Últimas Noticias

#Opinión: Ted Williams, ''el más grande bateador que existió''

''¿Ves a toda esa gente que está ahí? Vinieron a verme jugar, así que yo voy a jugar''.

Así le respondió señalando al público Ted Williams al manager Joe Cronin el 28 de septiembre de 1941, antes de un doble juego que marcaba el fin de la temporada regular para los Medias Rojas de Boston.

Williams promediaba en ese momento para .39955. lo cual, redondeado, daba un average de .400 y Cronin quería proteger la extraordinaria marca de su estrella.

Había pasado una década desde que un hombre terminara con semejante promedio ofensivo, Bill Terry, de los Gigantes de Nueva York, en 1930.

Pero el toletero de los Medias Rojas no quería nada regalado.

''Si voy a batear .400, lo haré por mí mismo'', afirmó.

En la doble jornada ante los Atléticos de Filadelfia, Williams disparó seis imparables en ocho turnos y cerró su extraordinaria temporada con average de .406. Desde 1941, nunca más nadie lo consiguió.

Pero incluso el promedio del gran bateador de Boston pudo haber sido más alto aún, pues entonces, los elevados de sacrificio se contaban como vez al bate fallada.

Si le restaran los sacrificios de fly que conectó en la campaña, historiadores coinciden en que su promedio habría estado entre .411 y .419, basado en las reglas actuales.

Además, encabezó la Liga Americana en cuadrangulares, con 37 y tuvo 120 carreras impulsadas, perdiendo la Triple Corona por apenas cinco remolques.

Un año después conseguía el triplete con average de .343, 32 bambinazos y 114 empujadas y repitió la hazaña en 1947, después de pasar tres años como piloto de combate en la II Guerra Mundial.

En 1952 volvió a enlistarse en el ejército y participó en la guerra de Corea, por lo que jugó apenas seis partidos ese año y 73 en 1953.

En 1957, a los 38 años de edad, logró su quinto título de bateo con average de .388, el más alto conseguido por bateador alguno desde sus .406 de 1941.

Un año más tarde se lleva su sexta y última corona de los bateadores, con .328 y en 1960 ponía fin a su carrera, cuando con 41 primaveras, dejaba promedio de .316.

''En la vida uno tiene que trazarse objetivos. El mío es ir caminando y que la gente diga, por ahí va Ted Williams, el bateador más grande que existió''.

Después de una carrera de 19 años, en la que dejó promedio de por vida de .344, con 521 cuadrangulares y 1,839 carreras impulsadas.

Era conocida su tensa relación con los medios, que lo castigaron al negarle varias veces el premio de Jugador Más Valioso, incluso en años de Triple Corona.

''Espero que alguien batee .400 pronto. Entonces la gente puede empezar a molestar a ese tipo con preguntas sobre el último que bateó sobre .400''

, dijo una vez, molesto por tanta repetición sobre el asunto.

Pero en su primer año de elegibilidad en 1966, fue exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown. Finalmente los periodistas se rendían a la grandeza de Williams.

El 5 de julio del 2002 fallecía en Inverness, Florida, ''el bateador más grande que existió'', sin cumplir su deseo de ver a alguien promediar de nuevo batear sobre .400.

Por Jorge Morejón | ESPN Digital