Últimas Noticias

A tiro de Hit: Carreras rescatadas

La Serie Mundial 2017 está llena de figuras que han alcanzado en las Grandes Ligas el estrellato que se proyectaba para ellos desde su época de prospectos. Clayton Kershaw, Justin Verlander, Carlos Correa y Corey Seager están en ese grupo, entre otros.

Pero también tenemos algunos jugadores que tomaron tiempo para desarrollarse y tuvieron que superar múltiples tropiezos antes de alcanzar la estelaridad. La mayoría de ellos aparecen en el roster de los Dodgers de Los Angeles, pero igualmente se pueden citar un par de ejemplos en el caso de los Astros de Houston.

Hoy revisaremos tres de esas historias.

Rich Hill, LZ, Dodgers

16 años de carrera profesional, 10 organizaciones y una lista de contratiempos que tomaría demasiado espacio para detallar. En 2007, Rich Hill ganó 11 juegos para los Cachorros de Chicago en su primera temporada completa en Grandes Ligas. Al año siguiente fue vendido a los Orioles de Baltimore, y de ahí en adelante el resumen de las transacciones en que se vio involucrado es un poema. En menos de una década, firmó 12 contratos como agente libre y fue dado de baja en reiteradas ocasiones. Cuando firmó un contrato de US$48 millones y tres temporadas con los Dodgers en la pasada temporada muerta, logró uno de los acuerdos más improbables del pasado reciente. Hill, de 37 años, es una muestra de lo que el trabajo arduo, la dedicación y el optimismo pueden lograr. Ha sobrevivido una cirugía “Tommy John” en su codo, otra intervención en el hombro, y perdió una temporada casi completa por problemas en la espalda. Además de esas dolencias, se vio afectado por diversas lesiones menores, incluyendo ampollas que lo sacaron de acción por cerca de dos meses en 2016. Pero siempre tuvo la habilidad para manipular la pelota,  lo que le permitió perfeccionar una curva que es un dolor de cabeza para los bateadores. Los Medias Rojas de Boston le ofrecieron una última oportunidad en 2015 a los 35 años de edad, y a través del analista y antiguo lanzador de Grandes Ligas Brian Bannister, lo incentivaron a utilizar la curva como su principal arma y olvidarse de la filosofía tradicional de “establecer” su bola rápida. Con renovada confianza y un cuerpo que al fin estaba cooperando, el veterano tuvo cuatro buenas salidas con los Medias Rojas al final de la temporada, lo que provocó una oferta contractual del equipo de Oakland. Entre 2016 y 17, Hill tiene marca de 24-13, con efectividad de 2.78 y 295 ponches en 246 entradas lanzando para Atléticos y  Dodgers. Una carrera rescatada a última hora, cuando estaba al borde de la extinción definitiva.

Chris Taylor, Utility, Dodgers

Taylor fue adquirido desde Seattle en Junio del año pasado por el lanzador Zach Lee. En ese momento era la definición de un jugador “4A”, aparentemente destinado a pasarse su carrera entre AAA y Grandes Ligas. El reporte de Taylor indicaba que era un bateador de contacto, atlético y con decente control de la zona de strike. Su posición principal era el campocorto, pero tenía problemas tirando a las bases. Y sus promedios de .240/.296/.296 indicaban que no iba a tener muchas oportunidades más. Para establecerse en el nivel más alto, Taylor necesitaba mejorar en el aspecto ofensivo. En la temporada muerta se acercó a Robert Van Scoyoc, un instructor de bateo de California que ya había convertido a J.D. Martínez en un estelar, modificando su swing para que pudiera elevar la pelota con consistencia. Van Scoyoc ha logrado resultados similares con Taylor, cuya transformación es una realidad. Fue subido a GL el 19 de Abril y de inmediato se convirtió en el abridor que los Dodgers buscaban, combinando 21 cuadrangulares y 17 bases robadas y embasándose en el 35% de sus apariciones. Además, ha jugado cinco posiciones de manera competente para establecerse como uno de los principales utilitys del negocio que agregó a su curriculum un premio de JMV de la Serie de Campeonato, galardón que compartió conÖ

Justin Turner, 3B, Dodgers

Firmado en 2006 por Cincinnati, Turner pasó luego a la organización de Baltimore antes de establecerse como utility de los Mets. En esa época participó en la Liga Dominicana con los Leones del Escogido. Su condición de activo reemplazable se puso de manifiesto cuando fue dejado libre por los Mets luego de la estación de 2013. En la temporada muerta, firmó un contrato de ligas menores y comenzó a trabajar con el coach independiente Doug Latta, siguiendo una recomendación de su antiguo compañero Marlon Byrd. Latta transformó el swing de Turner, cambiando la posición de las manos y la transferencia de peso. En su primer año en Los Angeles, bateó .340 con un Slugging de .493 en 288 turnos. En 2016, con 31 años, Turner alcanzó definitivamente el estrellato. Estaba armado de un nuevo swing, pero también cambió su cuerpo en base a un programa de preparación física combinado con mejor alimentación. Ganó poder al bate y agilidad en la defensa. Con un contrato de ocho cifras que nadie hubiera anticipado hace unos años, Justin Turner se ha convertido en uno de los rostros de los Dodgers, además de héroe de post-temporada.

Otros dos jugadores que tienen historias similares y que participan en la Serie Mundial son Brandon Morrow (Dodgers), Evan Gattis (Houston) Charlie Morton (Houston).

Por Kevin Cabral / Listin Diario