Últimas Noticias

#NBA: ¿A qué equipo será cambiado Kyrie Irving?

Los Cleveland Cavaliers están confiados que pueden conseguir un botín digno de un rey por Kyrie Irving. Más que eso, se comportan (por ahora) como si un cambio es algo casi inevitable, y que hay pocas oportunidades de recuperar su maltrecha relación con él, de acuerdo a varias fuentes con conocimiento de la situación.

Las cosas pueden siempre cambiar, particularmente si Irving se reúne con James para limar asperezas, pero en definitiva, este es el ambiente tenso que se respira alrededor de las conversaciones.

Irving no es el primer actor de reparto en búsqueda de mayor protagonismo, o la primera superestrella que busca irse de una ciudad. Esta es la versión más reciente de la historia que ya vimos con Carmelo Anthony y Paul George, cuando le dijeron a sus equipos: "No volveré". La diferencia en este caso es que Irving lo dijo con suficiente antelación (dos años quedan de su contrato con los Cavs), por ende Cleveland está dispuesto a demandar una buena compensación. James Harden (un nombre que los allegados a Irving han mencionado) ansiaba su protagonismo, y luego se incomodó cuando Dwight Howard incursionó en su territorio. Kobe Bryant, de manera muy publicitada, chocó con Shaquille O'Neal, forzando a Los Angeles Lakers a decidirse por uno de ellos al final.

Y también lo hacen los entrenadores. Más recientemente, Dave Joerger básicamente consiguió ser despedido de los Memphis Grizzlies con el fin de firmar un contrato más lucrativo y largo con Sacramento Kings.

Sin embargo, lo que hace esto tan distinto, y a la vez sorprendente, es el rechazo por parte de Irving hacia LeBron James y la garantía que este trae de competir con miras a ganar campeonatos. Casi ningún jugador ha rechazado ganar a este nivel. Hasta las superestrellas deciden tragarse algo de orgullo a fin de jugar en junio. Así se ganan anillos.

Quizás esta sea la soberbia de alguien que prefiere someterse a temporadas jugando sobre .500 como primera opción. Quizás, Irving ya esté harto de James. LeBron es uno de los dos o tres más grandes jugadores de la historia. Hace que todos quienes estén a su alrededor sean mejores. También puede ser un líder opacante, mordaz e intimidante. Varios de sus acompañantes (desde Mike Dunleavy hasta J.J Hickson) han sucumbido ante la presión que representa el mantener contento al Rey. Kevin Love tuvo que soportar las miradas, viradas de ojos y trinos llenos de indirectas luego de cada fracaso en la rotación defensiva durante las peores semanas de 2016, mantuvo algo de confianza en sí mismo y se mantuvo hasta pelear en su triunfo del Juego 7. Por un tiempo, todo pendía de un hilo.

Irving se adaptó bien y pudo cosechar los beneficios de jugar con James: un título, actuaciones históricas en las finales, un tiro magistral y fama mercadeable. Los contras de jugar junto a LeBron siempre valen la pena.

Quizás Irving siente que James puede dejar Cleveland, y no quiere ser el primer candidato de ser el principal responsable de sostener las ruinas de un roster confeccionado a la medida de James. LeBron nunca fue gerente general del equipo, y ese era el chiste mundial. No obstante, cada decisión giraba en torno a él, desde su poder de ser un factor a la hora de decidir contratos a corto plazo, su mentalidad de "ganar ahora o nunca" que convirtió a las selecciones en el draft como irrelevantes, además de conseguir hombres que encajaran mejor con su estilo.

Si le gustaba o no a Irving, el hecho es que la grandeza de LeBron justifica dicha lealtad por parte de la organización.

Las franquicias estables lidian con estos conflictos entre egos. Hay reuniones, se masajean personalidades, se ajustan las jugadas, se ganan un montón de partidos y todos se sienten mejor. Le das poder a los que se sienten agraviados y los haces sentir incluidos. David Griffin, el recién depuesto gerente general de los Cavaliers, hizo su mejor esfuerzo con Irving, James y Love. La inexplicable decisión de Dan Gilbert de dejar ir a Griffin creó un vacío de poder en un momento inoportuno.

Aún así: este es un movimiento audaz por parte de Irving. Fue el líder en disparos la temporada pasada y estuvo cerca de LeBron en el departamento de anotaciones. Tuvo mayor posesión del balón que James y lo tocó casi igual de seguido. Cuenta con destacadas carencias defensivas, y los Cavaliers se han mostrado muy mal cuando Irving debe jugar sin James.

Irving puede tener un súbito despertar muy pronto, pero fue su decisión propia, a la espera de ver si los Cavaliers acceden a su petición.

