Últimas Noticias

Opinión: Agentes libres enfocados en cuadrangulares recibirán una decepción en el invierno

El camino de Chris Carter en el béisbol en el último año debería servir de lección para que los jugadores establezcan un plan hacia un gran contrato, un recordatorio que la habilidad de conectar jonrones - el activo más codiciado por décadas en las Grandes Ligas, desde el ascenso de Babe Ruth hasta la era de los esteroides - no es necesariamente la mina de oro que alguna vez fue.

Carter conectó más jonrones que cualquier otro jugador en la Liga Nacional en 2016, 41 bambinazos para los Cerveceros de Milwaukee, y al final de la temporada, los Cerveceros tenían una de dos alternativas: Ir al proceso de arbitraje de Carter y pagarle cerca de $8 millones por un contrato de un año o dejarlo libre.

Los Cerveceros, que no pudieron encontrar ningún equipo interesado en Carter, simplemente lo dejaron libre. El mejor acuerdo que pudo encontrar para quedarse en Grandes Ligas fue el contrato de un año y $3.5 millones que le dieron los Yankees de Nueva York. Pero cuando Carter - quien tiene 30 años - bateó .201 para los Yankees, ellos lo cortaron. Su participación más reciente fue con el equipo Triple A Nashville en la organización de los Atléticos de Oakland.

Hay muchos, muchísimos ejemplos que han surgido en el último par de años de que el bateo de poder no siempre se traduce en dólares o valor percibido:

Mike Napoli conectó 34 jonrones, cifra máxima en su carrera, para los Indios de Cleveland el año pasado, y tuvo que aceptar un acuerdo de un año con los Rangers de Texas. Los Tigres de Detroit llevaron al jardinero J.D. Martínez al mercado a principios de julio, esperando que surgiera un buen acuerdo por él, pero solo recibieron una recompensa marginal por él de parte de los Diamondbacks de Arizona. Jay Bruce ha sido uno de los mejores bateadores de cuadrangulares en el béisbol esta temporada, y pasó por el sistema de waivers a principios de agosto antes que los Mets de Nueva York lo moviera a Cleveland - y casi toda la recompensa para los Mets estaba basada en el salario que no le pagarían a Bruce, en vez del valor del prospecto que recibieron.

Todo esto hace que el reciente énfasis dentro de la industria en levantar la pelota y batear con poder parezca algo malo. En una época en la que muchos equipos pagan cada vez más por otras habilidades que no sean sacar la pelota del estadio, una generación de bateadores está alterando sus swings en un intento de lograr más extrabases y generar más jonrones que nunca antes - y el escalofriante volumen de bateadores con llamativas producciones de cuadrangulares podría seguir disminuyendo el ya deprimido precio del mercado.

Al llegar a los partidos del martes, exactamente 110 bateadores han logrado 19 jonrones o más en la temporada 2017. El record de jonrones en una temporada en el béisbol será superado en algún momento a mediados de septiembre, y para el final de la temporada, podría haber cerca de 120 bateadores con 20 jonrones o más. Cerca de 40 bateadores terminarán con 30 jonrones o más. Solo 150 bateadores tendrán suficientes apariciones en el plato para calificar al cetro de bateo, lo que significa que la mayoría de los jugadores regulares tendrán 20 jonrones o más.

Mirémoslo de otro modo: Los relevistas son típicamente algunos de los jugadores con salarios más bajos en las mayores debido a la percepción de las oficinas centrales que encontrar una producción comparable no es difícil. Hasta el lunes en la mañana, había menos relevistas promediando un ponche por entrada - exactamente 100 entre los relevistas con al menos 40 entradas trabajadas - que el número de jugadores con 19 o más bambinazos.

"¿Quién va a pagarle a todos estos chicos en este invierno?", dijo en forma retórica un evaluador. "Algunos se van a quedar atrás".

Lo que significa que algunos agentes están destinados a ser portadores de malas noticias para los jugadores que esperan recibir grandes contratos por la enorme cantidad de cuadrangulares que han conectado.

Los agentes libres podrían sufrir el peor golpe, como les pasó a Carter, Napoli y otros en el invierno pasado. Los jugadores elegibles a arbitraje podrían ver aumentar sus salarios por el aumento en cuadrangulares, porque este sistema sigue dejándose llevar por estadísticas de la vieja escuela - por ejemplo, las victorias para los lanzadores, y las remolcadas y los jonrones para los bateadores. Casi todos los equipos dependen en gran medida de las métricas avanzadas en estos días, pero el anticuado sistema de arbitraje en el béisbol sigue valorando los salvamentos y los jonrones más que el WAR.

"Pero esa es la razón por la que los Cerveceros cortaron a Carter", dijo un evaluador. "Ellos no iban a pagar por jonrones, cuando iban a poder encontrar a alguien más por menos dinero".

