Navigation

#MLB: Cinco grandes errores cometidos por equipos en 2017

#MLB: Cinco grandes errores cometidos por equipos en 2017
En el béisbol como en la vida, hay problemas inevitables, cosas que no podían haber sido previstas o evitadas. Los Gigantes no podían realmente hacer mucho acerca de la decisión de Madison Bumgarner de montar bicicleta en su día de descanso, ni había ninguna manera real de reemplazarlo una vez que lo perdieron. Eventos como ese están en su mayoría fuera del control de un equipo, y son las variables que limitan sus posibilidades de un equipo para garantizar una temporada exitosa. A veces, las cosas simplemente suceden.

Pero no todos los problemas son causa de la mala fortuna. En este momento, una serie de contendientes (o deberían haber sido contendientes) están luchando con dolores de cabeza creados por ellos mismos. Echemos un vistazo a las cinco situaciones más importantes que están causando problemas que eran previsibles y evitables.

1. Tercera base, Medias Rojas de Boston

Durante el invierno, Dave Dombrowski decidió no sólo apostar a un regreso a la forma de Pablo Sandoval, sino también a doblar en esa apuesta, cambiar al que fuera la tercera base potencial del equipo en el futuro (Yoan Moncada -aunque para ser justos, él ayudó a conseguir a Chris Sale) y al útil tercera base del presente Travis Shaw. Sin Shaw y Moncada, el equipo entregó el trabajo de titular nuevamente a Sandoval, a pesar de que produjo dos victorias por debajo del nivel de reemplazo en 2015, y luego se perdió todo el 2016 con un problema de hombro.

El experimento ha fracasado espectacularmente, ya que Sandoval está bateando .212/.269/.354, y su defensa en la tercera base es tan pobre que John Farrell no quiere jugar con él cuando el equipo abre con un lanzador zurdo, porque esos son partidos con un montón de rodados a la tercera base. La rotación normal de los Medias Rojas consiste en Rick Porcello y cuatro zurdos, por lo que Sandoval es tan malo para este equipo como cualquiera en el béisbol. En total, los antesalistas de los Medias Rojas han sido algunos de los peores en el béisbol, produciendo casi una victoria por debajo del nivel de reemplazo en la primera mitad de la temporada. El punto del nivel de reemplazo es que un equipo debe ser capaz de encontrar a alguien que se desempeñe cerca de ese nivel por un costo mínimo, pero los Medias Rojas ni siquiera han sido capaces de mejorar ese punto débil.

Dado que el equipo aún no ha promovido al prospecto de tercera base Rafael Devers de Double-A, ellos no parecen inclinados a apurar al mejor de sus prospectos, de apenas 20 años, al puesto de trabajo en este momento. Eso hace que un cambio en julio sea más probable, con una adquisición de mediano relieve como Todd Frazier como la opción más probable. Frazier ha retrocedido mucho en los últimos años, pero ha proyectado un poco más de una victoria por encima del reemplazo en la segunda mitad de la temporada, lo que sería una gran mejora con respecto a lo que el equipo ha conseguido hasta la fecha.

2. Jardín izquierdo, Gigantes de San Francisco

Mientras que la lesión de Bumgarner ciertamente ha herido al equipo, los Gigantes no estarían ganando incluso con su as, ya que su elenco de jugadores de posición ha sido sobre todo terrible esta temporada. Ningún punto en el equipo ha sido un problema mayor que el jardín izquierdo, donde la colección de desajustes de San Francisco se ha combinado para la peor producción de la Liga Nacional de menos 0.6 WAR. De los 13 jugadores que han tenido por lo menos una aparición al plato mientras juegan el campo izquierdo en S.F. este año, sólo dos de ellos han publicado líneas de bateo por encima de la media, y uno de ellos es Brandon Belt, el primera base del equipo. Antes de que el novato Austin Slater apareciera para proporcionar alguna competencia, el equipo había conseguido menos 1.1 WAR de sus jardineros izquierdos, lo que ayudó a hundir tanto la ofensiva como la defensa.

La decisión del equipo de entrar al año contando con Jarrett Parker y Mac Williamson sigue siendo algo inexplicable, dada la cantidad gastada en la adición de Mark Melancon para mejorar el bullpen y los grandes desembolsos en efectivo gastados en Johnny Cueto y Jeff Samardzija para arreglar la rotación el año pasado. Los bullpens están ganando en importancia y valor alrededor de la liga, pero no puedes proteger ventajas que no tienes, y si quieres estar regularmente entregando la pelota a tu cerrador, tener un jardinero izquierdo es útil. Los Gigantes están fuera de este año, pero si Slater tiene problemas en la segunda mitad, el equipo probablemente debería dar prioridad a la búsqueda de un jardinero izquierdo real este invierno.

3. Pitcheo abridor, Orioles de Baltimore

Parte del colapso de los abridores de los Orioles cae en la categoría del "¿Qué vas a hacer?". Kevin Gausman fue excelente el año pasado y parecía estar cumpliendo su promesa como un abridor de 25 años de calidad. Su implosión este año no es algo que los Orioles podrían haber planeado.

