Navigation

Luis Severino: 'Tenía que probar que podía ser un abridor de Grandes Ligas'

Luis Severino: 'Tenía que probar que podía ser un abridor de Grandes Ligas'
Sólo dos años después que el abridor de los Yankees de Nueva York, Luis Severino, arribó a los Estados Unidos, el dominicano debutó en Grandes Ligas nada menos que en contra de los Medias Rojas de Boston en agosto de 2015 (convirtiéndose a los 21 años en el abridor más joven esa temporada). Después de un difícil 2016, donde fue degradado a Triple A durante parte de la temporada, Severino ha comenzado la campaña 2017 de una forma impresionante, registrando una marca de 4-2 con efectividad de 2.90.

Severino habló con nuestra reportera Marly Rivera sobre mudarse de República Dominicana a los Estados Unidos, lo que piensa sobre el uso de intérpretes en el béisbol y cómo los Yankees han logrado un arranque de temporada tan impresionante.

¿A qué edad llegaste a los Estados Unidos y qué fue lo más difícil para ti cuando llegaste?

Llegué a los 19 [años] y creo que lo más difícil fue el idioma. Aprender el idioma, aprender a comunicarme; pedir comida.

Me han contado muchas historias cómicas de aprender a pedir comida, ¿tienes alguna?

Nosotros llegábamos, el grupo entero, y yo siempre esperaba que los americanos pidieran. Ellos pedían comida y entonces yo veía qué era lo que ellos tenían. Entonces [me decía a mí mismo] esto se llama pollo, eso se llama eso. Lo primero que aprendí a decir fue 'pizza' 'sándwich de pollo'. Entonces de ahí yo aprendí un poco.

¿Cómo hacías para comer cuando primero llegaste?

La primera temporada larga que yo tuve fue en Charleston y ahí no hay gente latina; no hay comida latina. Nosotros comíamos lo que podíamos. No había sazón. El arroz era sazonarlo a como se pudiera; la carne y el arroz con lo que pudiera encontrar. Nos alternábamos [para cocinar]. Éramos como cinco. Un día uno cocinaba, otro fregaba y así.

¿Quién te enseñó?

Mi mamá. Mi mamá me enseñó y junto a mi esposa en cámara aprendí a cocinar. [Aprendí] en Face Time. Poniéndome en Face Time ahí entonces yo iba haciendo la comida. La primera vez que hice el arroz, estaba casi crudo. Pero después de ahí seguí.

Cuando estabas en ligas menores, ¿te ayudaron más las clases de inglés o hablar con tus compañeros?

Creo que hablar más con los compañeros, interactuar con los compañeros; aprendiendo un poco, hablando un poco. Eso me ayudó más.

¿Es fácil hablar con la prensa en inglés?

No es fácil, es difícil. [Primero] hice algunas entrevistas en español para sentirme cómodo. Primero tienes que sentirte cómodo con la prensa en español, conocer a todo el mundo y después hablas el otro idioma, pero es difícil [todavía].

¿Cómo empezaste a sentirte cómodo hablando con la prensa en inglés?

Veía a los otros. Yo veía a (Michael) Pineda hablando inglés. Entonces decidí intentarlo. La primera vez estaba un poco nervioso, pero después la segunda y la tercera ya me sentía más cómodo. Lo que uno habla aquí es de béisbol y todo lo que uno sabe de béisbol lo sabe decir en inglés.

¿Se te hace fácil porque los temas son de béisbol?

Exactamente. (Me preguntan) cómo me fue, qué estaba trabajando, si los sliders estaban bien, el comando de la recta.

¿Te parece justa la crítica hacia Masahiro Tanaka porque aún necesita traductor?

Eso es opinión personal. Para mí, pienso que eso está bien. Si él todavía no domina el idioma, necesita que alguien vaya ahí. Es igual con Gary (Sánchez). Si Gary necesita a alguien, si estuviéramos en una Serie Mundial y Gary no entiende bien y si Marlon [Abreu, el traductor del equipo] quiere ir a la lomita para explicarle bien, yo siento que eso está perfecto.

¿Es todo para que el pelotero se sienta bien?

Claro, que se sienta más cómodo y que se sientan bien. Que entiendan bien las cosas.

Esta semana, escuchamos comentarios de Mike Schmidt diciendo que Odúbel Herrera no puede ser líder en el clubhouse porque no habla inglés. ¿Piensas que es así?

Como te dije, son opiniones personales. Si (Herrera) habla español y él tiene cómo ser líder, él puede buscar un traductor y él puede pasar el mensaje en español y otro se lo puede traducir.

Durante la primavera, no había garantías de que ibas a estar en la rotación. ¿Te pusiste presión para ganarte un puesto?

Como ya he dicho, yo pienso que en las Grandes Ligas yo no tengo nada que probar. Yo pienso que he hecho lo necesario para estar aquí. Lo que yo siento que tenía que probar era que yo podía ser un abridor de Grandes Ligas, porque yo sé que podía ser un relevista de Grandes Ligas. Pero esa fue mi meta en la offseason, trabajar duro para yo venir al spring training a demostrarles a los Yankees que yo puedo ser un abridor.

¿Hay manera de describir lo que es ser abridor de los Yankees siendo tan joven?

Significa mucho para mí. Yo siempre he sido fanático de los Yankees. Estar aquí pitchando con ellos es un sueño hecho realidad. Estoy haciendo lo mejor posible para quedarme aquí en el equipo

Si es difícil llegar a Grandes Ligas, ustedes siempre dicen que es más difícil mantenerse. ¿Cuál es la clave para mantenerse?

