Últimas Noticias

#Opinión: ¿Es hora que los equipos traten a Mike Trout como Barry Bonds?

Cuando el manager de los Mets Terry Collins reconoció este fin de semana que había considerado darle boleto intencional a Mike Trout con las bases llenas, eso revivió una frase que ya no solemos escuchar mucho: El Tratamiento Bonds.

Esa frase se refiere a la estrategia usada por los equipos cuando tienen tanto miedo de un bateador que continuamente le dan boleto intencional aún en las situaciones más inverosímiles, como abriendo una entrada o con las bases llenas. Se cataloga como el Tratamiento Bonds porque así era que la liga trataba a Barry Bonds, pero además porque nadie más en la liga ha sido tratado de esa forma desde ese entonces. Fue menos una evolución en la estrategia de béisbol que un pánico público, una mania que se apoderó de los 29 managers de Grandes Ligas por cerca de cinco años y que luego retrocedió cuando Bonds se fue.

Los boletos intencionales habían ido en descenso a lo largo de la liga cuando llegó el Tratamiento Bonds, y han seguido bajando desde ese entonces, y nunca ha habido algo cercano al Tratamiento Bonds desde ese entonces. Sin importar lo bueno que hayan sido Albert Pujols o Miguel Cabrera o Bryce Harper, ellos nunca han recibido el Tratamiento Bonds. Los 20 boletos intencionales de Harper la pasada temporada fueron la mayor marca de su carrera. Bonds tuvo esa cantidad en un periodo de 15 juegos durante la temporada 2004. El Tratamiento Bonds era menos acerca de béisbol que lo que era acerca de Bonds.

Pero ahora que tenemos a Mike Trout, y está Terry Collins, de repente se crea esta pregunta relevante: ¿Se merece Trout el Tratamiento Bonds?

Hay argumentos a favor y en contra. Uno de esos casos es casi ciertamente incorrecto.

El argumento a favor

He aquí el argumento a favor de tratar a Mike Trout como Barry Bonds: Está bateando como Barry Bonds.

Luego de conectar par de dobles el miércoles en la noche, Trout batea .347 en la temporada, y sus números son de .347/.466/.760 con el cuarto mayor OPS+ desde la Segunda Guerra Mundial. El lector cuidadoso y aficionado a los Datos Divertidos de Bonds notará que el OPS de Trout de 1.266, aunque es fantástico, es 102 puntos menor que el OPS de Bonds de 2001 al 2004. (El Bonds en su mejor época fue responsible por lograr las tres mejores temporadas de OPS+ en la historia del béisbol - venciendo a Trout por cómodos márgenes). Pero la diferencia está mayormente en el OBP - un resultado de los boletos. Bonds bateó .349 en ese periodo, y tuvo un slugging de .809. Baseball Reference tiene una herramienta neutralizante que se ajusta al ambiente ofensivo de la era y el estadio del jugador. Convierte las estadísticas de Bonds del periodo 2001-2004 a un promedio "neutralizado" de .342 y slugging de .793. Los números neutralizados de Trout son de .352 y .762. Si le das los boletos de Bonds - darle el Tratamiento Bonds - y está casi a la par.

OK, no por completo, pero he aquí la otra parte del argumento: los chicos que batean detrás de Trout son mucho peor que los chicos que (con frecuencia) bateaban detrás de Bonds. Trout ha bateado tercero en la mayoría de los partidos de los Angelinos este año. Al entrar al partido del jueves, los limpiabases de los Angelinos tienen números de .202/.269/.337, el peor OPS en ese puesto en las mayores. Los bateadores de los Angelinos en el 5º puesto tienen números de .217/.309/.311, el peor en la Liga Americana, y sus 6tos. bateadores promedian .191/.265/.279, el peor en las mayores.

Hay una estadística llamada promedio de bateo sopesado, o wOBA por sus siglas en inglés, que toma el valor de cada acto ofensivo, le asigna un valor de carrera, calcula todo el valor ofensivo de un bateador y lo traduce en un solo número. El wOBA de Trout este año es de .487. Los bateadores 4, 5, 6 y 7 de los Angelinos se han combinado para producir un wOBA de .263, .276, .242 y .272. Esos son wOBA bien parecidos a los de José Molina, Chad Moeller, Jeff Mathis y Paul Bako. Trout está bateando como Ted Williams, y está siendo protegido cuatro receptores de respaldo.

Así que lo que tenemos aquí es un jugador cuyo wOBA es 80 por ciento que el tipo detrás de él, 75 por ciento más que el que batea después de él, y 95 por ciento por encima que el que batea después de ese. Esos números podría ser que no signifiquen nada para tí - excepto por un "wow" general - pero ellos pueden ayudar a responder la pregunta que tenemos en nuestras manos.

En el libro "The Book: Playing the Percentages in Baseball" (El Libro: Jugando con los Porcentajes en el Béisbol), los sabermétricos Tom Tango, Mitchel Lichtman y Andrew Dolphin utilizan el wOBA para calcular cuando hace sentido darle un boleto intencional a un bateador estelar para medirse al bateador que le sigue. Para la mayoría de los bateadores estelares, la respuesta es casi nunca. Para los verdaderos bateadores élite con bateadores promedio detrás de ellos, hay algunas ocasiones en los que esto hace sentido. Y para un bateador con la habilidad de Bonds - una clase en la que solo está incluído él - hay algunas bases intencionales astutas. Tango incluso hizo una tabla de Caminando a Bonds, en la que se hace una lista del estado de cada juego y las reglas en las que un manager debía ("¡Boleto Ahora!") o no debía ("¡NO Boleto!") darle boleto a Bonds.

