Últimas Noticias

#MLB: Los Astros se vieron imbatibles en la primera mitad y ahora buscan más

A A.J. Hinch le acababan de hacer el tipo de pregunta que casi nunca se les plantea a los managers de Grandes Ligas.

¿Cómo hacen sus Astros para mantener el espíritu competitivo cuando tienen una ventaja de 15.5 juegos en la División Oeste de la Liga Americana?

Pero Hinch estaba preparado.

"Sólo mírennos jugar, y les vamos a demostrar que vamos a jugar para ganar día tras día", dijo.

Hay más.

"Yo no creo que en ese clubhouse haya alguien que no adore venir al estadio", siguió Hinch. "Cuando vienes al estadio con este grupo, un grupo especial de muchachos, sabes que no están satisfechos. Lo diga yo o no, sé que no están satisfechos".

Con récord de 58-28, los Astros tienen la ventaja divisional más grande antes del Juego de Estrellas desde que los Marineros del 2001 lograron un margen de 19 juegos de diferencia. Y son el primer equipo en subir a 30 juegos sobre .500 antes de la pausa del Clásico de Media Temporada desde que los Tigres del 2006 lo hicieron con 59-29.

Una cosa seria, ¿no?

Hinch estaba preparado para estas preguntas porque ha pasado algún tiempo pensando en la actualidad de su equipo mientras han venido construyendo esa ventaja en la División Oeste, básicamente sin mostrar debilidad alguna. Todo eso a pesar de haber tenido a cuatro abridores en la lista de incapacitados en un momento de la campaña.

Houston ha anotado 23 carreras más que cualquier otro equipo en las Grandes Ligas. Increíblemente, los Astros son el equipo con más jonrones y la menor cantidad de ponches. Consultado sobre la profundidad de su lineup, Hinch dijo lo siguiente: "No tienes un inning en el que puedas respirar (si eres el lanzador contrario). Hemos demostrado eso una y otra vez. Algunas veces pienso que yo podría voltear el lineup y poner a otros en la parte baja y que igual no perderíamos nada de poder".

¿Pitcheo? La efectividad de los Astros de 3.94 es la quinta mejor de las Mayores. Y tienen marca de 19-12 desde la última vez que lanzó su número 1, el zurdo Dallas Keuchel.

Houston tiene un muy respetable récord de 27-18 en Minute Maid Park y uno insólito de 31-10 en la carretera.

Algunas veces, una temporada puede volverse mágica. Seguro, los Cachorros vivieron algo de eso el año pasado. Pero incluso en su ruta al récord de 103-58 con el que terminaron la ronda regular y a su primer título de Serie Mundial en 108 años, no tuvieron una ventaja de 16 juegos sino hasta septiembre.

Los Astros llevan un ritmo para ganar 110 juegos, la mayor cantidad en las Mayores desde que los Marineros del 2001 ganaron 116. Y para Hinch, eso no es lo importante de verdad. Lo que tiene a los Astros en el lugar que ocupan ahora es la convicción de que pueden mantener ese paso.

"Estos muchachos, como grupo, tienen muchísimas cualidades, por lo que tengo cero preocupaciones", dijo Hinch. "Este es un gran equipo para trabajar. Obviamente queda mucha temporada".

Sin embargo, siendo la naturaleza humana como es, seguramente habrá quien espere un bajón. Por eso precisamente es que la mentalidad del grupo es importante.

Los tres mejores jugadores de posición de Hinch -el segunda base venezolano José Altuve, el torpedero puertorriqueño Carlos Correa y el jardinero derecho George Springer, tienen 27, 22 y 27 años, respectivamente.

Ninguno ha ganado un campeonato. Antes de que los Astros consiguiesen un puesto de Comodín en el 2015, el club venía de promediar 104 derrotas al año en las cuatro campañas anteriores.

Altuve y Springer vivieron parte de esos días negros. En esa época, jugaban como ahora juega el grupo entero: duro y divirtiéndose.

Porque son relativamente jóvenes y porque aún no han ganado una Serie Mundial, ni tienen súper contratos, los Astros creen que todavía tienen cosas que demostrar.

Y aman lo que hacen y juegan con energía cada día. Poder verlos en el dugout durante los momentos buenos es recordar que son un grupo de muchachos que están pasando el mejor momento de sus vidas.

"Nosotros nos divertimos mucho. Sabemos quiénes somos", dijo Springer. "Entendemos quiénes somos como equipo. Ha sido divertido salir a jugar y vivir esto. Ha sido una primera mitad especial para nosotros. Obviamente, falta mucho camino. Tenemos que seguir jugando de la misma forma".

Altuve, Springer y Correa fueron todos elegidos para iniciar el 88vo Juego de las Estrellas el martes en Miami. Los abridores Keuchel y Lance McCullers Jr. también fueron convocados al evento.

Springer afirmó que espera jugar el Juego de Estrellas de la misma forma en que lo ha hecho toda la temporada: duro y divirtiéndose. Es lo mismo que ve Hinch todos los días.

"Internamente, están motivados", dijo Hinch. "Lo sé por la forma en la que juegan. Valoro su preparación. Eso es algo que les he dicho".

Por Richard Justice / MLB.com