Últimas Noticias

#MLB: El Quisqueyano Albert Pujols amplió su ya enorme legado al dar su jonrón 600 en G.L.

El dominicano Albert Pujols había jugado en apenas tres juegos por encima de Clase-A cuando se presentó a los Entrenamientos de Primavera de los Cardenales en el 2001. El inicialista fue el jugador 402 elegido en el draft amateur de 1999 y no firmó un contrato hasta que San Luis aumentara su bono a US$60,000.

Sin embargo, Pujols fue un legítimo prospecto en su primera pretemporada. En sólo una campaña como profesional, los Cardenales estuvieron lo suficientemente satisfechos para pensar que su bate tendría éxito en cualquier nivel. Lo que nunca pensaron fue lo que estamos celebrando ahora: Uno de los mejores jugadores en la historia de la Gran Carpa.

Eso es lo que el jonrón número 600 de Pujols -- un grand slam en el segundo juego de la serie de los Angelinos contra los Mellizos frente a su compatriota Ervin Santana -- representa. Eso nos permite tomar un momento para reflexionar sobre la grandeza del cañonero.

A sus 37 años de edad y tras casi 2,500 encuentros de temporada regular y otros 77 de postemporada, nos podemos dar cuenta del nivel de Pujols y el hecho de que pertenece a la corta lista de los mejores jugadores de todos los tiempos.

El quisqueyano es el noveno jugador en llegar a los 600 jonrones de por vida y está a 124 imparables de convertirse en el cuarto miembro del club de los 600 cuadrangulares y los 3,000 hits. Hank Aaron, Alex Rodríguez y Willie Mays son los otros.

Pujols pegó 445 vuelacercas con los Cardenales y ha sacudido 155 en seis campañas con los Angelinos. En sus primeras cinco temporadas en Anaheim, promedió 29 dobletes y 29 cuadrangulares por año.

Lo siguiente sería el mayor legado de Pujols: En sus 11 temporadas en San Luis, el club ganó más juegos de temporada regular que cualquier otro equipo de la Liga Nacional. Los Cardenales también ganaron la Serie Mundial dos veces, haciendo de Pujols el segundo pelotero con 600 jonrones y más de un título.

El otro es nada más y nada menos que Babe Ruth.

Los números -- incluso los más espectaculares -- pierden su importancia después de un tiempo. Cuando los compañeros y managers de Pujols hablan acerca del toletero, nunca comienzan con una estadística.

En vez de eso, hablan sobre su disciplina, enfoque y ética de trabajo. Señalan sus fuertes entrenamientos y la manera en que Pujols pasó horas en las jaulas de bateo para mantener su swing en forma.

Destacan ese mismo swing, uno de los más consistentes y disciplinados que se han visto. Indican que Pujols casi nunca les tira a lanzamientos fuera de la zona de strike y casi nunca luce fuera de equilibrio.

Según la historia, sólo una lesión de Bobby Bonilla abrió un puesto en el roster para Pujols. El ex dirigente de San Luis, Tony La Russa, dijo que eso no es cierto. El ex capataz indicó que Pujols se ganó un puesto con la seriedad de su mentalidad y haciendo contacto con consistencia.

Mark McGwire estaba establecido como inicialista de los Cardenales, pero La Russa decidió que podía darle tiempo de juego a Pujols como jardinero izquierdo y antesalista.

Algunos dentro de la organización se preguntaron si cambiar de posiciones sería lo mejor para el novato de 21 años de edad.

Cuando se trata de un jugador tan talentoso e inteligente como Pujols, estaba bien retarlo y dejarlo aprender las cosas por cuenta propia. El dominicano no necesitó tiempo para acoplarse. En sus primeras 10 temporadas, promedió .331 de bateo, 43 dobles, 41 jonrones, 123 remolcadas y 1.050 de OPS.

Las estadísticas de Pujols han descendido con el paso de los años, pero todavía es uno de los mejores jugadores en las Grandes Ligas.

Es casi seguro que Pujols se sintió un poco incómodo con esta celebración de los 600 jonrones. Una de las lecciones más importantes que el cañonero aprendió de McGwire y La Russa en sus primeros entrenamientos fue que lo único que importaba era ganar.

El resto no tiene mucha importancia. Cuando notas a Pujols sin tanta emoción y tan concentrado, puedes ver el reflejo de La Russa. De aquella manera eran hechos una para el otro.

De todas maneras, se reconocerán los logros de Pujols. Señalaremos que aseguró su boleto a Cooperstown hace muchos años y le haremos saber que ha sido maravilloso verlo jugar estos últimos 17 años.

Algún día Pujols valorará todo esto. Comprenderá que cuando hablamos de los mejores inicialistas en la historia del béisbol, surgirá él en el debate.

El cuadrangular 600 de Pujols fue un recuerdo de lo bueno que ha sido y que será reconocido por lo correcto. En cuanto a legados se refieren, éste puede ser uno de los más grandes.

Por Richard Justice / MLB.com