Últimas Noticias

LIDOM: Batear exclusivamente a la zurda le cambió perspectivas a Franchy Cordero

SANTO DOMINGO. Cuando Martín José, escucha de los Padres en la región sur, descubrió a Franchy Vargas Cordero con 17 años en 2011 en Pueblo Viejo, Azua, llamó apresurado a su jefe en Santo Domingo, Félix Féliz, para que fuera a ver el diamante lo antes posible.

Era un jueves en la noche, Féliz venía de una semana agotadora y partiría el viernes a descansar a Punta Cana con su familia. Pero José se apareció en el hogar de Féliz a las 5:00 AM para convencerlo de cambiar de planes e ir a ver al prospecto y el lunes de la semana siguiente el jugador estaba firmado.

Seis años más tarde (2017), Cordero debutó con San Diego en las Grandes Ligas, peleará en marzo una plaza en los jardines del equipo y es el mejor bateador del Escogido esta campaña una línea de .298/.373/.423 en promedio de bateo, embasarse y slugging, además de cuatro dobles, tres triples, un jonrón, nueve carreras remolcadas y cuatro robos. Pero si hay un movimiento que Cordero, un derecho, entiende cambió sus perspectivas fue convertirse en un bateador exclusivo zurdo, tomada cuando tenía 15 años.

“Veía más pitcher derechos, ya tenía muchos problemas para batear a la derecha. Relajando con los muchachos me embullé y aprendí”, dijo Cordero. “No fue algo tan difícil. Me he beneficiado como jugador, en el béisbol lo que más hay es pitcher derecho”.

Robinson Canó es el dominicano con más éxitos en esa transición, una que comenzó a los seis años, y Rafael Devers es el más reciente. Inmortales como Rickey Henderson, Joe Morgan, George Brett y Carl Yastrzemski también lo hicieron.

“Me impresionó el swing a la zurda que tenía y es un jugador que si miras sus números reúne las cinco herramientas. Tiene una educación fuera de lo normal, fue estudiante meritorio cuando se graduó de bachiller”, dijo Féliz.

Fangraphs da cuenta de que los bateadores zurdos han tenido un porcentaje de bateo entre 10 y 20 puntos por encima de los derechos. 

Por Nathanael Pérez Neró / Diario Libre 
NPerez@diariolibre.com