Están actuando como si ese va a ser el caso. Cleveland busca un grupo de activos importantes, pero su mayor prioridad actualmente es apropiarse de un jugador joven de alto nivel, de acuerdo a fuentes ligadas a la NBA. Esto no significa necesariamente que esperen la salida de James. Les gustaría conseguirlo todo: uno o dos veteranos que ayuden a James a destronar a Golden State Warriors, ese joven cotizado, y puestos de selección en el draft. Se quieren preparar en caso que se produzca el peor escenario, con James dejando Cleveland, sin que se vea como si están empujándolo por la puerta, adquiriendo jugadores que él considere como no preparados. Aún así, el conseguir esa joven promesa parece ser su punto principal, de acuerdo a lo indicado por fuentes.

Los Cavaliers entienden que DeMarcus Cousins, Jimmy Butler y Paul George fueron cambiados por compensaciones decepcionantes. Saben que los blancos potenciales que ya firmaron nuevos contratos este verano no podrán ser cambiados hasta diciembre o enero. Sin embargo, no parecen estar desanimados. Irving tiene 25 años y es dos años y medio más joven que Butler. Le queda mayor tiempo en su contrato que a George, y no tiene la carga que Boogie lleva consigo.

Desde que Irving hiciera su petición de forma privada el 7 de julio, la recién renovada gerencia de Cleveland comandada por el nuevo gerente general Koby Altman ha estudiado todos los cambios que han involucrado estrellas durante la década más reciente, indican fuentes. Han tomado especial atención con el caso de los Phoenix Suns negociando a un Goran Dragic descontento y en un contrato a punto de expirar a cambio de dos puestos de selección en la primera ronda, incluyendo la selección sin protección de Miami Heat en el draft 2021. Están aspirando el cielo y las estrellas.

La mayoría de los equipos, incluyendo unos Boston Celtics llenos de piezas, han hecho la llamada obligatoria dejándole saber a Cleveland que les gustaría mantener la comunicación, de acuerdo a las fuentes. Boston podría ofrecer a Isaiah Thomas, Jae Crowder y una de sus selecciones doradas (el puesto de selección de Brooklyn Nets la próxima temporada, o la selección originalmente perteneciente a Lakers y Kings que recibieron de Philadelphia 76ers en el trueque por Markelle Fultz. No está claro si pueden obtener todo esto, pero estos puestos de selección podrían traer el atractivo joven que Cleveland necesita. No obstante, un pacto entre los dos mejores equipos del Este parece poco factible.

Todos quieren cambiar a Irving por Eric Bledsoe, un buen reemplazo que cuenta con el mismo agente de James. Pero, ¿qué más puede despachar Phoenix? La combinación de Jared Dudley, que no necesariamente encaje bien con LeBron, y una selección futura de primera ronda quizás no sean suficientes, incluso si los Suns absorben a Iman Shumpert. Phoenix no incluiría a Devin Booker. Josh Jackson podría ser el péndulo, porque de hecho Phoenix y Cleveland hablaron con respecto a un cambio que involucrara al cuarto seleccionado cerca de la época del draft, pero los Suns estaban encantados que Jackson terminase con ellos. Si los Suns efectivamente deciden dejar ir a Jackson, Cleveland y Phoenix podrían concretar un pacto simple entre dos equipos.

Muchos han sugerido pactos entre tres clubes en los cuales los Cavaliers se hicieran de los servicios de Bledsoe y el fotógrafo oficial de la célebre instantánea del bote en forma de banano Carmelo Anthony, con Irving dirigiéndose a Nueva York, y Shumpert y Channing Frye yendo a varios equipos involucrados distintos a Cleveland.


Será difícil el conseguir que estos cambios despierten el interés de Phoenix. Quizás Frank Ntilikina y un puesto de selección sin protección por parte de los Knicks sea suficiente. No obstante, los Suns gustarían contar con al menos uno o dos jugadores de rotación mayores de 21 años. Esta es la razón por la cual el tercer equipo en cualquier negociación es en muchos casos un lugar en el cual descargar salario: es difícil maximizar los beneficios de tres equipos a la vez todos tratando de ganar en el cambio, en lo que a talento se refiere.

Anthony y Bledsoe hacen $40.7 millones combinados, casi $4.1 millones más que el trío conformado por Irving, Shumpert y Frye. Esos $4.1 millones representan casi cuatro veces más para un equipo que ha superado los límites del impuesto al lujo como lo ha hecho Cleveland. Lance Thomas sería una atractiva adición a cualquier negociación por Melo, pero sólo añade más salario y más impuestos.

