Últimas Noticias

#LIDOM: Luis Urueta será el primer mánager colombiano que dirige en Dominicana

SANTO DOMINGO. Desde antes de finalizar la temporada pasada, Luis (don Pipe) Urueta tenía clara la idea de que era la opción para dirigir a los Tigres del Licey. El hecho se consumó ayer, en la presentación oficial del dirigente colombiano, en el camerino del conjunto campeón del béisbol dominicano.

Con su presencia como capataz oficial, Urueta se convierte en el primer mánager de origen colombiano que pisará el diamante. El país ha tenido dirigentes de Cuba, Puerto Rico y Venezuela. Urueta se une así a los primerizos de origen latino: En 1951, el puertorriqueño Fellé Delgado; en 1952 y José Fernández; ese mismo año, el panameño León Kelman. “No voy a negar que me sorprendí. Tradicionalmente vemos aquí coaches de Grandes Ligas con nombres americanos o coaches dominicanos”, dijo el vicepresidente del Licey, Ricardo Ravelo.

Tres virtudes observó el ejecutivo azul para inclinarse por Urueta: “Conocimiento técnico, carácter y sobre todo conocer la liga de invierno”. Con eso esperan alcanzar su corona 23. “El Licey está para grandes cosas. Vamos a seguir con esa misma armonía y Licey campeón”, dijo Urueta.

Así llega Urueta a la organización azul, motivado ampliamente por su mentor y gerente del equipo, Junior Noboa. “Tenemos un hombre de béisbol, un gran ser humano, con una capacidad de conversar con los jugadores. Todas esas condiciones la vimos en Pipe”, observó Noboa, quien ve en su protegido la capacidad de llevar al Licey a repetir el título.

“Le doy gracias a Dios”, dice Urueta, reconociendo la cultura ganadora azul. Él tendrá entre su personal a Audo Vicente, de quien fue su asistente, Mike Guerrero y Wellington Cepeda.

Nueva etapa
Urueta, más que lamentar dejar a Colombia, donde se llevó los títulos con los Leones de Montería y Caimanes de Barranquilla en 2014 y 2015, el timonel azul lo ve como el “cierre de un ciclo”, especialmente que ahora surgen nuevos dirigentes en su natal país.

Nada nuevo para Pipe

Urueta, que fue firmado por Junior Noboa, como receptor, para los Diamondbacks de Arizona, estuvo en República Dominicana en la academia de esa organización, para la cual ahora también trabaja como coordinador de terreno de ligas menores.

Para ser más específico, sobre su transitar por el país, recordó que fue testigo de lo que pueden hacer los Tigres, ya que en 1999 “estuve ahí”, dice sobre el título que los azules le arrebataron a los Leones del Escogido en un noveno y agónico partido.

Desde ahí aprendió lo que él denominó ayer “la cultura ganadora” del Licey, la cual, aseguró, “va a continuar” al punto que “mi intención sigue siendo la misma, aquí no hay que cambiar nada”.

“Los jugadores van a seguir jugando duro”, garantizó el nuevo capataz.

Urueta fue el mánager de Colombia en el pasado Clásico Mundial de Béisbol, donde si bien sólo ganó un partido, tiene el honor de que hizo sufrir a Estados Unidos, que finalmente fue el campeón, y a República Dominicana.

Ambos le ganaron, pero necesitaron entradas extras. Antes de despedirse, vencieron a Canadá en su primer compromiso.

Pudo ser el campeón

En el Clásico, Urueta dejó complacido al Licey y sus ejecutivos. Pero antes también siendo aun asistente del mánager Pat Kelly, de quien alega aprendió mucho.

Durante la semifinal del todos contra todos, los Tigres tenían una racha de cinco partidos perdidos. En ese insante cesantearon a Kelly, el Licey nombró a Audo Vicente, pero antes de que llegara el nuevo dirigente, Urueta fue el timonel oficial por esa noche. Los Tigres vencieron a los Leones del Escogido para detener el sufrimiento y de ahí en adelante comenzó el resurgir azul que culminó en el campeonato.

Noboa dejó conocer ayer que Urueta pudo haber terminado con el conjunto, pero una reunión ineludible con la organización de los Diamondbacks evitó que Pipe culminara como el capataz de los Tigres por el resto del camino.

“Tuvimos una reunión en la que no podía faltar. Fui la única persona que faltó”, dijo Noboa, fundamentalmente por la pérdida de Yordano Ventura y Andy Marte, peloteros que fallecieron en accidentes automovilísticos.

“Todos los miembros de nuestro equipo estuvieron en esa reunión y Pipe no podía faltar. Eso era lo que Dios tenía planificado y así se dio”, explicó Noboa.

Dueño de filosofía muy propia

Dueño de una filosofía muy propia como mánager, Luis Felipe Urueta proclama: “La ansiedad y los nervios son para los fanáticos”. Su salto, su avance ha sido rápido. Hoy trabaja con las Diamantinas de Arizona, y hace 20 años, Luis Felipe Urueta era un estudiante de bachillerato pegado al radio escuchando cuando Jim Leyland se abrazaba con Édgar Rentería celebrando la obtención del título de la Serie Mundial de Béisbol de 1997 en el estadio Pro Player de Miami. Urueta es todo un profesional con grandes conocimientos del juego y de la ‘sabermetría’ que es donde ahora mismo la mayoría de las organizaciones de Grandes Ligas se están enfocando, y no podemos ser la excepción.