Últimas Noticias

Puerto Plata y su sueño de Pelota Invernal (2 de 2)

Puerto Plata. A pesar de haber recibido 21 votos a favor luego de analizar el informe de la liga por parte de la Comisión de Deportes del Senado Dominicano (13 de mayo del 1997) para la inclusión de los puertoplateños en la liga invernal, lo cual resulto en un hecho sin precedentes para la Provincia de Puerto Plata; la realidad, es que el sueño de los Delfines se fue desvaneciendo con el tiempo.

Aunque la modificación de la Ley 447 del 7 de abril del 1982 en el 1997, con la redacción de la Ley No. 98-97 la cual modificaba los artículos del 1 al 8 de la ley 447 ya antes mencionada; permitía que los puertoplateños ingresaran a la pelota invernal, fue muy poco lo que los directivos hicieron para introducir el conjunto a pesar de las marchas y declaraciones de apoyo a favor de los Delfines en el municipio cabecera de San Felipe de Puerto Plata.

Preguntas sin respuestas se hicieron eco dentro de los puertoplateños al no ver accionar a los Delfines en la temporada 1997-98, como lo habían aprobado los Senadores. Entre muchas preguntas estaban: Si la directiva había aprobado los requisitos para formar parte de la liga. Otra mencionaba si dentro de la directiva había una división. Que los directivos no poseían el dinero para mantener la franquicia operativamente. Que en la ciudad no habían una cierta cantidad de empresas que sirvieran de soporte publicitario para el conjunto; que el estadio José Briceño no tenía las actualizaciones de lugar. Además, por qué no aceptaron la propuesta de esperar de los 5 años para ingresar. Esas respuestas y muchas más aún quedan por ser respondidas y el silencio por parte de los actores de la franquicia, se ha hecho eterno.

Realidad Actual.

A 20 años después, nos encontramos en el mismo proceso de mostrar que poseemos la capacidad para asistir al Estadio José Briceño. Pero la tendremos para operar una franquicia?

Como los años van cambiando y con ellos, nuestra capacidad de generar ingresos e invertirlos ha crecido significativamente en términos generales, esto trae como consecuencia, más personas con poder económico para embarcarse en un proyecto de esta magnitud; pero sin embargo en estos 20 años, ningún inversionista ha tenido la voluntad e intención económica de realmente presentar un proyecto con todas las de la ley, donde Puerto Plata participe como franquicia en la pelota invernal.

Tomemos en cuenta algunos detalles para iniciar un proyecto como este en nuestra Novia del Atlántico:

·         Remodelación del José Briceño. Dicha remodelación debe incluir el sistema de drenaje, lo que significaría el removimiento del terreno completo y su plata física.

·         Alumbrado. Las luces siempre han sido un problema y luego del colapso de tres torres producto del Huracán Irma y una anterior por los estragos de las lluvias en Noviembre del 2016, nos encontramos con la necesidad de cambiar las 4 torres restantes, además de agregar el cableado completo desde ellas mismas hacia el transformador que también necesita una revisión general o un posible cambio.

·         Fanaticada. A pesar del gran apoyo, recordemos que las entradas fueron menor a $500.00 pesos por persona y solo fue 1 día de 7 que posee la semana. Teniendo un estimado de 3 partidos semanales, esto serian $1,500.00 por personas sin consumir dentro del parque y sin acompañantes, lo cual elevaría el costo para los fanáticos.

·         Nómina. Un tema importantísimo es la nómina a pagar. Ya que los tiempos cambian y se han elevado los contratos de peloteros de bajo y alto nivel, donde mensualmente hemos visto que se le paga más de un cuarto de millón de pesos a un solo jugador y viendo como los equipos están conformados y como es el sistema del sube y baja de los mismos, una nómina general sobrepasa los 30MM de pesos minino, por una temporada.

·         Publicidad. Parte del sustento de los pagos de nómina llegan por el aspecto publicitario. Teniendo en cuenta nuestro mercado local, no hay empresas netamente puertoplateñas que por una temporada inviertan en publicidad más de cinco millones de pesos; esto deja toda la inversión a empresas multinacionales o extranjeras que deseen invertir.

·         Estructura. La conformación de dicha directiva y sistema de operaciones no es fácil en estos tiempos, todo tiene que encajar simultáneamente para que sea un éxito y los empresarios y miembros de dicha futura directiva, tienen que entender que no debe habar protagonismo alguno para que la estructura de la franquicia pueda iniciar sin divisiones.

·         Ejemplo Actual. Actualmente nuestra provincia posee un equipo profesional de béisbol en los Tiburones del Norte, equipo que fue Campeón del 2015 en su 2do año en la Liga de Verano y a pesar de adquirir dicho campeonato en tan poco tiempo la publicidad ha sido escasa, como lo ha sido también la fanaticada. ¡Claro!, no es el Nivel de la Invernal, pero muchos de sus jugadores pertenecen o han pertenecido al igual que otros conjuntos de esta Liga de Verano a los equipos de este béisbol; lo cual en su defecto, trae calidad de jugadores a un bajo costo para los fanáticos y equipos.

No cabe dudas del poder atractivo que es la pelota invernal, pero llevar a la realidad un sueño como este, lleva tiempo, dinero y entrega más la actitud de saber que habrán tiempos difíciles donde la franquicia estaría compartiendo el sótano del standing o simplemente estarían solos en el frío sótano del torneo, teniendo en cuenta lo exigente que somos los puertoplateños con los equipos.

Con esto no queremos decir que no se pueda tener una franquicia invernal, solo que para ello; la unidad social, deportiva, empresarial estructural, debe ser una roca firme y blindada para que caminemos para que de una vez y por todas, este sueño se materialice o seguiremos caminando en arenas movedizas sin unidad, sin criterio y sin visión.

Foto gracias al Periódico Hoy (Deportes) del 14 de Mayo del 1997 y gracias al historiador Félix García Estrella, por sus aportes a la historia del béisbol dominicano en su Enciclopedia Total del Béisbol Invernal Dominicano.

Por: Manuel Frías