Últimas Noticias

LIDOM: Albert Pujols un Gigante que nunca se ha uniformado

Cuando Albert Pujols hizo tronar su nombre en las mayores en su primer año de novato con los Cardenales de San Luis en 2001 y fue electo por los Gigantes del Cibao en el sorteo de 2002, muchos pensaron que jugaría en el país en la pelota otoño-invernal.

Sin embargo, a medida que fueron pasando los años acumulaba grandes números y se convirtió en el principal cañón ofensivo y el líder de los Cardenales de San Luis, ahí mismo se fueron alejando sus posibilidades de jugar otoño-invierno con los Gigantes.

Su calidad, su progreso, sus números y sus responsabilidades de ser “hombre-franquicia” de los Cardenales, se convirtieron en una “verdadera pared de acero de 50 pies” que no es fácil volarla.

Incluso, el caballeroso jugador, ahora de los Angelinos, cada vez que visitaba el país y conversaba con la prensa deportiva, tocaba el tema y siempre lo dejaba abierto.

En el año 2015, le comentó al periodista Juan Mercado, en una entrevista, que deseaba jugar 15 partidos en la pelota otoño-invernal con los Gigantes del Cibao para que los fanáticos de todos los equipos pudieran verlo jugar aquí.

Era muy diplomático y siempre mostró interés en jugar aunque sus reales condiciones eran otras.

Amarrado con un contrato de 100 millones de dólares por siete años, en 2004, Pujols se concentró en su carrera con los Pájaros Rojos y nunca pudo mirar hacia República Dominicana. Y es más que entendible.

Y en 2011 Pujols le puso la tapa al pomo cuando firmó por más de 230 millones de dólares por 10 años con los Angelinos en la Liga Americana.

Caso parecido: Manny Machado.

Por José Cáceres / Periódico Hoy