Últimas Noticias

#MLB: El Quisqueyano Nomar Mazara enfrenta a palos retos del segundo año

Ser productivo es el objetivo de todo jugador en el béisbol de las Grandews Ligas y es lo que el jardinero dominicano Nomar Mazara ha demostrado que pretende volver a hacer en su segunda experiencia de liga mayor con los Rangers de Texas.

Mazara, quien debutó en las Grandes Ligas la pasada temporada, demostró el talento que lo precedía antes de su llegada al dejar una línea ofensiva de .266 con 20 cuadrangulares y 68 carreras remolcadas en 145 juegos.

Ante este desempeño y en su segunda campaña, los lanzadores y equipos rivales suelen hacer ajustes para que el daño que puede producir con su bate sea menor, condición a la que muchos jugadores no logran sobreponerse y disminuyen su producción. Esa situación es conocida en el béisbol como la “maldición del segundo año”, algo para el jugador de los Rangers, parece tener repuesta.

“Sólo necesito creer en mí mismo y ver qué sucede. Tengo que hacer eso”, con esas palabras Mazara describió su plan de acción antes del inicio de la contienda de 2017 y al parecer le ha dado resultados.

Antes de la jornada de este miércoles, los Rangers habian disputado dos partidos y aunque no lograron salir por la puerta grande, el aporte de Mazara con su bate ha estado presente.

El novel jugador de apenas 21 años ha cargado con la responsabilidad de ser el tercer bate del equipo en la alineación titular, en los dos enfrentamientos ante los Indios de Cleveland. En su labor Nomar ha conectado cuatro imparables en ocho visitas al plato, acumulando un promedio de bateo de .500.

Aunque no cuenta con carrera remolcadas, Mazara batea de 2-1, con corredores en las bases y lidera el conjunto en veces al bate (8), promedio de bateo (.500), hits (4), carreras anotadas (2), dobles (2) y porcentaje de embasarse (.500) y apenas se ha ponchado en una ocasión.

Dos partidos, es una muestra pequeña para un calendario de Grandes Ligas, que consta de 162 juegos, pero un buen inicio es un factor clave para un jugador joven como Mazara y que más adelante puede contribuir a mantener su confianza, cuando lleguen los días difíciles.

Como jugador profesional Mazara se preparó para hablar con el bate y superar la con facilidad la llamada “maldición de segundo año”.

Por Hanly Ramírez / MetroRD