Últimas Noticias

MLB: Kris Bryant ha vuelto a su forma de JMV mientras los Cachorros buscan boleto a los playoffs

CHICAGO - Es posible que el toletero de los Cachorros de Chicago Kris Bryant no repita como JMV, gracias en gran parte a una temporada en la que otros jugadores de la Liga Nacional han tenido números monstruosos. En cierto modo, Bryant ha volado por debajo del radar a pesar de jugar para los punteros y actuales campeones Cachorros - al menos hasta su reciente explosión.

¿El resultado de la explosión de Bryant? Su porcentaje de embasamiento más slugging de 2017 (.940) luce más parecido a su OPS del 2016 (.939), que le ganó el premio de JMV.

"Uno sabe quién es, y al final del año, así es como resultan las cosas", dijo recientemente Bryant. "Yo creo eso también sobre nuestro equipo. Somos un equipo ganador y un equipo de playoffs, y al final del año, ahí es donde estaremos. Yo soy un gran creyente en tener fe en nuestras habilidades, en especial en la mía".

Bryant es tan humilde como cualquier otra superestrella, pero no le falta confianza. Por supuesto, a ninguno de los grandes tampoco le falta, y un componente clave para el éxito de Bryant viene gracias a la confianza de trabajar en malos periodos. Él abraza los problemas.

"Un chico al que yo miro mucho es Bryce Harper", explicó Bryant. "Su año de JMV, conectó 42 [jonrones en 2015], y luego conectó 24. Es solo los picos y los valles de este juego, lo que lo hace tan grandioso. Si uno sabe que va a salir allá afuera cada año a conectar 30 jonrones y batear .300, no sería igual de divertido. Pienso que con los problemas, uno tiene que disfrutárselos, porque eso hace que el éxito se saboree aún más".

Abrazar sus problemas en esta temporada ha ayudado a la reciente explosión ofensiva de Bryant; tuvo porcentaje de embasamiento de .667 en un periodo de siete juegos. ¿Qué fue lo que cambió durante la reciente gira de visitantes de los Cachorros?

El creer.

"Hay más poder en un pensamiento que realmente salir y practicarlo cien veces", explicó Bryant. "Era yo intentando golpear la pelota por el medio, una línea por el medio. Cuando pude hacerlo, pensé, 'Wow'. Solo fuí al plato y lo pensé y lo pude hacer. Si puedo seguir dándome cuenta de lo poderosos que pueden ser mis pensamientos, estamos en un buen lugar. Yo tomé eso y corrí con eso."

El poder de la sugestión no es algo nuevo, pero en ocasiones viene de otro lado. Ese no es Bryant. Él no necesita mucho una voz exterior. Hay pocos jugadores en el deporte que sean mejores mentalmente y que puedan arreglar sus fallos de mecánica.

El manager de los Cachorros Joe Maddon vio el regreso de Bryant a su mejor forma como un ajuste físico.

"De la manera que el bate viene en la zona", dijo Maddon. "Realmente lo está dejando más tiempo al frente. De forma plana. El bate se mantiene más tiempo en la zona, contrario a cuando entraba y salía rápidamente".

El ritmo en la buena racha de Bryant no podría ser mejor. Se calentó justo cuando los Cachorros perdieron su bateador más caliente, el receptor Willson Contreras, por una lesión de corva. Maddon esperaba que otros jugadores de los Cachorros dieran el paso adelante para compensar por la lesión, y al menos un jugador piensa que de alguna manera ha contribuido a la buena racha de Bryant.

"Algunas veces cuando los chicos se ausentan, eso beneficia a otros en ciertas formas", dijo el jardinero derecho Jason Heyward. "Él no ve los efectos [malos] de la pérdida de Willson. Los chicos detrás de él lo ven [diferente] sin Contreras ahí. Pero [Bryant] solo se encargó de tomar la batuta".

Bryant no lo ve necesariamente de ese modo. No dijo que ha "elevado" su juego tanto, sino que ha hecho los ajustes correctos. Su éxito está ayudando a mantener a flote a los Cachorros mientras Contreras y el torpedero Addison Russell vuelven de sus lesiones - y otros encuentran su ritmo.

"Es una especie de línea fina", dijo. "Cuando alguien tan importante se lesiona, uno no quiere salir allá afuera a decir, 'OK, tengo que intentarlo muy duro', porque usualmente cuando uno hace eso, nada pasa. Pero me he estado sintiendo muy bien en el plato, viendo buenos pitcheos, trabajando los conteos, embasándome. Yo solo no quiero caer en la trampa de salir allá afuera a intentar hacer las cosas más duro solo porque Willson está lesionado.

"'Últimamente he estado listo para recibir mi pitcheo y he logrado dejar pasar los que no debo batear. Es así de simple".

Quizás para él sea así.

Por Jesse Rogers, Escritor de ESPN