Últimas Noticias

Opinión: Los jugadores Dominicanos firmados por bonos millonarios

Gary Sánchez ha tenido una gran temporada con los Yankees, llamándonos la atención para indagar el destino de los jugadores criollos firmados por grandes sumas de dinero.

El bono más elevado lo ha recibido Nomar Mazara, 5.0 millones en julio 2 del 2011. Mazara ha llenado las expectativas, tendrá su segunda campaña de al menos 20 jonrones y alcanzará las 100 remolcadas en apenas su segunda campaña. Sánchez recibió 3.0 millones en el 2009 y ha sido el jugador con mejor proyección de los que han recibido bonos millonarios. Es una figura en New York y ha tenido una temporada magnífica este 2017 (.282-33-88).

Michael Ynoa consiguió 4.2 MM al  firma con los Atléticos de Oakland en el 2008. Ynoa estuvo batallando con las lesiones, hasta llegar a las Mayores  la temporada pasada, ocho años después de recibir todo el dinero y la fama por dicha firma. En dos campañas con los Medias Blancas (2-0 4.42), no ha sido más que un simple relevista del montón.

El vegano Ronald Guzmán fue  firmado por Texas el mismo día que Nomar Mazara, consiguiendo  3.5 millones de dolares. Su desarrollo y talento no ha sido tan vertiginosos como el de Nomar. Estuvo todo el 2017  en Round Rock, Triple A (.298-12-62).

Miguel Sanó  estampó por 3.1 MM en el 2009 con los Mellizos. El petromacorisano ha promediado 24 jonrones en tres campañas en las que no ha llegado a 120 partidos ni a 500 turnos. Este año estuvo en el Derby de Cuadrangulares y en el Juego de Estrellas, sin embargo una lesión en la espinilla lo tiene inactivo desde el 19 de agosto (28 jonrones y 77 remolcadas).

Elier Hernández obtuvo  3.0 MM en el 2011 de parte de Kansas City. Este año accionó por vez primera en Doble A (.339-1-10), pero estuvo lesionado desde el 2 de junio. Los Astros de Houston le otorgaron  2.6 millones a Ariel Ovando en el 2010.  Houston y luego los Cubs le dieron de baja. Bateó (.194) en 2013, (.237) en 2014. Fue convertido en lanzador en el 2015, mas los Angelinos le dieron de baja este año.

Willy Mo Peña recibió en 1998 un impresionante bono de 2.4 MM de parte de los Yankees. Modesto  retornó a Japón en el 2017, luego de una pausa en el 2016 (está en su quinta campaña en ese béisbol).

Un cuarteto de jugadores millonarios salió del radar del béisbol organizado.  Rafael Rodríguez consiguió 2.5 millones de los Gigantes en el 2008. No avanzó más allá de Clase A y se retiró en el 2015. Los mismos Gigantes le dieron 2.1 MM a Ángel Villalona en el 2006, en todo ese trayecto apenas llegó a Doble A y ya está fuera del béisbol organizado. Cincinnati firmó por 2.0 MM a Juan Durán en el 2008. Este año estuvo en Liga Independiente. Guillermo Pimentel consiguió  2.0 MM de Seattle en el 2009, está fuera de pelota.

El grupo de millonarios firmados en años recientes incluye  Luis Almánzar, 4.0 millones en el 2016, San Diego. En  su primera temporada en Clase A  Corta (.230-2-21). Yasel Antuna, 3.9 millones, Washington), en Rookie (.301-1-17).

De la cosecha del 2015  todos reconocemos a Vladimir Guerrero Jr., un jugador que estará en unos años sembrado en las Mayores. Vladi Jr (3.9 MM, Toronto) firmó  en  un año que incluyó a los millonarios Jhailyn Ortiz (4.2 millones, Filis), igualando a Michael Ynoa en el segundo monto más elevado tras Nomar Mazara. Ortiz, en su primer año (.231-8-27) en Rookie. En su segunda campaña en 2017 (.302-8-30), segundo en jonrones en New York Penn, Clase A Corta. Wander Javier (4.0 millones, Mellizos), en dos años entre Sunmmer League y Rookie (.301-6-28).

Adrián Rondón encabezó a los criollos en el 2014, recibiendo 3.3 millones de Tampa. Este año estuvo a nivel de Clase A Media (.221-9-48). Apenas promedia .217 en sus tres primeras temporadas y fue seleccionado en séptima ronda por las Estrellas Orientales en el Sorteo de Novatos de la semana pasada. Gilbert Lara consiguió 3.1 millones de Milwaukee. Lara  promedia .230 en tres temporadas, con 6 cuadrangulares, incluyendo .193 en Clase A Media este año.

Definitivamente no les ha ido muy bien al grupo de jugadores que han recibido bonos millonarios, salvo Sánchez, Mazara y Sanó, en otras palabras, el dinero no siempre compra la felicidad.

Por Horacio Nolasco / El Papá del Béisbol