Navigation

Mets y Piratas enfrentan dura decisión: reagruparse o reconstruir

Mets y Piratas enfrentan dura decisión: reagruparse o reconstruir

Los Piratas de Pittsburgh y los Mets de Nueva York son dos equipos situados en posiciones similares este año. Ambos entraron en la temporada con aspiraciones de llegar a los playoffs, pero ambos han tropezado con registros por debajo de .500. Cada equipo ha perdido sin duda su mejor jugador. En Nueva York, Noah Syndergaard está fuera debido a un músculo lateral desgarrado, mientras que Starling Marte de Pittsburgh está penando una sanción de 80 juegos por uso de sustancias prohibidas. Otras estrellas de ambas novenas se han visto afectadas o quedado mal, con Matt Harvey en estado desastroso, Yoenis Céspedes con una lesión en el tendón de la corva, Andrew McCutchen bajando su rendimiento aún más después de su discreta temporada de 2016 y Jung Ho Kang incapaz de obtener una visa después de problemas legales en el extranjero.

A falta de dos meses para la fecha límite de negociación, los equipos se enfrentan a diferentes problemas y tienen diferentes soluciones tanto a corto como a largo plazo.

Los Mets

Mientras que los Mets han tenido un mal comienzo, todavía tienen un equipo con talento, sobre todo suponiendo que pueden conseguir a Céspedes de vuelta pronto y que Syndergaard regrese más tarde en la temporada. FanGraphs pone sus oportunidades de playoffs un poco por debajo del 20 por ciento -no es bueno para un equipo que parecía tener más del 50 por ciento de probabilidades al comienzo de la campaña- pero todavía lo suficientemente fuertes para que los neoyorquinos hagan la carrera.

Deshacerse de un veterano para dar tiempo de juego a un novato no es generalmente un movimiento lógico para los equipos que tratan de mantenerse en la contienda, pero eso es exactamente lo que deben hacer con Amed Rosario, el máximo prospecto del béisbol de acuerdo con Keith Law. Con Asdrúbal Cabrera de regreso de la lista de lesionados, los Mets tienen un campo corto de todos los días, lo que parecería disminuir la necesidad de Rosario. Eso no explica la falta de producción que el conjunto ha recibido de José Reyes, el antesalista titular. Reyes ha presentado una débil línea de bateo de .207/.282/.337, una de las peores marcas en el béisbol. El contrato de Reyes acaba al final de la temporada, pero los Mets ya pagaban mucho después de que Colorado lo liberara. Tanto para el presente como para el futuro, llamar a Rosario mejoraría la perspectiva de los Mets.

Michael Conforto ha estado encendido el plato, pero también ha creado un poco de obstáculos en el campo. Céspedes regresará en breve, y si él y Conforto han garantizado sus puestos de trabajo, eso deja a Curtis Granderson y Jay Bruce - Juan Lagares, también - apretados en un solo espacio de los jardines. Granderson ha estado jugando en el central, pero su guante encaja mejor en una de las esquinas. Él también no ha bateado, con una línea de bateo que es incluso peor que la línea de Reyes. Ha tenido mala suerte, pero a los 36 años probablemente no merece el tiempo de juego que está recibiendo.

Bruce ha estado bateando y puede jugar la primera base, pero Lucas Duda ha estado bateando tan bien como Bruce en el tiempo que ha jugado. Granderson, Duda y Bruce batean a la zurda, los jardineros de esquina/primeras base, de todos modos, no han destacado mucho en las operaciones de las últimas temporadas, por lo que podría no tener mucho sentido comerciar a alguno de ellos ahora. Tendría sentido sentar a Granderson. Conforto no es un buen ajuste en el centro, pero tampoco lo es Granderson. Si el equipo no gana terreno en la carrera durante los próximos meses, el equipo debe vender a Granderson, Duda y Bruce (y probablemente a Neil Walker, también) por lo que puedan conseguir y promover al primera base Dominic Smith.

El equipo debe mantener a cualquier jugador que controla más allá de esta temporada, porque están en una posición muy buena para recargar e ir a por ella en 2018, incluso si las cosas mejoran a lo largo de este año. Eso significa que sí, los Mets deben mantener a Harvey. Incluso si salen de la carrera durante los próximos dos meses, con jugadores de posiciones más jóvenes como Conforto y potencialmente Rosario y Smith estableciéndose junto a veteranos como Cabrera y Céspedes, el equipo ya tendría varios sólidos bloques de construcción en el campo. Y como este año ha demostrado, mientras que Syndergaard junto con Jacob deGrom, Steven Matz, Zack Wheeler y Robert Gsellman crean la apariencia de profundidad, ningún equipo puede tener suficiente pitcheo. Así que Harvey se queda.