Miami podría ahorrarle dinero a Cleveland al ofrecer a Dragic, Wayne Ellington y Justise Winslow por Shumpert e Irving, pero Cleveland muy probablemente frunciría el ceño a menos que el mercado se enfríe. Miami no puede cambiar ninguna selección de primera ronda previa a su selección de 2023. Luego de dos temporadas mediocres y plagadas por las lesiones, Winslow debe luchar para volver al estatus de élite. LeBron no tiene mucha paciencia con hombres que no sean centros y no tengan habilidad anotadora.

Atlanta Hawks cuenta con tres selecciones extra en primera ronda, pero no tiene el tipo de talento en su plantilla que despertaría el interés de Cleveland. Pueden hacerse varios mega-pactos interesantes entre Atlanta, Phoenix y Cleveland, con Bledsoe dirigiéndose a los Cavaliers e Irving a Atlanta pero, nuevamente, los Suns siempre quedarán cortos a menos que desarrollen un apetito extraño por Dennis Schroder.

Los Milwaukee Bucks podrían tomar a Khris Middleton, Malcolm Brogdon y dos selecciones en primera ronda sin proteger. (Milwaukee podría terminar con solo una). Brogdon y Middleton son defensores versátiles con porcentajes de tiro sobre el 40 por ciento desde la pintura la temporada pasada, y hechos a la medida para enfrentarse a los Warriors. Irving le quitaría el balón a Giannis Antetokounmpo, sin embargo Antetokounmpo puede ser efectivo en ese papel con Thon Maker cubriendo el centro; imagínense un pick-and-roll con Irving y Antetokounmpo, con tres lanzadores eficientes alrededor.

Pero hay muchas contras. James necesita un hombre capaz de hacer segundos tiros y que pueda desestabilizar defensivas contrarias; MIddleton y Brogdon pueden hacer algo de eso, pero no lo suficiente en periodos largos contra defensivas de élite en postemporada.

Los Bucks siempre serán la franquicia de Antetokounmpo, y él necesita mucho mantener el balón con él. ¿Estará Irving conforme con eso? Debería. Ambos deberían ser lo suficientemente inteligentes para complementarse dentro de un sistema mayor de movimiento del balón.

Y esto es precisamente lo que hace a los Denver Nuggets un socio interesante. Los Nuggets le dieron el balón a Nikola Jokic a mediados de diciembre, y descubrieron que contaban con la ofensiva más potente de la liga. Una versión actualizada de Jamal Muray es el base perfecto alrededor de Jokic: que pueda estar omnipresente para los pases veloces de Jokic, poder virar de un lado a otro con él y abarcar la cancha.

La versión actual de Irving es un jugador muy diferente. Quiere el balón. Quiere el nivel de control que actualmente dispone Jokic, e incluso a un nivel mayor. Sería un periodo de ajustes muy doloroso.

No obstante, los ajustes quizás conlleven a una transformación que a su vez concluya creando magia del baloncesto. Los Cavaliers han sido terribles cada vez que Irving juega sin tener a LeBron al lado. La anotación de Irving en esos minutos ha ascendido, a pesar de todo, en parte porque nunca deja de disparar. Durante las últimas dos campañas, Irving ha convertido 26 tiros por cada 36 minutos que juega sin James, de acuerdo a NBA.com. Sólo seis jugadores en la historia han conseguido 25 intentos por cada 36 minutos en cada campaña, y sólo uno de ellos (Wilt Chamberlain) lo hizo en par de ocasiones. ¡Ni siquiera Kobe Bryant lo pudo lograr alguna vez!

Mientras tanto, los números de Irving en asistencias apenas subieron.

Este muestreo, obviamente, representa a un Kyrie al extremo. Pero si este es el tipo de jugador que ansía ser, nunca ganará en grande. Nadie quiere jugar con alguien así, especialmente cuando te aporta tan poco en lo que a defensiva concierne.

Quizás el crecer junto a un especialista de "pasar primero" como Jokic es exactamente lo que Irving necesita a fin de ampliar su nivel de juego. Los Nuggets están construyendo un sistema que órbita alrededor de Jokic. Los Cavaliers realmente no han contado con algo así, aparte de pedirle a James e Irving que hagan lo extraordinario. Personas alrededor del equipo consideran que esa es una de las razones por las cuales los Cavaliers dormitan cuando James está fuera de acción. Él es el sistema. Sin él, improvisan hasta que regresa a la cancha.

Y los Nuggets, desesperados por llegar a los playoffs, podrían considerar mejorar en la posición de base a menos que Murray esté listo para asumir la carga de más minutos en acción. Apartemos a un lado el tema de "encajar apropiadamente". Murray tiene 20 años. Irving es una superestrella ofensiva. Enfoquemos su juego un poco más hacia los pases (una evolución que podría ocurrir de forma natural con Jokic y Paul Millsap haciendo que el balón flote) y quizás se convierta en uno de los seis mejores jugadores ofensivos de la liga. Además, vendería entradas en un mercado que necesita un impulso de forma desesperada.

