Últimas Noticias

Amed Rosario: La presión de ser un prospecto cotizado 'me ayudó mucho'

Hace cinco años, el torpedero Amed Rosario recibió la bonificación más alta al firmar a un jugador internacional en la historia de la franquicia de los Mets de Nueva York, una suma de $1.75 millones de dólares que vino acompañada de todas las presiones que conlleva dicha cifra. Después de debutar en Grandes Ligas el 1 de agosto, y habiendo deslumbrado con su defensa y acumulado 12 hits y dos jonrones, el dominicano habló con Marly Rivera sobre la presión de ser el prospecto número uno del béisbol, sus dificultades al aprender inglés y sobre seguir los pasos de José Reyes.

Siendo el máximo prospecto del béisbol, ¿sientes alguna presión de revitalizar a una franquicia que está pasando por tan mal momento?

Yo realmente le doy primeramente las gracias a Dios por la oportunidad y no trato de ponerme esa presión. Yo trato de dar lo mejor de mí cada día que salgo al terreno y dejar todo en manos de Dios. Que sea lo que Él quiera.

¿Cuán importante ha sido para ti la presencia de un jugador veterano como José Reyes en este equipo?

Para mí es bastante importante y también le doy gracias a él porque él siempre ha estado ahí ayudándome y dándome los mejores consejos. Y diría que más que un amigo es como un hermano.

¿Qué significa para ti compartir esta experiencia con Dominic Smith, uno de tus grandes amigos?

Me siento bien contento y agradecido con Dios por la bendición que le dio a él también de traerlo aquí, más en esta serie, que cada sueño de un niño (es) jugar contra Nueva York, los Yankees, y para mí es un placer y un honor.

Comenzaste a jugar a los 17 años y luego viniste a Nueva York a jugar con los Brooklyn Cyclones, ¿esas son cosas que te ayudaron a adaptarte mejor al subir a Grandes Ligas?

Diría que sí porque en ese tiempo jugar con tantos fanáticos y un poquito de presión. Me ayudó para yo poder desenvolverme en estos momentos. Me ayudó bastante, no diría sólo con los fans, sino también con la prensa que al mismo momento siempre estuvieron ahí. Diría que me ayudó en un cien por ciento.

¿Qué significa para ti ser el máximo prospecto de todo Grandes Ligas?

Me siento bien agradecido con Dios que me dio esa oportunidad y trato de no ponerme presión. Sólo trato de divertirme porque esto es un juego.

¿Qué ha sido lo más divertido hasta ahora?

Bueno diría que lo más divertido (es) el apoyo que me han dado los compañeros; me hacen sentir en confianza, como en familia.

¿Esto es tan bueno como lo soñaste?

Bueno, no realmente. Es un sueño que cada niño desea cumplir y no me lo esperaba; me siento bastante agradecido.

Siempre te escuchamos hablar de tu fe en tus entrevistas, ¿de dónde viene esa convicción?

Bueno diría que eso viene de familia y consejos que me dan mi abuela y mi madre, que siempre están ahí conmigo. Como te digo, la fe es todo.

Cuando uno está en el clubhouse, ¿cómo se maneja cuando tus compañeros son de una fe o religión distinta?

Yo realmente trato de no hacer sentir mal a mis compañeros y sólo yo trato de hablar con ellos y compartir; dar lo mejor de mí.

¿Cómo te va con el inglés?

Bueno vamos mejorando gracias a Dios. No nos morimos de hambre como uno dice (se ríe).

¿Que ha sido lo más difícil de esta adaptación de República Dominicana a Estados Unidos?

Diría que al principio la comida, porque si uno no aprende realmente se va a quedar sin comer. Tuve que aprender pero sí me defiendo.

En Nueva York se habló mucho de ti antes de tu llegada...

Me siento bastante emocionado por el apoyo que siempre estuvieron dándome los fans y aclamándome todos los días. Me siento bien agradecido.

Ofensivamente no te ha ido bien, pero en defensa has sido excepcional, ¿como qué jugador querías ser?

Bueno diría como José (Reyes), porque yo me veo como una persona así, un líder, un buen compañero y diría que un capitán.

Por Marly Rivera | ESPN Digital