Últimas Noticias

LIDOM: Cordero y Castro, claves para el Escogido

Ambos prospectos han contribuido al buen arranque de los Leones, que comandan el torneo otoño-invernal
Desde pequeños soñaron con el ruido del público detrás de ellos en el estadio Quiqueya o qué se sentiría conectar un imparable por el prado central frente a sus familias. Hoy, Franchy Cordero y Willi Castro comparten la pasión de jugar juntos en el béisbol invernal dominicano con los Leones del Escogido.

Franchy seleccionado en la tercera ronda del sorteo de novatos por las Águilas en 2015, y posteriormente, cambiado a los Leones, el pasado verano y Castro, elegido en la segunda ronda en 2016, por el equipo rojo, no sólo se estrenaron en esta justa invernal sino que además han enseñado sus dotes en el juego. “Los dos me han sorprendido gratamente”, manifestó el dirigente Luis Rojas a elCaribe. “Cordero es un muchacho que posee todas las herramientas y su bate zurdo da bastante balance en la alineación. En el caso de Castro, tenemos un bateador de ambas manos que ha contribuido al equipo y que nos ha proporcionado estabilidad en el campo corto”.

Cordero, nativo de Pueblo Viejo, Azua, esta temporada ha sido doblemente premiado tras ascender por primera vez a las Grandes Ligas, en mayo con los Padres de San Diego y tener la oportunidad de jugar en su país natal. “Todo ha sido muy emocionante. Nadie me cree que cuando subí a Las Mayores, saludé al dirigente como cinco veces. Fue de locura y luego, tener el chance de jugar aquí (Lidom)”, dijo Franchy, quien en 30 partidos con los Padres, pegó tres jonrones y remolcó nueve.

Franchy, de 23 años, ha demostrado en este torneo invernal sus habilidades defensivas por encima del promedio protegiendo el jardín central y su destreza al momento de batear para poder.
“Quiero seguir mejorando cada día más, contribuir con mi equipo y quién sabe si al final podría llevarme a casa el Novato del Año de Lidom”, expresó Cordero, quien hasta el momento exhibe promedio de .333, con tres impulsadas en nueve partidos con los Leones.

Hijo de un padre electricista automotriz y su madre abogada, Cordero no tuvo la necesidad de trabajar, más bien los estudios compensaron esa parte que sus progenitores entendían era fundamental. “Terminé el bachillerato y también me preocupé mucho por aprender inglés, idioma que ahora manejo con más facilidad”, indicó Cordero, quien fue firmado por 175, 000 dólares en el 2011 por la organización de San Diego.

La lucha de Castro

Por otro lado, Castro, hijo del expelotero profesional Liliano Castro, siempre supo desde pequeño que quería seguir los pasos de su padre. “Siempre asistía desde pequeño con mi padre, quien trabaja en los Mets como coach. Pero no fue hasta los 10 que comencé a jugar béisbol organizado”, destacó Castro, quien ha tenido un buen arranque con la tropa roja al batear por promedio de .448, un cuadrangular, seis remolcadas en 29 turnos al bate.

Prospecto número nueve de la organización de los Indios de Cleveland, conjunto que lo firmó en julio 2 por un contrato de 850,000 en el 2013, ha sido convocado al juego de Estrellas en las dos últimas temporadas en cada una de las ligas en la que ha participado. “Mi padre siempre me decía que era un buen jugador, que siguiera hacia delante. Que siga luchando por el sueño que tanto espero. Y es lo que quiero, nunca bajar la cabeza no importa lo que pase”, sostuvo Castro, quien jugó esta temporada en Clase A Avanzada y finalizó con promedio de .290, 11 jonrones y 58 impulsadas en 123 partidos.

Castro, de 20 años, agradece la oportunidad al Escogido y a su organización de estar viviendo sus sueños de accionar en el béisbol dominicano. “Ha sido muy buena experiencia estar aquí, aprendiendo de esta liga y de los veteranos. Quiero seguir luchando por el sueño que tanto quiero y sacarle provecho a estos juegos para el año que viene tener la oportunidad de ser protegido en el roster de 40 de Cleveland”, agregó Willi, quien fue firmado por Ramón Peña, que también contrató a su padre al profesionalismo.

El dirigente Rojas, quien lo ha seguido desde niño dada la oportunidad de que trabaja con su padre en los circuitos minoritarios de los Mets, admira la manera que ha sobrepasado los prónosticos en la liga. “Ver a Willi en el terreno de juego y ver esa facilidad y cómo puede transferir esas grandes habilidades, me hace sentir muy orgulloso de él”, agregó.

Por Cynthia Morillo / El Caribe