Últimas Noticias

Análisis: ¡Serie Mundial o la muerte! He aquí lo que los Dodgers deben hacer en la recta final

Quizás la más dura expresión de pura alegría que he visto durante esta larga temporada de béisbol vino el fin de semana pasado en Detroit.

Antes del partido del sábado entre los Dodgers de Los Angeles y los Tigres de Detroit, el jardinero de Los Angeles Yasiel Puig se sentó en una mesa en el camerino visitante en el Comerica Park, con el cerrador Kenley Jansen sentado al otro lado de él. Puig estaba viendo la versión de 1977 de la película "The Bad News Bears", en la que por alguna razón ellos terminaron jugando en el Astrodome de Houston. Puig observe esto por cinco minutos, riéndose todo el tiempo como si fuese la pieza de cine más graciosa de la historia.

Jansen estaba sentado calladamente mientras leía algo en su celular.

"¡Kenley! ¡Kenley!", le gritaba Puig, apuntando a la pantalla.

Quizás Jansen miró una vez, pero si lo hizo, eso fue todo.

Es un buen momento para ser un Dodger de Los Angeles. El estado de ánimo debe ser bueno en un equipo que, con una corrida de 11-1 en sus siguientes 12 juegos, llegarían a las 100 victorias para el Día del Trabajo. Los Dodgers tienen ventaja de 21 juegos en el Oeste de la Liga Nacional, y ya eliminaron a su rival San Francisco de la contienda divisional. Tienen ventaja de 13½ juegos sobre Washington en la contienda por el mejor sembrado en la Liga Nacional, y 13½ juegos de ventaja sobre Houston para tener el mejor record en todo el béisbol.

Amigos, todavía quedan 44 días para ver el debut de los Dodgers en la Serie Divisional de la Liga Nacional, el primer paso en un camino que el equipo espera que termine con la sequía titular de 29 años de Los Angeles. Los juegos con mayor valor para los Dodgers todavía están a semanas de distancia, pero eso no significa que no haya nada que hacer para el manager Dave Roberts y su histórico equipo en las siguientes semanas.

"Está el componente de mantenerse enfocado", dijo Roberts. "Está el componente del descanso. Además está la forma en que luce la alineación y ver como los chicos juegan en el terreno, ver dónde encaja mejor cada jugador".

Con eso en mente, he aquí una lista de cosas para que Roberts haga entre ahora y la postemporada mientras intenta poner a su equipo en la mejor posición posible para el baile de coronación del béisbol en octubre:

1. Asegurar todas las cosas

Las ventajas son enormes, así que a menos que el roster sea reemplazado por esos Bad News Bears con los que tanto se reía Puig, esta es una conclusión inevitable. Pero todavía tienen que hacerlo.

2. Mantenerse saludables

Este es el gran componente de esto. Al momento de redactar estas líneas, los tres mejores abridores de los Dodgers (Clayton Kershaw, Yu Darvish y Alex Wood) están en la lista de lesionados. El eventual Novato del Año en la LN Cody Bellinger salió cojeando de Detroit con su tobillo derecho hinchado tras el partido del sábado.

Manejar estas lesiones es algo que los Dodgers han hecho muy bien. De todos modos, a pesar de toda la redundancia de talento de alta calidad que la oficina central de los Dodgers ha logrado colocar en su roster de 40 jugadores, Kershaw, Darvish, la primera versión de Wood y Bellinger no son piezas intercambiables. Estos son chicos clave que uno quiere tener en su mejor condición cuando los juegos cuenten más.

3. Tomar decisiones sobre chicos en rehabilitación

Mientras tanto, los Dodgers tienen una larga lista de jugadores que varias fases de su proceso de rehabilitación. Los jardineros Franklin Gutiérrez y Andre Ethier, quien no ha jugado en toda la temporada, han jugado partidos de rehabilitación en liga menor recientemente.

"Andre, está en el camino para regresar", dijo Roberts. "Verlo como bate saliendo de la banca es algo que pensamos para él a lo largo de septiembre y potencialmente la postemporada. No creo que la adición de Curtis [Granderson] cambie eso".

