Últimas Noticias

Eloy Jménez se ve con un puesto en los jardines de los White Sox en 2018

SANTO DOMINGO. Las últimas dos temporadas de las Grandes Ligas han visto la irrupción de un grupo de dominicanos que resolvió sus problemas económicos 24 meses antes de calificar para cédula electoral y aun así mantuvo el enfoque para cumplir los pronósticos de no fallar. Miguel Sanó, Nomar Mazara, Gary Sánchez, Manuel Margot y Rafael Devers integran el núcleo.

Eloy Jiménez pide que se apunte el nombre suyo para agrandar la lista tan pronto como 2018, y eso que el jardinero oriundo de Villa Francisca prefiere que sean sus batazos los prolongados, no sus oraciones cuando habla frente a las cámaras.

“Es algo muy especial que mi amigo Devers esté ahí arriba y yo le dije que nos juntamos el año que viene, Dios mediante”, dijo Jiménez a DL. “Claro, claro, Dios mediante sí (estará en Grandes Ligas el año que viene)”, dijo el jugador de 20 años.

En la primera de las pocas semanas que proyecta jugar en la Liga Dominicana, Jiménez dio una muestra de la velocidad y poder de su madero, el principal activo que lo tiene como principal prospecto de los Medias Blancas de Chicago. El jardinero registró una línea ofensiva de .433 de promedio de bateo, .438 de OBP y slugging de .800. Disparó 13 hits en 80 turnos, incluidos tres dobles, dos jonrones y un triple, remolcó 8 carreras, anotó siete y se robó una base.

El que fuera la primera selección del sorteo de novatos en 2016 para los Gigantes del Cibao desconoce hasta cuándo el club de la Ciudad de los Vientos lo dejará jugar con los nordestanos.

Jiménez comenzó el año como el jugador número 14 entre los 100 mejores de todas las ligas menores para Baseball America y a mitad trepó hasta el quinto lugar. Al finalizar un año que lo vio pasar de los Cachorros a los White Sox por el zurdo colombiano José Quintana, MLB Pipeline, el sitio oficial de las Grandes Ligas, lo dejó como el cuarto mejor prospecto, solo detrás del venezolano Gleyber Torres (Yanquis) y los dominicanos Víctor Robles (Nacionales) y Vladimir Guerrero hijo (Azulejos).

El reporte de la MLB le da una puntuación general de 60 con el poder y el brazo como principales herramientas y la defensa como la peor.

En 2013, los Cubs dieron un bono de US$2,8 millones y otros US$250 mil para estudios, una condición reclamada por sus progenitores como seguro de vida. Ese mismo año los Medias Rojas dieron US$1,5 millones a Devers, que debutó este año

“Es algo maravilloso para mí (que) mucha gente de la capital me vea, era uno de mis sueños jugar aquí pelota invernal”, dijo el hijo del ex baloncestista superior del Club San Carlos, Luis “Boyoyo” Jiménez.

“Mi mamá (Adelaida Solano) y mi papá han sido los héroes y un señor que se llama Amaury Nina”, responde para señalar a las personas que considera clave en su desarrollo tras una cuarta temporada en ligas menores en la que bateó para .312 con 19 jonrones, 22 dobles y 65 carreras impulsadas entre Clase A avanzada y AA, en el segundo caso un circuito donde era cuatro años más joven que la media.

Un equipo con futuro

Jiménez colecciona dos visitas al Juego del Futuro como parte del Equipo del Mundo. Es un bateador de poder de 6’4 pies y 205 libras con proyección para disparar sobre los 30 cuadrangulares. Los Medias Blancas se encuentran en un proceso de reconstrucción y tienen en su plantel joyas como los cubanos Yoan Moncada y Luis Robert, el derecho Michael Kopech y el jardinero Blake Rutherford.

Por Nathanael Pérez Neró / Diario Libre 

NPerez@diariolibre.com