Últimas Noticias

NBA: Expertos aseguran LeBron James jugara con los Lakers 2018

En una exclusiva que si bien no sorprende sí debe ser tomada como el anticipo de un posible movimiento histórico en la NBA, el periodista Peter Vecsey ha desvelado en su columna privada que LeBron James ha decidido firmar con Los Angeles Lakers a partir del próximo 1 de julio de 2018.

Vecsey explica que poseía la primera confirmación de este posible movimiento desde hace dos semanas por boca de uno de sus confidentes exclusivos, quien respaldaba la información como “cien por cien garantizada”. Sin embargo ha esperado a hacerlo público para así poder contrastar la filtración por parte de otras fuentes debido al tiempo que aún debe pasar para que James pueda unirse a los Lakers —al menos nueve meses y medio—. Vecsey dice que lo ha comprobado con otras dos fuentes y por tanto asegura de forma total que los rumores que circularán durante todo el año pueden terminar ya: James se unirá a los Lakers en 2018.

“¡Erradico cualquier conjetura e incertidumbre! Puedo asegurar sin error que LeBron dejará a los Cavaliers por segunda vez y se unirá a los Lakers”, escribe Vecsey.

Las primeras pistas

Según la información del periodista, James desea residir en Los Ángeles de forma permanente, algo que puede darse por certero teniendo en cuenta que James adquirió una mansión en la ciudad californiana en otoño de 2015.

Otro hecho que ha saltado a la luz esta semana es que se ha podido ver a James y su mujer Savannah por el campus la institución educativa Sherman Oaks Notre Dame de la zona de Los Ángeles, algo que se identifica como una visita para comprobar las posibles instalaciones en las que estudiarían sus hijos a partir del próximo año. James explicó que simplemente había estado en Sherman Oaks Notre Dame porque ese día había rodado varios anuncios comerciales y necesitaba un gimnasio para entrenar, pero la presencia de su mujer alimenta las dudas del motivo real de su presencia en Los Ángeles. Si James realmente deseaba ver el lugar donde podrían pasar la mayor parte del tiempo sus hijos a partir del año que viene este era el mejor momento para hacerlo y no con la temporada NBA empezada.

¿Por qué los Lakers?

Desde que se comenzó a especular con la posible salida de James de Cleveland se habló de varios equipos y los Lakers siempre estuvieron entre ellos. La posible explicación a que James se hubiese decantado por la franquicia californiana hay que buscarla en diversos ángulos.

Por un lado es cuestión de tiempo que los Lakers sean capaces de liberar masa salarial suficiente en 2018 como para poder atraer a dos jugadores capaces de obtener un contrato máximo, situación en la que también desde hace meses ha encajado la figura de Paul George. El ahora alero de Oklahoma City terminará su actual contrato en junio de 2018 y una vez que los Pacers supieron de primera mano que la intención de George era no renovar y fichar por los Lakers como agente libre, la directiva de Indiana se apresuró a traspasar al jugador para conseguir algo a cambio. Lo siguiente que llegó por órdenes directas del propietario de Indiana fue denunciar a los Lakers ante la NBA por presunto tampering para conseguir el “sí” de George antes de tiempo, algo que desembocó en una multa de medio millón de dólares a la franquicia angelina por parte de la liga ya que se demostró que el general manager contactó con el agente del jugador.

Así pues, dándose por segura la llegada de George, la posibilidad de que los Lakers obtengan aún más capacidad salarial traspasando a algún jugador o incluso cortando a Luol Deng y repartiendo el resto de su contrato en cinco temporadas les daría posibilidades de, además de fichar a LeBron y George, añadir a algún otro All-Star como Dwyane Wade o Russell Westbrook, fichaje este último bastante improbable teniendo en cuenta la fe existente en Lonzo Ball.

Otro prisma se visualiza desde el potencial de la actual plantilla angelina. Con Ball a punto de debutar en la NBA, Brandon Ingram como prometedora pieza de futuro y diversos jóvenes de calidad, la llegada de James y al menos otro All-Star debería garantizar a los Lakers poder volver a competir por el anillo de forma inmediata.

Un último ángulo es el legado histórico. James cumplió en Miami y cumplió en su regreso a Cleveland, por lo que la opción de marcharse a una legendaria franquicia como Los Angeles Lakers y dar la vuelta a su situación logrando un título sería algo prácticamente incomparable en la historia de la NBA. James podría retirarse como la única gran estrella de la historia de la liga capaz de incorporarse a tres equipos diferentes y convertirlos en campeones, algo de lo que ni Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson, Larry Bird o Wilt Chamberlain pueden presumir.

La preparación de Cleveland

Los Cavs saben desde hace tiempo que no pueden dar por hecho que vayan a contar con LeBron en años venideros. En la organización de Ohio están dispuestos a renovar al alero las temporadas que sean necesarias, pero por parte del jugador no habido indicación alguna a que desee hacerlo. Por ello, desde hace tiempo, en Cleveland se preparan para un posible segunda marcha del hijo pródigo.

El traspaso de Kyrie Irving, en el que los Cavs lograron como posible joya de la corona una elección del Draft —el manido pick de Brooklyn Nets— y dos jugadores de rol además de Isaiah Thomas, ponen en evidencia que en el Quicken Loans arena no piensan solo en el presente —rodear a James con el mejor equipo posible—, sino también en un final de década sin su actual santo y seña.

Ya podría haber sido un ‘Laker’

Según una de las fuentes de Vecsey, LeBron James ya hubiese jugado en los Lakers la pasada temporada de haber tenido un equipo competitivo en lugar de haber firmado un contrato de tres temporadas con los Cavaliers, la tercera de ellas opcional. Este hipotético hecho hubiese ocurrido en julio de 2016, pocas semanas después de que en Cleveland estuviesen celebrando el primer título de su historia cuando los Cavs lograron remontar a Golden State en las Finales de la NBA.

Es conveniente recordar que Peter Vecsey, un periodista que acumula una experiencia de cuatro décadas cubriendo la NBA y posee numerosas exclusivas en su bagaje, fue el primer reportero que filtró la investigación que la NBA estaba llevando a cabo contra los Lakers por el caso del tampering con Paul George.

Por Rafael Félix Santana / Pio Deportes