Últimas Noticias

NBA: El peor arranque de LeBron desde su año de novato

Desde el 2-5 con el que empezaron los Cavaliers el otoño de 2003, LeBron James no había vivido un inicio tan malo como el que experimenta ahora, 14 años después de su debut como profesional. Ese récord de la 2003-04 se equipara ahora al 3-4 de Cleveland, la peor marca de James en la NBA desde que saltara a la pista por primera vez.

Estamos acabando octubre y los motivos para la alarma deben ser los justos, quizá. Es cierto que Cleveland no tuvo por algunos partidos a uno de sus hombres importantes, como es Derrick Rose, que espera a Isaiah Thomas en enero y que tiene que adaptar al juego a Dwyane Wade. Pero también lo es que la defensa de los hombres de Tyronn Lue se ha convertido en un coladero, en una fiesta para los rivales. Ayer, ante los Knicks, Tim Hardaway Jr. y Kristaps Porzingis camparon a sus anchas.

Derrotas ante rivales ‘cómodos’

Los triunfos iniciales ante los Celtics y los Bucks, precisamente con su base titular Derrick Rose en pista antes de caer lesionado por un esguince de tobillo, parecían señalar el camino. Victorias con rivales de entidad delante, duelos en el Este contra equipos punteros bien solventados. Hasta que llegó la derrota ante Orlando y todo empezó a ir cuesta abajo. Desde ese día, 21 de octubre, sólo una victoria, ante los débiles Bulls. LeBron en el puesto de base fue la solución de emergencia ante Chicago. Una apuesta que sirvió, en una velada donde la defensa de los de Ohio se vio lo que era: 112 puntos concedidos a una de las peores armadas ofensivas de la NBA.

El triunfo ante los Bulls fue el único que los Cavaliers cosecharon desde ese 21 de octubre. Tras ello, derrotas contra Nets, Pelicans y la reciente de los Knicks. Balance de 1/4 en los últimos cinco partidos, dentro de un periodo de seis encuentros que es el segundo más sencillo para cualquier equipo en toda la 2017-18, según BPI. Ese periodo va desde el citado 21 de octubre al 1 de noviembre. Seis duelos que se abrieron con la derrota ante los Magic y que se cierran este miércoles con los Pacers.

Y es que al hecho de una mala racha así se le une la realidad de que ha sido cosechada ante franquicias muy inferiores a los Cavaliers, por mucho que Orlando o Brooklyn estén siendo unas agradables sorpresa en este primer tramo de la 2017-18.

LeBron, tranquilo

Cleveland no estaba en menos de un 50 por ciento de victorias tan tarde en una temporada desde el 19-20 del primer año de vuelta de LeBron a Cleveland. Sin embargo, El Rey, sabio gestor, ha preferido no meter más presión y ha lanzado un mensaje de calma. Todavía es pronto.

“Debemos tener paciencia hasta que estemos todos”, había declarado tras la derrota frente a los Pelicans. Para LeBron, es posible que vengan noches así, pero que es todo parte de un proceso mientras se estructura y se desarrolla la plantilla.

Anoche, tras caer en casa contra los Knicks, misma línea de mensajes. “¿En qué mes estamos de nuevo?”, se preguntaba LeBron, dando a entender que ya había contestado a las preguntas sobre la situación de Cleveland y que nada cambiaba en 24 horas. “En octubre. No me voy a volver loco por esto. He vivido estas situaciones demasiadas veces, queda toda la temporada por delante”. Eso sí, tuvo espacio para criticar la defensa de Cleveland. “Horrible”.

Incluso tuvo tiempo LeBron de volver al pasado y recordar cómo era el James de 2003, justo cuando se cumplía el aniversario de su estreno en la NBA. “Jugué mejor entonces”, apuntó James. Ante Sacramento, aquel 29 de octubre de 2003, firmó 25 puntos, 6 rebotes, 9 asistencias y 4 robos. Anoche, 16 tantos, 10 rebotes, 7 asistencias y 2 robos.

Lue, más duro y mensaje para Rose

El entrenador de los Cavaliers, que insistentemente viene recordando a los suyos que las cosas no están bien y que quiere más de ellos, elevó un poco más el tono de lo dicho por LeBron al calificar la derrota frente a New York como “inaceptable”, dentro de un conjunto de partidos perdidos que no duda en adjetivar de la misma manera. “Cuando pierdes así, de esta forma, es inaceptable”.

“La única forma de salir de esta situación es trabajar, tanto jugadores como entrenadores, y es lo que vamos a hacer. No estoy preocupado, primer partido con Rose de regreso. Está un poco oxidado, necesitamos que sea más agresivo y juegue con ritmo, sin mirar por encima del hombro”.

Fuente: NBAManiacs.com