Últimas Noticias

LIDOM: Los Tatis tejen juntos sus grandes sueños

Desde que abrió sus ojos, el bate y el guante ya lo esperaban. Fernando Tatis III, inició a los dos años de edad el mismo deporte que enamoró a su padre. Hoy, de la mano de su progenitor, recorre el camino hacia las Grandes Ligas.

Nadie sabe quién superará a quien, pero de lo que están conscientes es de seguir aumentando las generaciones amantes del béisbol.

En una familia tradicionalmente beisbolística desde Fernando Tatis primero hasta el tercero, todos han acariciado el sonido del bate y el olor a cal.

“Mi padre jugó este deporte, me lo transmitió a mí, y ahora yo continúo el legado con mis hijos. Todo lo que vemos en él ahora (Fernando III) venimos desde los dos años trabajando especialmente para que esto se logre”, resaltó Fernando Tatis padre, quien es de los coaches de las Estrellas Orientales trabajando con su hijo, anoche a elCaribe.

En 2015, Tatis III vio cristalizado el comienzo de sus sueños con la obtención de un bono al firmar por 825,000 dólares con los Medias Blancas de Chicago. Anoche, jugó su primer partido con las Estrellas como dueños de casa en el torneo invernal.

“Me siento orgulloso de mi trabajo, de lo que he creado hasta ahora. Y estoy muy agradecido de la oportunidad que me han dado las Estrellas y la bendición de representar mi pueblo”, manifestó Tatis III, quien fue seleccionado como primer pick de la primera ronda del sorteo de novatos de este 2017. “Han sido muchos años de trabajo, sacrificios. Estás comenzando a ver el resultado, de todo el fruto del trabajo realizado. Nadie ve la preparación que hay detrás de eso. Es algo que sólo él (hijo), María Ivette de Tatis (madre), su familia y yo sabemos”, expresó Tatis padre, quien jugó con los Vigilantes de Texas, Cardenales de San Luis, Expos de Montreal, Orioles de Baltimore y Mets de Nueva York en una carrera de más de 10 años.

Amor por el juego

Los reportes dicen que Tatis III, un paracorto que batea y tira a la derecha, tiene todo para triunfar en las Mayores. En cambio, las cualidades que más admiran sus padres fuera del terreno son su capacidad de adaptación, humildad, su forma organizada y su entusiasmo por el juego.

“Eso sí, es muy apegado a su madre, todo es su madre, y también no se aprieta, no puedo decir un día en que lo haya visto presionado en el juego”, indicó Tatis padre acerca de su hijo que fue cambiado a San Diego el año pasado. ParaTatis III, el recuerdo que más perdura es aquel juego en el que su padre bateó un jonrón como bateador emergente con bases llenas.

“Nunca olvidaré ese día en el que estaba en el estadio de los Mets. Los Metros estaban perdiendo por dos carreras y mi padre vino como bateador emergente y la sacó con las bases llenas… el estadio se fue abajo”, resaltó Tatis III, quien durante dos campañas en Ligas Menores con Chicago y Padres tiene promedio de .276, 26 cuadrangulares y 100 impulsadas. Ahora, Tatis padre espera que su pequeño, quien lo vio en Grandes Ligas, lo pueda superar un día.

“Me dice que algún día será más grande que yo, y es lo que espero que liga por liga, sus números sean mejores que los míos”, concluyó el orgulloso progenitor.

Por Cynthia Morillo / El Caribe