Últimas Noticias

Opinión: Los Dodgers y los Equipos con excelentes y mediocres resultados

Los Dodgers de los Ángeles alcanzaron anoche las 90 victorias, esto nos ha hecho dar un vistazo a los equipos con excelentes temporadas y los que han sido mediocres en una estación.

Todavía no concluimos el mes de agosto y los Esquivadores comandan las Mayores (90-36,  .714). Han sido tan dominantes que el conjunto de Arizona (70-58) está en segunda plaza a 21.0 juegos del primer puesto. Con todo, a parte de los Dodgers, Arizona solo es segundo de Washington (76-49) en la Liga Nacional.

Volviendo a los Dodgers, esos 90 triunfos pueden acercarlo a un record impresionante esta temporada. Los líderes de las Mayores tienen pendiente 36 encuentros. Promediando sus estadísticas actuales (.714), eso significa que alcanzarían  25 victorias el resto del camino, por tanto los Dodgers finalizarían con 115 triunfos y apenas 47 derrotas.

La mayor cantidad de victorias en una temporada regular lo tienen dos conjuntos: Los Cachorros de Chicago de 1907 (116-37) y los Marineros de Seattle del 2001 (116-46). En lo que respecta a porcentaje,  los Cachorros (.763) aventajaron a los Marineros (.714), en una época que la temporada regular se jugaba a 154 partidos. Interesante resultó que ninguno de los dos equipos consiguió el campeonato. Los Cubs perdieron  la Serie Mundial en seis juegos de sus vecinos y rivales los Medias Blancas de Chicago, en tanto los Marineros perdieron la Serie de Campeonato en cinco juegos de los Yankees. Esa ha sido la última participación de los Marineros en postemporada hasta el día de hoy.

Los Yankees de 1998 han tenido uno de los equipos más dominantes en la historia del juego. Lograron la segunda mayor cantidad de victorias en una temporada regular (114), vencieron a los Indios de Cleveland en la Serie de Campeonato de la Liga Americana y luego barrieron en cuatro partidos a los Padres de San Diego. Esa fue una de las temporadas más memorables de los Yankees, lograron tres títulos al hilo (1998, 1999 y 2000), siendo la última vez que un conjunto en las Grandes Ligas gana dos Series Mundiales de manera sucesiva.

Los Indios de Cleveland ganaron 111 juegos en la temporada de 1954. La Tribu perdió el Campeonato  Mundial de los Gigantes de New York, en una serie recordada por la gran atrapada de  espaldas de Willy Mays en un batazo de Vic Wertz en el primer juego. Los famosos  Yankees  (Murdere´s Row) de 1927 y los Piratas de Pittsburg en 1909 han sido las otras dos novenas que cierran el ciclo de al menos 110 triunfos en una temporada regular. Los Piratas y los Yankees ganaron ambas series.

Como se ha visto,  avasallar en la temporada regular no es una garantía de conquistar el campeonato. Contrario a esos extraordinarios equipos fueron los Mellizos de 1987 y los Cardenales del 2006.  En el 2006 los Cardenales apenas lograron 83 victorias en la regular (83-78), ganando la División Central. Se llevaron a San Diego en la Serie Divisional, a los Mets en la Serie de Campeonato y vencieron  a los favoritos Tigres de Detroit en la Mundial.

En 1985 los Mellizos triunfaron en   85 juegos  en la regular, la menor cantidad par un conjunto ganador de la Serie Mundial  en la era divisional (obviando los Dodgers de la huelga de 1981). Derrotaron a los favoritos Tigres de Detroit y vencieron en siete partidos a los Cardenales. Minnesota ganó los cuatro partidos como locales en el ensordecedor Metrodome.

Contrario a las grandes faenas regulares han sido los peores equipos en temporada regular. En 1899 las Arañas de Cleveland ganaron 24 juegos y perdieron 134 (.130 de promedio), algo realmente impresionante. En la era moderna los Medias Rojas de  1935 (38-115) y los Mets de 1962 (40-120) han sido los equipos con peores resultados. En una época más reciente todos recordamos la desastrosa temporada de los Tigres de Detroit en el 2003 (43-119).

Es interesante indagar sobre los equipos con magníficas y mediocres campañas, en el caso de los Dodgers terminarán con un extraordinario resultado en la regular, esperando darle a sus fanáticos su primer título desde 1988.

Por Horacio Nolasco / El Papá del Béisbol