Los relevistas zurdos Grant Dayton, sobresaliente la temporada pasada, y Adam Liberatore han estado en el mismo bote de rehabilitación pero ambos han sufrido retrocesos. Y Scott Kazmir está en algún lado por los alrededores, y la gerencia no ha decidido terminar por completo su temporada.

Roberts necesita ver todas estas posibilidades para su roster de postemporada antes de tomar decisiones sobre su plantilla de 25 jugadores para octubre. O puede contar con ellos o no puede, y el lujo que se pueden dar los Dodgers gracias a su gran ventaja es que los pueden colocar en situaciones de Grandes Ligas y ver si están listos para ayudar.

4. Dar con la rotación correcta de jardinero/primera base

Las recientes adiciones de Adrián González (de vuelta de la lista de lesionados) y Granderson (adquirido vía cambio desde los Mets de Nueva York) le da a Roberts más poder al bate, pero él tiene que decidir cuál es la mejor manera de utilizar a algunos de estos jugadores. Es un rompecabezas complicado.

González lució bien en Detroit, tanto en el terreno como en el plato. Si puede dejar atrás los problemas de espalda que le aquejaron por cerca de cuatro meses, parecería ser una buena pieza para ponerlo ante los derechos. Bellinger estará en la alineación todos los días, pero gracias a que puede abanicar para las esquinas de los jardines, él puede jugar en la inicial ante los zurdos y moverse al jardín izquierdo o derecho ante los derechos.

Se espera que Granderson juegue en el izquierdo ante los derechos, y uno daría por sentado que Puig sería colocado en el derecho ante los derechos. Sin embargo, Puig, que batea a la derecha, tiene estadísticas sobresalientes para un jugador que ha sido alternado y está teniendo una temporada de Guante de Oro en el jardín derecho. Y además tienen al super utility Enrique Hernández, quien es un asesino de los zurdos.

Roberts parece que le gusta a Chris Taylor y Hernández en el central, pero ambos también se pueden mover por varias posiciones, incluyendo el campocorto. Y no se olviden de Joc Pederson, quien intent dominar los ajustes en su swing y su nueva forma de batear en Triple A con la esperanza de volver a su anterior producción.

"[Granderson] puede manejar el jardín central, pero lo veo más en una de las esquinas", dijo Roberts. "Con C.T. y Kike [Hernández] recibiendo la mayor cantidad de juego en el jardín central. Cuand uno busca velocidad en las piernas y dónde se encuentran en sus carreras, pienso que colocar a Curtis en una de las esquinas es la mejor opción".

Más complicaciones: A Roberts le gusta un saludable Ethier como opción para batear de emergente, y por buenas razones: En las temporadas 2015 y 2016, Ethier tuvo OPS de .966 en 38 apariciones como emergente. Pero si Gutiérrez regresa, él es un buen defensor y buen bate ante los zurdos.

Entender esta madeja de opciones no solamente es un dilema para Roberts de juego a juego cuando le toque hacer la tarjeta de alineaciones. Eso también afecta la confección del roster de postemporada en primer lugar. Ahora mismo, asumiendo que los Dodgers se vayan con 13 jugadores de posición debido al sinnúmero de problemas de salud que han tenido sus lanzadores, uno de dos entre Gutiérrez, Ethier y Pederson no tendrá un puesto en la plantilla de octubre.

"Una parte [de los ajustes] es la alineación", dijo Roberts. "Ver donde encajan Taylor y Granderson, realmente encontrar la dinámica adecuada con Adrián y Cody. Tenemos muchos jugadores buenos".

Pobre Roberts. Debe ser duro tener tantos jugadores buenos.

5. Identificar la rotación de postemporada

La lesión de Wood en su clavícula es el gran comodín aquí. En su salida del lunes en Pittsburgh, su velocidad bajó a cerca de las 90 mph, y él ha tenido que lidiar con este problema en el pasado. Los Dodgers lo colocaron en la lista de lesionados el martes sin razón para arriesgarlo.

Si Wood luce bien para inicios de octubre, entonces podría ser una buena apuesta para ubicarlo detrás de Kershaw y Darvish en la rotación de playoffs. Pero la decisión de quien ocuparía el puesto No. 4 será difícil, ya que existen buenas razones para usar tanto a Rich Hill como a Kenta Maeda.

