Últimas Noticias

Ramón Torres: “Vine a terminar lo que empecé con los Gigantes”

Después de cumplir su sueño de llegar a las Grandes Ligas, Ramón Alexander Torres arriba al béisbol invernal dominicano con la encomienda de continuar la buena campaña que desarrolló el torneo pasado.

“Este año vine a seguir dando lo mejor de mí. Y a terminar lo que empecé con los Gigantes. Lamentablemente, la temporada pasada me vi afectado por una lesión, pero estoy sano y sin límites de juego. Así que vamos por la segunda corona de los Gigantes del Cibao”, enfatizó Torres a elCaribe, que finalizó la pasada estación con el equipo francomacorisano con promedio de .306, disparó cuatro jonrones e impulsó 16.

Precisamente, tras lograr una gran temporada en el torneo invernal pasado, más un envidiable comienzo con la filial de los Reales de Kansas City (Triple A) este año, le valió a Torres su boleto para debutar en Grandes Ligas, el siete de junio. “Fue un día inolvidable, yo no lo creía. Y solo, en ese momento, sentado en mi casillero, pensé que todo el sacrificio había valido la pena, todos los esfuerzos de mi madre (Altagracia) y días duros de trabajo tenían su recompensa”, manifestó Ramón, quien dejó escapar algunas lágrimas.

Y ese día, que empezó como uno normal en el caluroso estadio Omaha Storm (Nebraska), un partido por la mañana, el campo corto recibió una alerta de uno de los jefes de los Reales. “Ese día, uno de los jefes me dijo “estás como cansado”, y yo le respondí, no. Me pidió que le diera dos imparables en el juego, y se los di, pero después del encuentro no sucedió nada. Los muchachos se fueron a una tienda y yo me fui solo a otro, y cuando recibí la llamada que me subieron, justo cuando iba a pagar, solté la camisa, y salí corriendo”, sostuvo Ramón, quien, en 33 partidos con los Reales, bateó .243, conectó 18 indiscutibles e impulsó cuatro.

El Novato del Año del pasado torneo invernal dominicano sabe que apenas este es el comienzo de lo que le depara su futuro como pelotero profesional. “No es fácil llegar a Grandes Ligas. Cuando uno llega ahí, te dices a ti mismo que valió el sacrificio. Es por eso que en estos momentos tengo que sacrificarme el doble. No solo es subir, ahora lo que me espera es trabajar más fuerte, mantenerme y lograr una posición que sea estable para mí”, indicó Torres, quien tiene indicaciones del equipo de Kansas de trabajar en el campocorto en esta justa invernal.

Aquel jovencito del barrio Ramoncito de Monción, Santiago, que tomó por primera vez el bate a los seis años, hoy toca el mayor agradecimiento de una madre, que se esforzó por él y pasó muchas adversidades para que llegará hasta donde está en este instante. “Me sentí muy feliz, no creo que hay palabras para describir eso. Lloré de la alegría, agradecí tanto a Dios porque mi hijo cumpliera ese reto tan difícil, que es para muchos dominicanos”,”, dijo Doña Altagracia Torres.

Cumplió su deseo de poder conocer a Canó

Mientras Ramón recorría Ligas Menores de Kansas, creció admirando a Robinson Canó. Sus jugadas, y su ejemplo fuera del terreno, fueron su baluarte a seguir. El pasado tres de julio, en Seattle, Torres cumplió otro de sus sueños. “Ese día no lo voy a olvidar, estaba sentado en mi locker, y alguien me dijo “Canó está esperando afuera”. Lo saludé y le dije que era mi jugador favorito, y me dijo “te enviaré un guante y un bate de recuerdo”, dijo Torres.

Por Cynthia Morillo / El Caribe