Si ustedes creen que Trout es realmente un bateador de wOBA de .484 ahora mismo, y si creen que la protección en la alineación detrás de él es realmente tan mala, entonces Trout amerita ser embasado tantas veces como se hacía con Bonds. Utilizando las tablas del libro y estos argumentos, Trout debería ser embasado frecuentemente cuando hay corredores en posición de anotar, uno o dos outs, y el boleto no va a avanzar los corredores. Caer detrás de él en el conteo, y eso se convierte casi en un mandato moral.

Pero este argumento es casí ciertamente incorrecto.

El argumento en contra

En junio de 2014, Trout tuvo lo que a ese punto era probablemente el mejor mes de su carrera. Bateó .361/.471/.759, encabezado por un cuadrangular de 489 pies. Le siguió un mes de junio con números de .265/.341/.504, que en ese momento era el segundo peor mes de su carrera. Lo mismo ocurrió un año después: Un mes de julio que fue el mejor de su carrera con .367/.462/.861, y luego el peor de su carrera en agosto con .218/.352/.337.
Lo que es solo para decir que, si están apostando al próximo mes, la próxima semana o la próxima aparición en el plato de Trout, estarían tentados a creer que ha alcanzado algún nuevo nivel, pero probablemente estarían equivocados. Ha estado en este nivel antes, y como pasa con todas las buenas rachas, es algo temporero.

Lo mismo es casi cierto, a la inversa, para Pujols, cuyo OPS de .674 este año es casi 100 puntos menor al peor de su carrera. Lo mismo es probablemente cierto de Luis Valbuena y Kole Calhoun y C.J. Cron y Jefry Marte, quienes colectivamente han hecho mal trabajo poco característico detrás de Trout.

El sistema de proyección ZiPS nos dice lo que debemos esperar de todos estos jugadores de aquí en adelante. Por supuesto, un sistema de proyección no es una bola de cristal, pero se necesita tomar en cuenta años de actuaciones en vez de un mes o dos. Trout, según dice el ZiPS, debería tener un wOBA de .419 de ahora en adelante, la que debería ser la segunda mejor temporada de su carrera, pero lo colocaría en el puesto 15 detrás de Bonds. Su protección en la alineación debería ser un grupo de bateadores promedio, con wOBA alrededor de .315 o .320. En lugar de ser casi el doble de bueno que los chicos que están detrás de él, Trout debería ser un 30 por ciento mejor.

Eso es razón suficiente para justificar muchos boletos intencionales, de acuerdo con las tablas en "The Book". Si hay corredores en segunda y tercera con dos outs, adelante con el boleto intencional a Trout. Pero el Tratamiento Bonds requiere un desequilibrio, que raya en la farsa, de talento, porque el Tratamiento Bonds es una farsa en sí mismo. Trout y sus compañeros han llegado a ese desequilibrio este año, pero es poco probable que se mantengan ahí.

Este argumento es probablemente cierto. Pero además existe una tercera posibilidad: que el argumento estadístico sea demasiado conservador.

Digamos que eres un extraterrestre que acaba de llegar al planeta y que descubre las reglas del béisbol. Pegado a esas reglas estaba el resumé de Tom Tango y las tablas de "Cuándo Dar Boletos Intencionales". No tienes razones para cuestionar dichas tablas; no tienes evidencia o conocimiento para contradecirlas. Pero sí tienes otra evidencia relevante: las acciones colectivas de los expertos en el terreno. Los managers de Grandes Ligas claramente creían que las tablas de Boletos a Bonds eran demasiado conservadoras, porque ellos continuamente le daban boletos a Bonds en situaciones en las que no debían darlos. Por ejemplo, las gráficas de Tango no encuentran prácticamente ningún caso en el ue sea sabio darle boleto a Bonds con corredor en primera y menos de dos outs, pero de todos modos los managers lo hicieron 23 veces, incluyendo seis solamente en el 2004.

Se puede sacar una de dos cosas de ese dato. O bien el Tratamiento Bonds siempre fue estúpido, los managers estaban perjudicado activamente sus posibilidades de ganar, y para justificar darle a Trout el Tratamiento Bonds, él tendría que ser mejor que lo que fue Bonds. O los managers eran astutos, tomando en cuenta más variables que podían ser incorporadas en una sola tabla de tomar decisiones, y el argumento real para darle los boletos a Bonds era más fuerte que el argumento estadístico. El argumento real para darle boletos a Trout quizás sea más fuerte que el argumento estadístico para darle boletos a Trout.

Yo soy un escéptico, pero si un manager de Grandes Ligas realmente considera darle un boleto intencional a Trout con las bases llenas sin outs - una situación de NO DAR boletos clara y convenciente - podríamos verlo probarse.

Por Sam Miller | ESPN.com