Y no podemos olvidarnos de la presencia de Brandon McCarthy, quien ha tenido que lidiar con ampollas, y Hyun-Jin Ryu. Todo podría definirse por quién podría ser el mejor candidato para ayudar en un rol de relevo largo, lo que podría traducirse en algunos experimentos en septiembre.

6. Establecer el bullpen de postemporada

Más allá de Jansen, el bullpen de los Dodgers parece la versión de béisbol del grupo de Faceless Men of Braavos del programa de HBO "Game of Thrones."

"El bullpen está bastante intacto en el sentido de que no hay roles", dijo Roberts. "Los chicos lanzan de acuerdo a los pareos, y eso nos ha funcionado bien".

No se va a tratar de colocar relevistas en entradas designadas. Se trata de preparar el bullpen para maximizar las ventajas en pareos en ambos lados del plato.

El lado derecho de la ecuación es fácil de definirlo. Pedro Báez, Ross Stripling, Brandon Morrow y Josh Fields lucen como piezas fijas. Como bono adicional, Jansen y Morrow han tenido muy buenos números ante zurdos, pero no es que los otros hayan sido maltratados tampoco.

Con la interrogante de la salud de Dayton, Luis Avilán con métricas pedestres, y la poca confiabilidad en los adquiridos en la fecha límite de cambios Tony Watson y Tony Cingrani, el panorama es más sombrío cuando se trata de los zurdos del bullpen. ¿Podríamos ver aquí a Hill, Ryu o o incluso Kazmir o Liberatore?

¿O podríamos ver a Hill y Ryu en un rol muy mejorado de súper relevistas?

De hecho, ¿habrá un espacio como ese para el prospecto Walker Buehler, quien fue recientemente movido a un rol de relevo en Triple A? Hasta ahora las recompensas han sido mixtas, aunque él tuvo una salida en la que se llevó el salvamento al lanzar dos entradas perfectas con cinco ponches.

Esperen ver algunos de estos escenarios siendo practicados en septiembre.

7. ¿Establecer record de victorias?

Le pongo un signo de interrogación a esta porque los Dodgers no parecen demasiado preocupados con el hecho de que llevan ritmo para terminar con 115 o 116 partidos, dependiendo del día. Y es fácil entender la razón. Los equipos que comparten la marca de victorias en la temporada regular (Cachorros de 1906 y Marineros de 2001) son recordados tanto por el record como por no haber ganado la Serie Mundial.

"Fuera de los ajustes, solo se trata de mantener a los chicos frescos y enfocados, pero no sobretrabajados", dijo Roberts. "Asegurarse que una vez terminen la temporada, los chicos estén en su pico".

De todos modos, ¿qué pasaría si los Dodgers rompen el record y ganan la Serie? Entonces estaríamos hablando de uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Así que, ¿por qué no intentarlo? ¿Por qué quitarle el pie al acelerador?

"Pienso que [el riesgo de no intentarlo] es real", dijo Roberts. "Pero para nosotros como entrenadores, se trata más de mantener nuestro enfoque. Los chicos siguen jugando para nuestro equipo, pero los chicos en el camerino son profesionales, y ellos siguen intentando tener buenas temporadas. Nosotros entendemos que eso es algo que va construyendose hacia la postemporada".

Esta es tremenda lista de tareas para el Sr. Roberts, y para el momento que lleguen al fondo de la misma, es posible que piensen que hay razones para preocuparse por los Dodgers. Pero no las hay.

"Es un problema de clase alta", dijo Roberts. "Yo lo aprecio cada día. Nuestros chicos lo hacen. Solo mirar al tiempo de juego de nuestros chicos, en términos de turnos al bate y entradas lanzadas, va a ser bastante similar en todas partes con algunos dejados fuera. Pienso que eso es algo bueno para la moral.

"Hablamos sobre jugar para octubre, pienso que estamos haciendo un buen trabajo manejando todo esto y manteniendo a todo el mundo relevante y mentalmente enfocado. Todo esto es de cuello blanco. La ironía de todo es que nosotros nos intentamos clasificar a nosotros mismos como de cuello azul, pero todas estos problemas son de de cuello blanco".

De hecho. En estos días, es bueno ser un Dodger.

Por Bradford Doolittle | ESPN.com