La clave es mejorar cada año. No puedes llegar un año y decir, "Me fue bien, me voy a quedar así". Tienes que mejorar cada año, aprender de las cosas malas que te pasan. Algunas veces uno tiene un mal año y uno se frustra por ese mal año. Uno lo que tiene que hacer es aprender de eso que pasó. Igual que a mí el año pasado. Yo tuve muchos problemas, pienso que mayormente con la recta. En la temporada muerta me dije, "Voy a arreglar esto y cuando yo venga el año que viene yo sé que voy a estar mejor".

¿Trabajaste con Pedro Martínez durante la temporada muerta, correcto?

Yo tengo un amigo, se llama Héctor Gómez, y él me dio el número de él. Yo lo llamé. Nos vimos en el [Estadio] Quisqueya y lo primero que él me dijo que soltara, que aparara. Él me dijo que estaba viéndome aparar. Después que acabamos de lanzar él me dijo lo que tenía que hacer y en lo que trabajamos la offseason entera fue en la mecánica. (Pedro me dijo) "Lo único que tú tienes que trabajar es la mecánica, que algunas veces tú pierdes el ritmo".

¿Hay manera de describir lo que significa trabajar con Pedro, no sólo uno de los mejores lanzadores de República Dominicana sino de la historia de las Grandes Ligas?

Cuando él me dijo [para reunirnos] la primera vez, me dijo que estuviera allá a las 2pm y yo estaba allá desde las 12. Dos horas antes para que no me perdiera eso, porque no todo el tiempo un pelotero así, un Salón de la Fama decide ayudarte. Se siente increíble. Es una tremenda persona. Yo nunca iba a creer que Pedro Martínez era de esa forma. Un momento muy increíble.

¿Cuál es la diferencia más grande entre Luis Severino ahora y el que debutó con los Yankees a los 21 años?

Cuando yo subí yo pensaba que la pelota la jugaba el más fuerte, el que más tire duro, el que más tiene habilidad. Eso no es así. Yo pienso que el béisbol ahora es de mentalidad; el que sea más inteligente. No importa si tú tiras 100, si tú tiras 100 medio a medio te dan un jonrón. Tú lo que tienes [que hacer] es localizar tus pitcheos. Yo pienso que el juego de pelota para mí ahora es 90 por ciento mental. Yo pienso que eso ha sido el mayor impacto.

¿Alguna vez has perdido la concentración por el apellido que estaba en el plato?

Cuando debuté esa fue mi mayor impresión, cuando yo vi que David Ortiz se puso ahí dije, ¡'Wow!, ese es David Ortiz. ¡Caramba!' Pero después me olvidé de eso. Igual la primera vez que pasó el orden de bateo entero [de los Medias Rojas]. Me sorprendió, porque esa gente yo la vi en televisión cuando chiquito. No podía creer que estoy con ellos aquí, David, Hanley [Ramírez], [Dustin] Pedroia. Fue difícil, pero después de la segunda vez me sentía más tranquilo. Yo también tuve el placer de jugar con Alex Rodríguez. Cuando Alex Rodríguez debutó, yo no había nacido y estaba jugando con él. Son cosas increíbles.

¿A quién te gustaría enfrentar que todavía no lo has hecho?

A Albert Pujols. No lo he enfrentado y quisiera enfrentarlo. No me toca [en la rotación] en Anaheim la semana que viene, pero todavía le quedan unos añitos así que espero que más adelante. El tipo va a ser algo difícil sacarlo de out.

Las expectativas de muchos expertos eran que los Yankees no serían contendores sino hasta la próxima temporada, ¿por qué les está yendo tan bien "antes de tiempo"?

Es lo que hemos hecho como equipo entero, la combinación del bateo y el pitcheo ha estado bueno. Tenemos un grupo de jóvenes que tiene hambre de jugar pelota; que van a salir a competir. Es importante porque tenemos tiempo conociéndonos. Sabemos cómo todo el mundo funciona. Aquí el clubhouse es una cosa increíble. Al tener tiempo jugando con ellos, ya los conoces como hermanos tuyos.

¿Qué es lo más que has aprendido de tus compañeros en la rotación?

Lo que yo más aprendí fue el año pasado. Cuando me estaba yendo mal, ellos me aconsejaron mucho. Me dijeron que no siempre va a ser así. No siempre tú vas a ir ahí a tirar cuatro innings en blanco o cinco y en el último inning con bases llenas, un jonrón; una mala salida. No siempre va a ser así. Ellos me aconsejaron mucho y me dijeron que si repetía mucho las cosas, algún día me iban a salir bien. Entonces eso es lo que yo trato de hacer.

¿Qué te has enfocado lograr esta temporada? ¿Tienes una meta específica?

Cuando empieza la temporada, yo no tengo números específicos en mente. Creo que todos los pitchers quieren ganar 20 juegos, quieren ir al Juego de Estrellas, quieren estar en competencia para el Cy Young. Pero la meta mía es estar aquí arriba el año entero y ayudar al equipo a ganar. Eso lo que yo quiero, poder competir en una Serie Mundial. Ese es mi mayor sueño.

Por Marly Rivera | ESPN Digital
Share

Emmanuel Rosario A.

Ingeniero en Sistemas, Artista Plástico y Analista Estadístico de Béisbol. Toda mi vida me han facinado el Deporte, en especial el Béisbol y sus Estadísticas tanto tradicionales como Sabermeticas, me puedes seguir en Twitter: @EmmaDeportes 

Post A Comment: