Cobb, LD, 30

Razones para firmarlo: Cobb respondió bien después de perderse casi dos temporadas completas a causa de una operación Tommy John. El derecho puso topes personales con 29 aperturas y 179.1 innings, mientras dejaba una efectividad (3.66) que fue 14% mejor que el promedio de las Grandes Ligas.

Razones para no hacerlo: El cambio de velocidad de Cobb, conocido como "La Cosa", era uno de los mejores lanzamientos de Grandes Ligas hace algunos años, pero datos de Statcast™ demuestran que Cobb está consiguiendo menos swings en blanco (22.6%) que antes de la operación en el 2014 (33.2%).

Yu Darvish, LD, 31

Razones para firmarlo: ¿Les gustan los ponches? La tasa de guillotinados de Darvish en su carrera, 29.7%, es la más alta para cualquier abridor con al menos 750 innings. Darvish tampoco ha dejado una efectividad que no haya sido al menos 12% mejor que el promedio de la liga en sus primeras cinco temporadas en las Grandes Ligas.

Razones para no hacerlo: El arsenal de Darvish no engañó tanto en el 2017. El derecho tuvo su peor tasa de ponches (27.3%) desde que debutó en el 2012, y los 1.3 jonrones permitidos por cada nueve innings fueron un tope personal.

Lance Lynn, LD, 30

Razones para firmarlo: Lynn mantuvo su condición de caballo a pesar de haber perdido todo el 2016 tras una operación Tommy John. Con 33 aperturas, terminó empatado por el liderato de la Liga Nacional, y el derecho es uno de sólo cinco pitchers con al menos cinco temporadas con efectividad mejor que 4.00 en 29 o más aperturas desde el 2012.

Razones para no hacerlo: Aunque la efectividad de 3.43 que dejó Lynn en el 2017 es atractiva, otros números sugieren que le batearon con fuerza. El FIP de 4.82 de Lynn fue el más alto de su carrera, y su tasa de 19.7% de ponches fue la peor desde que llegó a las Mayores.

CC Sabathia, LZ, 37

Razones para firmarlo: Hay que darle crédito a Sabathia por haber pasado de ser un lanzador de velocidad y ponchador a uno que utilizó la localización de sus pitcheos y una fantástica mezcla de rectas cortadas y sliders para tener un tremendo 2017. El promedio de la velocidad de los batazos que le dieron a Sabathia (83.9 mph) fue el segundo menor entre los 139 pitchers a los que les conectaron al menos 300 batazos.

Razones para no hacerlo: La edad preocupa, pues Sabatia cumplirá 37 años durante el 2018 y ha lanzado 3,317 innings de por vida. Una lesión en una rodilla en agosto por poco le pone fin a su temporada y los equipos podrían tenerle miedo a ese tipo de situaciones.

RELEVISTAS

Wade Davis, LD, 32

Razones para firmarlo: Davis fue tan dominante como siempre en el 2017, después de perder parte del 2016 con problemas en el brazo. El derecho convirtió 32 de 33 oportunidades de salvar y dejó 2.30 de efectividad en su primera temporada como cerrador de los Cachorros.

Razones para no hacerlo: Los seis jonrones que permitió Davis en el 2017 fueron tres más de los que cedió entre el 2014 y el 2016. Davis ya no es el mismo pitcher que dominaba a los rivales con su bola rápida hace dos años, pues la velocidad promedio de sus rectas bajó de 95.4 millas por hora en el 2015 a 92.8 mph en el 2017.

Greg Holland, LD, 31 

Razones para firmarlo: Salvó 41 juegos con los Rockies después de perder todo el 2016 recuperándose de una cirugía Tommy John. Eso le permitió declinar su opción por US$15 millones para el 2018, después de haber firmado por sólo US$6 millones la pasada temporada muerta. Se espera que el diestro rechace la oferta calificada de US$17.4 millones que le hizo Colorado.

Razones para no hacerlo: El slider de Holland le ayudó a esconder la baja de velocidad de su recta, pero le falló durante un duro mes de agosto en el que tuvo 13.50 de efectividad y los rivales le batearon para .330. Holland corrigió el problema en septiembre, pero no es descabellado preguntarse si los problemas de agosto se debieron a fatiga. 

Brandon Morrow, LD, 33

Razones para firmarlo: Morrow estuvo casi intocable durante la temporada regular, lanzando 43.2 innings sin permitir cuadrangulares. La velocidad de su recta promedió 97.9 millas por hora, de acuerdo con Statcast™.

Razones para no hacerlo: Uno debe preguntarse si la carga de trabajo a la que sometieron en octubre a Morrow, un lanzador con una carrera plagada de lesiones, terminará pasándole factura. El derecho se convirtió en apenas el segundo lanzador en trabajar en cada uno de los siete juegos de la Serie Mundial, y la fatiga fue evidente en los Juegos 2 y 5. Quien lo firme deberá monitorear muy bien su cantidad de episodios.

Por Matt Kelly / MLB.com