El precio sería alto. Cleveland muy probablemente pedirá a Wilson Chandler, Gary Harris, Murray y un puesto de selección en primera ronda. El negociar a Harris y Murray crearía un vacío en lo que es actualmente un núcleo joven muy interesante en Denver. Si Irving se va a otra parte en dos años, ¿qué les quedaría? Lucharán a muerte por quedarse con uno de ellos, y hacer eso podría hacer que las negociaciones se rompan.


El cambiar a Chandler, ingrediente esencial en cualquier negociación entre Denver y Cleveland, crearía un vacío en el puesto de alero bajo. Denver podría sobrevivir con Will Barton, Juan Hernangomez y un agente libre de nivel mínimo de la talla de Gerald Henderson o Arron Afflalo. Aún así: Eso sería motivo de preocupación para un equipo en una misión acelerada de llegar a la postemporada.

Ese paquete que en teoría despacharía Denver no le daría a LeBron un base tradicional dispuesto a lidiar con la carga pesada como lo ha hecho Irving. Los Nuggets podrían llamar a Brooklyn y conseguir un pacto entre tres equipos en el cual Cleveland recibiría a Jeremy Lin, Chandler, Harris y una selección del draft, y los Nets conseguirían dinero que no quisieran, incluyendo a Shumpert, a cambio de puestos en el draft. Denver se podría quedar con Murray en este escenario, pero deberán deshacerse de puestos en el draft.

No han habido aún rumores que involucren a Lin, o la participación de los Nets como tercera pieza en una negociación por Irving, de acuerdo a fuentes cercanas a la NBA. El nexo entre Kenny Atkinson, entrenador de Brooklyn, y Lin es muy fuerte, y los Nets quieren ver como D'Angelo Russell se desempeña junto con Lin.

El encontrar a un tercer equipo es esencial para Cleveland a fin de adquirir otro objetivo que tiene sentido: el viejo amigo Andrew Wiggins.

Wiggins gana cerca de $11 millones menos que Irving. Minnesota Timberwolves no tiene contratos atractivos a fin de acercarse económicamente, o a fin de enviar a un tercer equipo como Phoenix que podría aportarle a Cleveland un base (Bledsoe). LeBron podría exigir un veterano más experimentado junto con Wiggins, quien nunca ha tenido oportunidad de estar en los playoffs. Minnesota no puede despachar a Jeff Teague hasta el 15 de diciembre, lo cual representa o bien un problema sin solución o una molestia con la cual hay que esperar hasta tanto ese plazo expire.

Lin podría ser la clave que active negociaciones entre tres equipos, con Brooklyn extrayendo puestos en el draft a fin de hacerse con Cole Aldrich y quizás otro hombre de salario menor. Minnesota tiene apenas 11 jugadores con contratos vigentes, lo que significa que un pacto "3x1" les dejaría sin la mitad de su roster. Quizás ese sea el sueño delirante de Tom Thibodeau, para que todos jueguen más de 40 minutos.

El nivel de interés por parte de los Sixers no está claro, pero se piensa qué quieren esperar y ver con qué cuentan. Un Utah Jazz sin Gordon Hayward no ofrece opciones fáciles. Negociar con San Antonio Spurs sería bastante engorroso.

Contrario al sentido común, estoy interesado en ver si Irving se une a Anthony Davis en New Orleans Pelicans. Davis es casi el copiloto ideal para un base con dominio del balón. Es un socio en el pick-and-roll que puede aislar y marcar la diferencia cuando Irving necesite un respiro, y usar la amenaza que representa su tiro para desequilibrar a la defensiva oponente. No tiene el manejo de balón suficiente para iniciar posesiones, pero estampa su sello en todos los aspectos.

Básicamente, es una primera opción sin dribles, un truco que podría convencer a Irving que el equipo será suyo. A fin que esto funcione, Cleveland tendría que comprar a DeMarcus Cousins a fin que sea un destructor del estilo arrogante de Golden State y que le abone el camino a LeBron, y una pieza potencial que podría renovar si LeBron decide irse. Eso, sin embargo, deja mucho espacio para la incertidumbre.

Chicago Bulls no tiene nada qué ofrecer (y realmente nunca lo tuvo más allá de Jimmy Butler), y el sueño con Chris Paul se desvaneció.

Esta es una decisión importante para los Cavaliers y para el propio Altman, su momento de bautizo de fuego muy al estilo de la situación de Masai Ujiri. Lo que consigan a cambio de Irving, claro, si deciden cambiarlo, podría definir el destino de su franquicia durante, al menos, el próximo lustro.

Por Zach Lowe | ESPN.com