Últimas Noticias

#NBA: Los 10 mejores juegos de LeBron James

LeBron James lo ha logrado. El Rey finalmente ha superado a Su Majestad, Michael Jordan, como máximo anotador en la historia de los playoffs.

La comparación entre ambos es tan obvia como a veces trillada, pero al menos esta vez son los números los que nos ofrecen la evidencia de que LeBron logró anotar más puntos en 11 postemporadas que Michael Jordan y sus 5987 en 13 de ellas.

Ahora que LeBron está en su trono, no hay mejor momento para repasar los 10 mejores partidos de su carrera en los playoffs hasta ahora.

10. 2006: Juego 5 vs. Washington Wizards (Primera Ronda de la Conferencia Este). Un joven LeBron estaba disputando su primer serie en la carpa grande de la NBA como líder y referente de los Cleveland Cavaliers con apenas 20 años de edad, pero él ya estaba siendo cuestionado por haberse perdido los playoffs durante sus primeras dos campañas en la liga mientras Dwyane Wade ya había alcanzado las Finales del Este en el 2005 y Carmelo Anthony también contaba con un mejor currículum.

LeBron procedió a silenciar a todos con una obra de arte: 45 puntos en 46 minutos de acción durante la agónica victoria de sus Cavs por 121-120 en tiempo suplementario, incluyendo el doble ganador con una bandeja preciosa cuando quedaban 0.9 segundos por jugar en la prórroga.

9. 2009: Juego 4 vs. Orlando Magic (Finales del Este). ¿Quién dice que a los perdedores nadie los recuerda? Un LeBron ya para entonces desesperadísimo por obtener su primer anillo dejó el alma en la cancha con 44 puntos, 12 rebotes y siete asistencias en 46 minutos, pero la magia de Disney no lo tocó con la varita y el Magic prevalecería tanto en ese partido por 116-114 como en la serie por 4-2.

8. 2014: Juego 4 vs. Brooklyn Nets (Segunda Ronda del Este). LeBron nunca ha anotado 50 puntos en los playoffs (raro, ¿no?, yo también hubiese jurado que él lo habría hecho al menos una vez), pero nunca estuvo más cerca que la noche del 12 de mayo del 2014 en Brooklyn contra los Nets.

El Miami Heat venía de perder el tercer juego de aquel emparejamiento por 104-90, pero LeBron evitó la crisis con 49 puntos y un 66 por ciento de efectividad en tiros de campo.

Casi exactamente dos meses después, él se marcharía de Miami para regresar a Cleveland.

7. 2012: Juego 4 vs. Indiana Pacers (Semifinales del Este). LeBron estaba en estado de alarma Defcon 5 cuando se jugó este partido el 20 de mayo del 2012. Todos lo miraban con una lupa tras su colapso basquetbolístico en las Finales de la NBA la temporada anterior, el Heat se veía maniatado por los Pacers e iba 2-1 abajo en la serie, y para colmo Chris Bosh estaba lesionado.

¿Cómo responde LeBron? Mete 40 puntos en una duela históricamente complicada como la de Indiana, baja 18 rebotes, reparte 12 asistencias y salva al mundo de un meteorito. Ah, y Wade también se despachó con 30 puntos propios en el mejor esfuerzo combinado de ambos durante sus cuatro años juntos en Miami.

6. 2017: Juego 3 vs. Indiana Pacers (Primera Ronda del Este). Porque los Cavaliers se estaban comiendo un baile épico perdiendo por 25 al descanso en Indiana. Porque LeBron se negó a bajar los brazos. Porque sus 41 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias lideraron una remontada épica.

Y porque Paul George desearía ser él.

5. 2015: Juego 3 vs. Hawks (Finales del Este). Aquel tuit lo dice todo. LeBron arrancó aquel partido crucial contra un primer sembrado del Este que no era favorito en la serie (Cleveland era segundo, ¿suena familiar?) como el peor de su vida errándose sus primeros 10 tiros de campo, pero terminó con 37 puntos, 18 rebotes y 13 asistencias en 47 minutos.

Este partido épico incluyó al triple de James que le dio una ventaja definitiva a los Cavaliers cuando iban perdiendo por dos con 36 segundos por jugar en la prórroga. LeBron se puso al equipo al hombro y luego se colapsó para ser llevado al vestuario con la ayuda de sus compañeros agradecidos por dejarlos en el umbral de sus primeras Finales de la NBA.

4. 2013: Juego 7 vs. San Antonio Spurs (Finales de la NBA). Todos recuerdan al triple inmortal de Ray Allen en el Juego 6, pero el Heat todavía necesitaba prevalecer en el séptimo compromiso de la serie en Miami para defender su corona y lo logró gracias a los 37 puntos de LeBron en el triunfo consagratorio por 95-88.
El resto del quinteto titular de su equipo (Wade, Mike Miller, Mario Chalmers y Bosh) se combinó para anotar 37 puntos entre los cuatro esa noche.

A eso lo llamo ser un maestro.

3. 2016: Juego 7 vs. Warriors (Finales de la NBA). Entramos en territorio épico. El primer título de LeBron como Cavalier se vio marcado a fuego por ese tiro bloqueado espectacular a Andre Iguodala con el marcador 89-89 y menos de dos minutos por jugar, pero no se puede omitir que él también anotó 27 puntos y fue el único miembro jugador que contó con 10 o más tiros libres en el partido. Es más, ningún otro tuvo cinco.

Y así un dios del básquetbol llegó a su Olimpo.

2. 2007: Juego 5 vs. Pistons (Finales del Este). Todos fuimos testigos de cuando LeBron arribó oficialmente al panteón de astros de la NBA. Cuando se enfrentó a unos Detroit Pistons que disputaban su sexta final de conferencia consecutiva, y el apenas su primera.

La falta de experiencia no lo amedrentó. Todo lo contrario, lo envalentonó a pesar de contar con esta banda poco preciada de compañeros.

LeBron no le importó que su equipo vaya perdiendo por siete con tres minutos por jugar y la serie igualada 2-2. No le importaron las críticas o su cansancio. Simplemente anotó 48 puntos, 29 de los últimos 30 de su equipo, para guiarlo a la victoria por 109-107 en el mismo Palacio de Auburn Hills donde había perdido los primeros dos partidos de la serie anotando 29 puntos en total. Así, señoras y señores, es como uno se redime y ahuyenta al cuco de su conferencia para que no regrese nunca más.

1. 2012: Juego 6 vs. Boston Celtics (Finales del Este) Hablando de cucos…puf, los Celtics. Los que lo tiraron por el abismo en el 2010 provocando su “decisión” de llevarse sus talentos a South Beach, los que lo prevenían de salir campeón una y otra vez, los que lo tenían contra las cuerdas una vez más al estar 3-2 arriba y a un triunfo de regresar a las Finales de la NBA mientras LeBron las vería por TV sin anillo en su dedo una vez más.

No, no podía ser así. 45 puntos, 15 rebotes, cinco asistencias. Una demolición en Boston. El tren que pasó por el TD Garden no fue el de Amtrak, fue un número 6 que se llevó a todos por delante y atropelló a la dignidad de Paul Pierce para cambiar su legado para siempre.