Sin embargo, esta temporada, con todos los contratos saliendo de los libros al final de la campaña, los Mets se encaminarán al invierno con sólo $ 90 millones en salarios, incluyendo aumentos por arbitraje y los $ 20 millones de David Wright (de los cuales podrían recibir algunos de vuelta de los seguros). Mientras que la clase de agentes libres del próximo año no va a ser tan anunciada como la de después de 2018, se ajusta muy bien a las necesidades del equipo. Podrían anotar a un tercera base en Mike Moustakas o Todd Frazier, un jardinero central en Lorenzo Caín y potencialmente un receptor en Jonathan Lucroy sin aumentar significativamente la nómina en el presupuesto de esta temporada.

Los Mets tienen el resto de la temporada para ver lo que tienen en algunos de sus jugadores más jóvenes y prospectos, y si el equipo va en una carrera, lo hará con un fuerte sentido del futuro. El talento que se debe dejar al final de la temporada no involucra a muchos jugadores de impacto, por lo que deshacerse de algún peso muerto les ayudaría tanto ahora como el próximo año, cuando deben hacer un gran chapoteo en la agencia libre y tratar de volver a contender.

Los Piratas

Los Piratas están en un lugar un poco más difícil que los Mets. Comenzaron la temporada como el tercer mejor equipo de su división y luego perdieron a su tercera base titular debido a su tercera condena por manejar bajo las influencias del alcohol en Corea del Sur. Luego, su jardinero central titular y mejor jugador hace un año, Starling Marte, fue sacado de juego por uso de sustancias prohibidas, recibiendo una suspensión de 80 juegos. Gregory Polanco no ha demostrado el poder del año pasado que lo convirtió en un jugador decisivo. Josh Bell ha sido prometedor (especialmente por el poder), Francisco Cervelli ha sido sólido, y Josh Harrison se ha recuperado en el plato, pero realmente duele la continua disminución de McCutchen.

Había rumores de un comercio de McCutchen en la temporada baja, pero después de un año malo no parecía que el equipo iba a obtener el valor completo por el antiguo MVP. El siguiente plan parecía ser un juego inteligente: hacer una carrera más con McCutchen mientras recuperaba algo más cercano a su antiguo yo. Si el equipo jugaba mal, la opción era intercambiarlo en la fecha límite del cierre del mercado. Si los Piratas jugaran bien, todavía podrían comprarle de nuevo al final de la temporada con Austin Meadows listo para tomar el relevo en el campo.

No ha sido así como han pasado las cosas. McCutchen podría todavía recuperar parte de su producción anterior, pero incluso si batea bien el resto del camino, sólo va a poner una temporada promedio debido a su feo .212/.286/.385 de inicio. Los Piratas no tienen otra opción que retenerlo en este momento, y no ayuda que Meadows no se haya ganado una promoción todavía, ya que está publicando una línea .251/.311/.352 en Triple-A.

El equipo todavía tiene la mayor parte de sus piezas cercas para el largo plazo con las extensiones para Marte, Polanco, Cervelli y Harrison, junto con la firma la pasada temporada, a un precio razonable, del agente libre Iván Nova. En el lado del pitcheo, Tyler Glasnow y Jameson Taillon están lejos de la agencia libre. Los Piratas todavía tienen un sólido núcleo joven.

Esto conduce a la pregunta de qué deben hacer con su as actual, Gerrit Cole. Para las fichas de negociación en la fecha límite de comercio, los Piratas tienen a Tony Watson y Juan Nicasio, en espera de agentes libres que podrían dar un prospecto o dos, pero Cole es el verdadero premio.

Cole perdió gran parte de la temporada pasada con problemas del codo, pero puso números sólidos cuando lanzó. Él ha sido sólido otra vez esta temporada, con sólo un porcentaje por debajo del promedio de jonrones en casa, lo que le impide recuperar su estatus de as. Está bajo el control del equipo por dos temporadas más después de ésta, y como cliente de Scott Boras, su salida a través de la agencia libre es casi segura. La fecha límite para este año podría tener una gran cantidad de lanzadores, pero si Cole está lanzando bien, podría ser uno de los jugadores más atractivos en el mercado debido a las temporadas adicionales de control del equipo.

Si el equipo tiene problemas por el próximo par de meses y Cole pitchea bien y el equipo puede obtener múltiples mejores prospectos a cambio, deben mirar para mover a su as. Hay un montón de si condicionales allí, pero los Piratas se enfrentan a una dura tarea para continuar una carrera competitiva como un equipo de mercado pequeño. Tendrán que mantener su sistema de granja abastecido si quieren permanecer en la contienda en una división encabezada por los Cachorros y Cardenales, y los Cerveceros pasando por una reconstrucción decente. Casi ensartan la aguja con un comercio por McCutchen en la temporada baja, pero el comercio de Cole podría darles una segunda oportunidad para mantener su granja equipada con jugadores que pueden ayudarles en 2018 y más allá.

Por Craig Edwards / ESPN Deportes 
Share

Emmanuel Rosario A.

Ingeniero en Sistemas, Artista Plástico y Analista Estadístico de Béisbol. Toda mi vida me han facinado el Deporte, en especial el Béisbol y sus Estadísticas tanto tradicionales como Sabermeticas, me puedes seguir en Twitter: @EmmaDeportes 

Post A Comment: