Últimas Noticias

Adrián Beltré: "Obediencia es clave para llegar al estrellato en las Grandes Ligas"

Santo Domingo.-El tercera base de los Vigilantes de Texas, el dominicano Adrián Beltré, afirmó que la obediencia es un punto clave para llegar al estrellato en las grandes ligas.

Asimismo, Beltré, quien hizo historia al arribar a los 3,000 hits este año, sostuvo que desde muy pequeño siempre se llevó de sus monitores, lo que al paso del tiempo lo ha llevado a la fama en las Grandes Ligas.

“Fui instruido en la liga Valdez Pérez, en el 12 de Haina, en donde su presidente, Juan Valdez Mena, tuvo mucho que ver con mi avance y progreso en el béisbol”, dijo el estelar jugador quisqueyano.

Afirmó que siempre ha tenido un buen comportamiento, tanto fuera dentro como fuera del terreno de juego, como le enseñaron sus entrenadores.

Fama y dinero

Beltré precisó que la fama y el dinero no lo hacen cambiar su forma humilde ante los demás.

Recordó que pasó de todo para llegar a lo que hoy es, lo que nunca olvida, por lo que no cambiará su forma de ser. “Desde mi tiempo de prospecto fui un jugador dedicado y decidido, lo que me ha valido mucho en la vida”, dijo.

Adrián Beltré habló en esos términos al visitar las redacciones de los periódicos EL DÍA, Hoy y El Nacional, donde compartió con periodistas y directivos de esos medios.

Le queda mucho

El estelar tercera base manifestó que aún le queda mucho por recorrer y que seguirá aportando lo mejor de sí para poner el nombre del país en alto.

Ratificó que no juega en la pelota invernal porque tiene muy poco tiempo para su familia y aprovecha esta ocasión para estar con sus hijos.

“Exhorto a los prospectos que hoy vienen subiendo que dediquen su tiempo, además del béisbol, a cosas positivas, a honrar a sus padres y respetar a los mayores y a sus compañeros”, proclamó Beltré.

Pide a los padres

El jugador Adrián Beltré pidió a los padres educar al máximo a sus hijos, que es la base principal para que en el futuro sean hombres de bien y lleguen a la fama.

Por Alipio Mota Nina / El Día