Últimas Noticias

#Análisis: ¿Será este el mejor equipo de los Dodgers de la historia?

LOS ANGELES -- Aficionados y Fanáticos al Rey de los Deportes: Siempre me ha parecido que la rivalidad entre Gigantes y Dodgers es la que se vive con mejor ambiente y la que se disfruta más en el estadio. Cada vez que hablo del tema, me gusta recalcar que se "vibra" más en A.T.T. Park en San Francisco y que el público en Los Angeles no se involucra a ese nivel.

Sin embargo, lo que esta sucediendo esta temporada con los Dodgers ha cambiado por completo la forma de vivir esa rivalidad. El viernes por la noche, lleno total en el estadio, un ambiente electrizante y un par de Home Runs de Corey Seager que culminaron la voltereta en favor de los locales, imponiéndose en el primero de la serie a sus acérrimos rivales.

Acostumbrados a ver como la gente comienza a salir de Dodger Stadium en la 7a. entrada, no deja de causar extrañeza que los fanáticos permanecieron adentro hasta el final del juego, y la forma de apoyar a su equipo, hace muchos años que no la veía yo por estos lares. Los Dodgers tienen ahora marca de 72-7 en los encuentros en que en algún momento han tenido ventaja y sus rachas ganadoras se comparan sólamente con el equipo de 1899, cuando por supuesto jugaban en Brooklyn y no se les conocía como Dodgers.

Adrián Beltré se colocó a dos de los 3,000 hits. El dominicano será el número 31 en esa lista, y junto a Ichiro, Rafael Palmeiro, Rod Carew y Roberto Clemente, uno de los 5 nacidos fuera de Estados Unidos en conseguir dicha hazaña.

En la batalla por la Central de la Liga Nacional, los Cerveceros le ganaron el primero de la serie a los Cachorros para colocarse a medio juego. En Milwaukee saben que es ahora o nunca, saben que esta serie es vital, más allá de la matemática y los standings, para demostrar que pueden medirse de tú a tú con el equipo fuerte de su división.

Aquí el segundo de la serie se jugará también a casa llena: Gigantes, Dodgers, verano californiano, afición encendida y un marco hermoso en Chavez Ravine...

¡No hay nada mejor!

Por Guillermo Celis / ESPN Deportes