Últimas Noticias

#Opinión: El relevo de los peloteros estelares de República Dominicana

La República Dominicana ha tenido un relevo de jugadores estelares tan rápido que apenas nos ha dado tiempo para darnos cuenta.

A pesar del retiro de David Ortiz y Alex Rodríguez, las temporadas bajo par de Johnny Cueto y José Bautista, por solo mencionar algunos casos, no ha quedado  un vacío existencial y nos ha pasado como una carrera de relevo de 4 x 100, pues un grupo de muchachos han sobrepasado las expectativas. Nelson Cruz, Robinson Canó, Bautista o Edwin Encarnación, figuras estelares del patio, no aparecen como  los tradicionales líderes ofensivos de las Mayores.

Marcel Ozuna, Miguel Sanó, Jean Segura, Nomar Mazara,  Gary Sánchez, Alex Colomé son parte del nuevo proyecto de peloteros estelares dominicanos. Otros jóvenes recién subidos y con etiquetas de prospectos como Raimel Tapia, Franchy Cordero, Magneuris Sierra, Dinelson Lamet, Francis Martes o un Amed Rosario que no ha debutado en las Mayores, pero con el sello de futura estrella y unos registros impresionantes los últimos dos años en las Menores, estarán en la retaguardia en un futuro cercano.

Así como los norteamericanos tienen en sus niños lindos llamados Bryce Harper o Mike Trout, de nuestro patio ha salido un grupo que no quiere ser segundo de nadie, manteniendo la estirpe de estelaridad que ha caracterizado a los jugadores representantes de nuestro país.

Marcel Ozuna ha irrumpido como una de las fuerzas ofensivas de la Liga Nacional.  El toletero  de los Marlins (.324-17-47) es el principal representante del poder criollo en el Viejo Circuito. Ocupa el  quinto puesto en hits (83), sexto  en promedio de bateo, séptimo en jonrones, octavo en slugging (.574), noveno en remolcadas.

Sus estadísticas son redondas, fue convocado al Juego de Estrellas el año pasado, este año también debe estar presente. Ozuna ha trabajado duro para llegar a codearse con la élite de jardineros de la Nacional los últimos dos años, sobretodo con su bateo hacia la parte derecha del terreno. Hemos visto el poder de Ozuna con los Gigantes del Cibao (fue líder de jonrones en el 2012-13, disparando 9 jonrones) y podría estar tocando las puertas del estrellato.

Miguel Sanó ha sido desde su firma un jugador con una proyección extraordinaria. Recibió un bono de 3.15 millones en el 2009 de parte de los Mellizos. Con solo 24 años, tiene un poder descomunal. Disparó 18 jonrones en media temporada en el 2015, el año pasado conectó 25 jonrones, aunque se veía perdido por momentos en el plato. Este año ha estado formidable (.291-16-48), ocupa el tercer lugar en remolcadas, cuarto en OPS (.959), quinto en OBP (.390) y slugging (.570),  séptimo en transferencias (36),  décimo en jonrones. Al día de hoy es el antesalista más votado de la Americana para el Juego de Estrellas 2017 con 1,010,060 votos.

Gary Sánchez, similar a Sanó, recibió 3.0 millones en el 2009 y  tiene 24 años. Le prendió fuego a las Menores (99 jonrones hasta el año pasado), aun así los Yankees lo llevaron despacio y rechazaron todo tipo de ofertas de cambio por el máscara criollo. Segundo en las votaciones para el Novato del Año en la temporada pasada (.299-20-42 en apenas 53 encuentros), este año, a pesar de de haber estado lesionado durante un mes, ha cogido el piso, mosteando que es un bateador oportuno, un empujador natural y un bate con pocas debilidades (.295-11-33 en 39 encuentros).

Nomar Mazara ha sido el jugador criollo con el más alto bono recibido al estampar  su firma al profesionalismo en julio 2 (5.0 millones en el 2011). En el 2016 tuvo buen desempeño (.266-20-54), elegido Novato del Mes en abril y mayo, pero descendió en la segunda mitad. Este año llegó para quedarse (.283-8-44), ocupando el octavo puesto en remolcadas en el Nuevo Circuito. Tanto Sanó como Mazara, de apenas 22 años, deben hacer algunos ajustes, pero tienen todo el talento y un futuro que los llevará a los primeros planos.

Alex Colomé, Carlos Martínez y Ervin Santana han sido los criollos más destacados en el picheo este año. Alex Colomé (1-2 1.95, 19 rescates), es el líder de juegos salvados de la Americana. Estar en Tampa no le ha ayudado a proyectar su figura al nivel de sus números las últimas dos temporadas, incluyendo 37 juegos salvados e ir al Juego de Estrellas el año pasado.

Santana  (8-4 2.56) es tercero en triunfos, efectividad, entradas lanzadas (95) y WHIP (0.95)  de la Liga Americana. Este año ha ganando más juegos que en cada una de sus últimas dos campañas. El veterano de 34 años no es parte del relevo de jugadores criollos, pero ha tenido un magnífico 2017 y  podría estar en su segundo All Star.

El Tsunami Martínez se ha convertido en un buen lanzador (14 y 16 triunfos las últimas dos temporadas). Este año (6-5 2.86), es el segundo mejor ponchador de la Liga Nacional (107), quinto en efectividad y WHIP (1.05). Michael Pineda (7-3 3.71, quinto en victorias en la Americana)  y Luis Severino (5-2 2.99), sexto en efectividad, quinto en WHIP ( 1.05) y ponches (90) han tenido un buen 2017. Severino ha aprovechado las sugerencias del sin par Pedro Martínez.

Jean Segura (All Star en el 2013) explotó el año pasado con Arizona (.319-20-64, 203 hits, 102 anotadas). Ha estado dos veces este año en lista de incapacitados, incluso era el líder de bateo al momento de su segunda lesión (.341). Segura podría regresar a juego la próxima semana, para seguir quemando la liga con su bate.

El nuevo talento criollo está demostrando que será el relevo de los estelares criollos retirados y los que han descendido en sus registros.

Por Horacio Nolasco / El Papá del Béisbol