Muchos de los mismos jugadores que tuvieron que conformarse con contratos de un año en el invierno pasado podrían volver a tener dificultades en este invierno, a pesar de sus números de poder: consideren a Yonder Alonso, quien fue un Todos Estrellas y tiene 25 jonrones en el 2017; y Mark Reynolds, quien ha tenido algunos de los mejores números de su carrera a los 34 años y podría sobrepasar los 30 jonrones y las 100 remolcadas. El veterano Curtis Granderson, quien tiene 23 jonrones para los Dodgers de Los Angeles y los Mets, podría tener problemas en la agencia libre, y lo mismo le podría ocurrir a Napoli, a pesar de sus 29 vuelacercas.

J.D. Martinez será un fascinante caso de prueba como agente libre en este otoño, luego de generar un interés tibio en el mercado de cambios. Es respetado como productor de carreras y su habilidad para batearle a los lanzadores zurdos, y tiene 37 jonrones en apenas 103 partidos y porcentaje de embasamiento de .368. Pero no luce bien en las métricas defensivas, y tiene 112 ponches en 370 turnos.

Por eso es que algunos evaluadores predicen que veremos más acuerdos pre arbitraje en este invierno - contratos a corto plazo de quizás uno o dos años. Algunos agentes pueden estar recelosos de arriesgar la posibilidad de que sus clientes no obtendrán un contrato para la temporada 2018 y en cambio serán arrojados al océano de agentes libres, de la misma forma que le pasó a Carter.

Si los jugadores buscan diferenciarse de sus pares, según sugieren algunos evaluadores, hay otras habilidades por las que podrían ser bien compensados.

1. Defensa.

Los equipos se quieren enfocar en la prevención de carreras en su roster y en sus selecciones en la alineación. "El contrato de Jason Heyward nos dijo mucho", dijo un evaluador, al referirse al jardinero de los Cachorros de Chicago. "Tiene un contrato monstruoso [ocho años, $184 millones] con dos opciones de salida, porque muchos equipos estaban detrás de él por la defensa".

El mismo evaluador dijo que el acuerdo de tres años que los Mellizos de Minnesota hicieron con el receptor Jason Castro, quien es conocido por su buen manejo de los lanzadores y su habilidad por enmarcar pitcheos: "Uno ve a un chico como Jason Castro con un OPS de por vida de menos de .700, y se gana $8 o $9 millones en un acuerdo multianual".

Castro logró 62 jonrones en los primeros seis años de su carrera - y logró un contrato de casi siete veces más grande que el que logró Carter en el invierno pasado.

2. Flexibilidad posicional.

El contrato de Víctor Martínez de cuatro años y $68 millones para que sea bateador designado para los Tigres podría no ser igualado por muchos años, porque los equipos están pagando por la defensa - y les encanta cuando un jugador tiene la habilidad de moverse alrededor del diamante. Ben Zobrist es un reciente modelo de esto, al obtener un contrato de cuatro años con los Cachorros - y ofertas similares de los Mets y otros equipos - parcialmente porque puede jugar la segunda base, los jardineros o incluso en el campocorto en una emergencia. "Si yo fuera un agente que le da consejos a un jugador", dijo un ejecutivo, "yo le diría que aprenda a jugar más de una posición, porque te conviertes en un producto más deseado, y para más equipos, porque un equipo podría necesitar un intermedista y otro equipo podría necesitar un antesalista". Demostrar la habilidad de por lo menos jugar buena defensa puede significar más seguridad en el trabajo.

3. Encontrar la forma de poner la pelota en juego.

No es difícil encontrar toleteros que puedan batear muchos cuadrangulares, al tiempo que generan muchos ponches. Pero es mucho más difícil, en el mundo de la oferta y la demanda, encontrar bateadores con alto contacto - jugadores que no suelen contribuir al creciente aumento de ponches.

Solo cinco jugadores en MLB con al menos 300 apariciones en el plato tienen más boletos que ponches -- Joey Votto, Mike Trout, Justin Turner, Dustin Pedroia y Buster Posey. Solo 14 jugadores tienen una tasa de ponches menor al 12 por ciento.

"Miren las razones por las que todo el mundo ama a José Ramírez", dijo un evaluador. "No se poncho mucho. Tiene turnos difíciles. Te ayuda mucho aunque no conecte cuadrangulares".

Algunos ejecutivos predicen que los bateadores de contacto verán un aumento en su valor en el mercado. Esos son difíciles de encontrar.

Los bateadores de cuadrangulares tienden a poncharse mucho, ya que suelen ir detrás de la pelota. Hay muchos de donde escoger.

Oferta vs. demanda.

Por Buster Olney / ESPN Deportes