¿Pero todo después de él? Parecía incompleto en marzo, y no parece mejor ahora. El equipo entró en el año sin profundidad de rotación, lo que le obligó a depender mucho de Chris Tillman (que terminó el año pasado en la lista de lesionados con un problema de hombro y no estaba lo suficientemente saludable para comenzar esta temporada con el equipo) y Ubaldo Jiménez. Eso predeciblemente salió mal, ya que los dos se han combinado para permitir 105 carreras en 127 ⅔ entradas lanzadas. No había alternativas de lugar para permitir que Dylan Bundy construyera sus entradas de manera mesurada, y él se ha ido desmoronado a medida que la carga de trabajo se ha acumulado.

Gracias a la existencia de los Rojos, la rotación de los Orioles es sólo penúltimo lugar en la mayoría de las principales categorías de lanzamiento, pero los Rojos no están tratando de ganar este año.

Con los mejores jugadores de los Orioles subiendo en la agencia libre, muchos costosos jugadores veteranos en los libros, y ningún sistema verdadero de granja para hablar de, éste era otro año crucial para ellos. Con una de las peores rotaciones en el béisbol, sin embargo, van a necesitar mucho más magia del bullpen en la segunda mitad para sacar otro puesto de playoffs.

4. Primera base, Marineros de Seattle

Con Robinson Canó, Félix Hernández y Nelson Cruz como estrellas del equipo, los Marineros entraron en el año con un núcleo envejecido que necesitaba ganar más pronto que tarde. Jerry Dipoto realizó aproximadamente 142 operaciones durante el invierno en un esfuerzo por hacer que el equipo fuera más atlético y bien redondeado y, al hacerlo, encontró algunos jugadores de rol de calidad que han ayudado a mantener al equipo colgando alrededor de .500 a pesar de una avalancha de lesiones en el cuerpo de pitcheo. La única cosa que los Marineros se negaron a hacer este invierno fue mejorar significativamente en la primera base, en lugar de hacer un pequeño comercio para traer a Danny Valencia para compartir el trabajo con el novato Dan Vogelbach.

La defensa de Vogelbach hace tiempo que los exploradores se muestran escépticos de que pueda jugar en cualquier posición que no sea la de bateador designado y su perfil ofensivo de alta cantidad de boletos/poder moderado a menudo no se traduce bien contra los pitchers de las grandes ligas, lo que fuerza a los jugadores a probar que pueden batear. En FanGraphs, proyectamos que los Marineros tengan la quinta peor combinación de la primera base en el béisbol entrando en la temporada.

En realidad, han sido los segundos peores, con Vogelbach sacándose temprano del trabajo y Valencia pidiéndosele que asuma un papel a tiempo completo para el que no es el adecuado.

En un invierno en el que los Marineros encontraron 11 millones de dólares para el especialista zurdo Marc Rzepczynski, que ha lanzado sólo 16 entradas en 29 apariciones, no ofreciendo más agresivamente a jugadores como Eric Thames o Mitch Moreland, que ganan salarios comparables al de un relevista especialista en zurdos, parece un gran error. Si ellos quieren mejorar la primera base, el cambio por alguien como Yonder Alonso les costaría mucho más en la fecha límite de lo que tendrían que simplemente pagar por una mejor primera base durante el invierno.

5. Pitcheo de relevo, Tigres de Detroit

Muerte, impuestos y un bullpen terrible en Detroit. Es sólo un poco hiperbólico decir que los problemas de los Tigres para encontrar suficientes buenos relevistas se remontan a los días de Ben Franklin, excepto Willie Hernandez. El bullpen de Detroit en 2017 es 29º en las mayores en ERA, 30º en FIP, 30º en xFIP y 29º en probabilidad de victorias, pero esto no es nuevo; en los últimos 10 años, el equipo ocupa el puesto 29 en ERA, el último en FIP y xFIP y el 24 en WPA. Mientras que esta era de béisbol en Detroit será recordado por el gran bateo de Miguel Cabrera y el dominio de Justin Verlander como un as, la incapacidad del equipo para encontrar un grupo competente de relevistas ha sido tan prominente.

Este año, el equipo dependió excesivamente de Francisco Rodríguez, a pesar de su rendimiento de 2016 produciendo una serie de banderas rojas, incluyendo una gran caída en su tasa de ponches. Justin Wilson tuvo que hacerse cargo del noveno inning una vez que el K-Rod se convirtió en Boletos y Jonornes-Rod y el equipo simplemente carecía de suficientes armas para darle la pelota en situaciones de salvación, ya que la incapacidad del equipo para encontrar un estabilizador rentable que ayudara. Con los Tigres luciendo como vendedores en la fecha límite de cambios, el tiempo de los Tigres que son contendientes perennes puede haber terminado.

Tal vez durante la reconstrucción inminente, la organización puede averiguar lo que está haciendo mal cuando se trata de evaluar a los lanzadores de relevo.

Por Dave Cameron | FanGraphs
Share

Emmanuel Rosario A.

Ingeniero en Sistemas, Artista Plástico y Analista Estadístico de Béisbol. Toda mi vida me han facinado el Deporte, en especial el Béisbol y sus Estadísticas tanto tradicionales como Sabermeticas, me puedes seguir en Twitter: @EmmaDeportes 

Post A Comment: